lunes, junio 28, 2010

Más fallos en los test de uso de kindle en las universidades

Leo en el blog de Nate el Grande una entrada acerca de un nuevo fracaso de un programa de introducción del Kindle en las universidades. Ya son demasiados ejemplos como para no hablar de tendencias (a pesar de que, en abstracto, debería haber dado mejor resultado que parte de la competencia, como poco). Al tema:

Devry’s Kindle Pilot Program
The word of the day is: serendipity. At one session I happened to sit in front of someone who works for Devry. She mentioned to her companion how few ebook sessions there were (she’s right), so I turned around and told about the ones I knew of. We got to talking, and it turns out that Devry started a 2 year long Kindle pilot program some time back. They gave 3,000 students Kindles, and then tracked what happened.
She said it was a colossal failure. She didn’t give specifics, but she did say that by the one year mark only about 2/3 were still using the Kindle, and no one was using it as a textbook. She also mentioned that Devry had been quietly talking with their competition about the Kindle pilot program. She hinted that the University of Phoenix had also run a Kindle pilot, and had gotten similar results.

Vale. Ya hemos conocido recientemente fallos similares. En este caso, el diablo está en que no hay detalles. Pero conociendo estos precedentes, me temo que se ha repetido la misma pauta que en otras ocasiones. He hecho la prueba de traducir "¡Hala!" del español al inglés usando el google translator, y lo deja igual. Eso sí, la pronunciación sugerida es "HAspirada_ala". Pues igual han hecho los responsables de estos programas. Si fueran españoles, habrían dicho ¡Hala!, habrían repartido los dispositivos y se habrían quedado tan anchos (véase el ejemplo de los netbooks en nuestras aulas, salvo honrosas excepciones). Como son gringos, no saben lo que significa ¡Hala!... ni tampoco saben, o reconocen, o lo que sea, que el ereader es la punta del iceberg, y que tiene que venir después de una metodología para el docente, para el alumno, una plataforma de contenidos y una formación.

Todos estos casos me dan la impresión de tener en común una cierta obnubilación con el Parato. Confundiendo la parte con el todo, parece que una y otra vez creen que el Parato obrará algún tipo de magia entre sus usuarios. Y una y otra vez, torta que te crió.

Claro que a lo mejor se encuentran con cierto problema derivado de la parte plataforma de Kindle. No tengo claro si Amazon aceptaría por su modelo de negocio que los kindle sirvieran como clientes para leer contenidos que proporcionara la universidad. Y si no es así, la universidad tendría que proporcionar los contenidos en .mobi y, oh D*s mío, los alumnos pasar los archivos al kindle. Aunque para ellos sea trivial pasar música a sus iReproductores, hacer una operación comparable con el Kindle exige sudor y concentración. Además, si las Unis puentean whispernet y usan el Kindle únicamente para reproducir sus contenidos, me da la impresión de que no sería del agrado de Amazon, que pierde cada vez más pasta con la parte física apostando por mejores ingresos por la parte lógica.

El problema está en el tejado de Amazon, y no es pequeño. El segmento de estudiantes y académicos es demasiado goloso, probablemente uno de los más estables y prometedores de todo el abanico de afectados por los ebooks. Está claro que los Kindle como aparatos pueden mejorar como herramientas de estudio, y la mejora más urgente sería el anotado de PDF (si es que se puede, porque de momento no se puede recorrer el texto con el cursor en un PDF). Ahora, lo menos llamativo pero aún más importante es que deberían adaptar Whispernet a necesidades y usos educativos. Dejando atrás el pago por copia, deberían llegar a acuerdos directos con las universidades y que éstas pagaran accesos colectivos a las bibliotecas de cada curso a partir de las matrículas de los alumnos. Dejando aparte sus contenidos directos, también están dejando escapar la oportunidad de ensayar fórmulas como la de B&N de "préstamo" de ebooks, o inventar y testear fórmulas nuevas que permitan el uso temporal de ebooks por parte de los estudiantes.

Probablemente los beneficios sean obscenos, y probablemente Amazon esté mejor situada que las editoriales de "ladrillo y cemento", atadas al papel, para dar con la fórmula adecuada.

Pero lo cierto es que estamos en 2010 y no han dado con dicha fórmula. En su lugar, acumulan golpes contra su imagen entre los estudiantes y universidades. Suerte para ellos que, de momento, la competencia no lo está haciendo mejor y no desembarca en las universidades con una idea ganadora como la que ha sido Whispernet para el usuario final

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...