miércoles, julio 30, 2014

Review Onyx T68(4): Jota y Modo A2, en vídeo

Ya sabéis que Jota+ es mi editor de textos preferido en Android. En muchos casos para mí se trata de algo personal, y Jota me convenció tanto por su sencillez como porque su autor fue muy receptivo para introducir modificaciones que permitieran usar los acentos en los años heroicos en los que no había formas sencillas de conectar un teclado externo a un dispositivo Android. Puestos a criticar, Android ha tenido un desarrollo demente y ha supuesto durante mucho tiempo un retroceso respecto a Windows Mobile, por ejemplo, dado que en éste último era trivial conectar dispositivos externos, entre ellos los que admitían interfaz HID como los teclados y ratones.

Jota es lo primero que instalo en cualquier dispositivo Android. En los últimos años uso Jota+, que es su digno sucesor, pero ocurre que en el T68 no funciona. Todavía no tengo ni idea de por qué. Había instalado algunos editores de texto alternativos, pero no eran Jota. No eran tan sencillos, tan directos, y encima alguno no era negro contra fondo blanco. Hoy se me ha ocurrido probar con el viejo y fiel Jota y... voilá! Simplemente perfecto.

Si se usa Jota en modo normal, se ve en el máximo de colores de la pantalla. Eso es perfecto si se trata de leer un comic o ver algún gráfico, pero si se trata de escribir el retraso que introduce es verdaderamente molesto. Creo desde hace años que se trata de un fallo de visión por parte de eInk corp, que se durmieron en los laureles y no supieron valorar las ventajas de la eInk activa para varios nichos de usuarios. Así las cosas, y para hacer al T68 más útil, Onyx ha apostado por un workaround: el método A2.

Nate Hoffelder no lo sabía, y echaba pestes de la lentitud del dispositivo. Como váis a ver en el vídeo, arriba a la derecha hay un icono revolucionante que, si lo pulsas, ofrece dos opciones: calidad o rendimiento. En ambos casos reduce refresco y cantidad de colores para conseguir más rapidez, y en el caso de rendimiento también reduce el antialiasing para aumentar aún más la velocidad de trabajo.

Como es lógico, si queréis trabajar con un teclado externo y escribís mínimamente rápido, la opción a considerar es A2 - Performance first. Es perfectamente utilizable para escribir textos como el que estáis leyendo, y tentaría pensar que se puede quedar así todo el tiempo. Pero hay dos problemas:

1. La falta de refresco termina dejando ghostings, rastros de renderizados previos en la pantalla. Es inofensivo y basta con volver a modo normal cada cierto tiempo, pero impide usar A2 de forma permanente

2. Trabajar en verdadero blanco y negro es una gozada para la vista, pero no para un Android sin adaptar. Los controles de la pantalla dejan de verse y no se pueden emplear muchas de las funcionalidades de las aplicaciones, sobre todo de esas que se han definido con colores suaves.

Por lo tanto, si queréis usar el T68 como ewriter, la recomendación es A2-performance first, pero sin asustarse al dejar de ver los controles de pantalla: basta con volver a modo normal.

A continuación, video demostrando lo dicho y el pareado con teclado bluetooth.


domingo, julio 27, 2014

Review Onyx T68(3): un error conceptual transformado en feature

Nota: como todos los posts de ahora en adelante, he escrito este post con el T68 y un editor de texto. Es el ejemplo más práctico que se me ocurre sobre su utilidad

Han pasado más días de los que esperaba cuando empecé esta serie de posts sobre los usos del T68. Han sido  unas semanas complejas y, la verdad, el ewriter no se prestaba como un portátil o siquiera como un tablet a la hora de sacar el curro adelante.

El principal problema en ese sentido ha sido que se me ha desconfigurado google docs. Es una de las limitaciones que tiene la implementación tan rústica e inacabada de Android en este dispositivo: los mensajes no siempre se ven bien. Por lo demás, todavía no he dado con el chiste de por qué se ha desconfigurado. 

Voy a volver a stock, sin nada de nada, pero reconozco que me da pereza: tardó más de una hora en sincronizar el cliente de Kindle.

No disponer de google docs es un poco fastidioso, porque en mi empresa y con algunos clientes y socios empleamos google docs a entera satisfacción. Por otra parte, el T68 no deja de ser un tablet android con capacidades magras, a lo que no ayuda ni la mencionada implementación incompleta de Android ni el hecho de emplear una lenta pantalla de tinta-e, nada amiga del scroll ni en el modo más rápido disponible.

Por otra parte, la verdad es que no compré el T68 pensando en darle funcionalidades completas de un tablet android para currar. De hecho, he llegado a confundirme en mi propósito: lo que quería es un ewriter lo más sencillo y libre de distracciones posible. En otras palabras, lo que quería era un dispositivo mucho más amable con mi pobre vista que una pantalla actual, mucho más legible al sol, y que me supusiera las menores distracciones posibles a la hora de leer y de escribir.

Con todas las limitaciones que tiene, el problema que presenta el T68 para estos propósitos es que permite navegar, leer el correo, leer noticias, feed RSS y un largo etc. Hay casi las mismas tentaciones que en un tablet, smartphone o PC para abandonar la escritura y ponerte a hacer el multiatareado y, como tantas veces, dejar que el tiempo se te escurra por entre los dedos como arena fina.

La solución la tenía cerca: bastaba con evitar deslumbrarme y atenerme a mi plan original. Un editor de texto plano y distintas posibilidades para mover el archivo .txt de un lugar a otro, ya sea por USB, correo, dropbox o lo que se tercie.

Así, la única limitación que tiene es acostumbrarse al pequeño lag que ofrece la escritura en pantalla, aún con el modo A2-performance first. Me recuerda al retraso que tiene aún el mejor sistema de dictado de texto (dragon naturallyspeaking). Hay que acostumbrarse a que las letras salen unas décimas de segundo después de pulsar, pero aún así es perfectamente válido y utilizable.

A cambio, el efecto del T68 bajo el sol es sorprendente. Hoy no he podido sacar fotos porque he llegado a mi tope de riesgo trayendo un teclado Bluetooth y el T68 a la piscina municipal. Al caer la tarde, y después del chapuzón, el sol sobre la pantalla era simplemente perfecto.

Imagino que sobre una pantalla paperwhite el efecto sería aún más apabullante, pero de momento lo que hay disponible es la pantalla pearl de alta definición del T68, que tampoco es moco de pavo. De la misma manera, Android no puede ser tan eficaz como una distro linux taylorizada como la que montan los kindle.

Desconozco los motivos de por qué Amazon no implementa algo tan alucinante como un editor de textos y una conexión con un teclado externo como el que estoy empleando para escribir esta entrada. Pero el T68 funciona hoy y ahora, y no está atado a ningún proveedor.

Espero aumentar el ritmo de publicaciones. Próximamente toca hablar de lo que ofrece un ewriter para los ebooks, del modo A2, de forzar el modo apaisado y un largo etc. Que se mantenga simple no significa que no se pueda ajustar en gran medida.

domingo, junio 22, 2014

Review Onyx Boox T68(2): wiki para almacenar soluciones de software

Leyendo el post de Nate Hoffelder, me he dado cuenta de que un hilo de conversación ha dejado de ser adecuado para almacenar información sobre qué apps son útiles o qué apps no funcionan.

Por eso, como ya avisé en el post anterior, he levantado un wiki en www.onlineandoffline.net/wikiT68. Por miedito a los spammers (que ya me petaron una y otra vez www.eddiy.es), para generar un usuario y poder editar me tenéis que mandar un twit a @poliorcetes (los datos por privado, claro).

El trabajo irá lento porque se me acumula en muchos frentes. Pero irá :)

viernes, junio 20, 2014

Review Onyx Boox T68(1): introducción a su uso como ewriter

Estos días están siendo un poco frenéticos y ando justo de tiempo. Pero con ídem y una caña voy a ir subiendo vídeos con lo que se puede hacer con la primera tablet-eink / ultraereader / lacañadespaña.  Ya adelanto las cruces que me hago para que salgan otros modelos y otros fabricantes, porque este es el futuro de todos los que no se llaman Amazon.


Por cierto, aconsejo abrirlo en ventana independiente (pulsando sobre vimeo) para poder observar los detalles.

lunes, mayo 26, 2014

Primer prototipo funcional

Hace dos semanas os enseñé el primer montaje con la pantalla pixel-qi. Era una prueba de los conceptos fundamentales, que culminó con la desconexión de la alimentación de la lámpara y la puesta a prueba del modo reflectivo. Oh, sí, nena.

Unos días antes enseñé un boceto del montaje. El concepto me convencía sobre todo porque vale tanto para monitor externo como para ordenador completo con ayuda de una raspberry. Pero algo no me acababa de convencer. Normal,  eso de llegar y besar el santo es antes pereza que milagro, y lo suyo es iterar, iterar e iterar hasta que te satisface lo que estás creando.

Por último, pensé que el primer prototipo iba a ser construido en cartón corrugado, material tan barato como cómodo de trabajar. Hace pocos días os enseñé un diseño de la base más evolucionado (de hecho, con una precisión de 0.05mm), listo para cortarlo en cartón.

Y dicho y hecho. Un par de horas cortando y pegando cartón y ya está listo el primer montaje. Nota importante: si pegáis varias capas de cartón corrugado, no pongáis mucho peso o se comprimirá. Cuando estaba trabajando ya con muy poco margen (la pantalla tiene una profundidad de 4,9mm y la pieza en L interna tiene una profundidad de 4,6), la pérdida de grosor provoca que la pantalla entre a un poco de presión. Afortunadamente es cartón, con lo que no puede dañar el marco de aluminio... y queda muy bien sujeta.

Vista frontal

Las dimensiones de la caja que corté iban como anillo al dedo No sólo sujetan la pantalla y dejan hueco para la controladora, una raspberry y si se necesita una batería, sino que se puede colocar la pantalla en diferentes ángulos

Vista lateral
Huelga el decir que esta entrada ya la he redactado con el montaje. No me ha resultado ninguna sorpresa que la raspberry se arrastre un poco al editar con Midori, pero nada que no se pueda arreglar editando con un editor de texto externo (en mi caso, VIM), y copiapegando después. De hecho, otra tarea paralela es salir lo más posible del navegador para trabajar con consola, pero con tiempo y una caña o con paciencia y saliva.

Como podéis apreciar, hay espacio de sobra. Un tema que me queda por solucionar es pillar un cable HDMI lo más corto posible para ahorrarme parte del follón de cables actual. De hecho, en posteriores versiones la controladora estará fija, con las salidas de video y la entrada de corriente asomando por el lateral. La raspberry es un tema más complejo, debido a que la entrada USB está en el lado opuesto que la entrada de corriente por microUSB. Pero vaya, ni siquiera tengo completamente asegurado que el diseño sea el definitivo. A continuación podéis ver al modelo reflectivo en su limitada gloria nocturna.
Modo reflectivo. Oh, sí

Finalmente podéis comprobar la primera solución para el bus de datos para la pantalla. Delicadito, de mírame-y-no-me-toques. Lo mejor de la relativamente inesperanda falta de holgura de las piezas en L es que la pantalla está completamente fija, y por lo tanto el bus no se puede mover, hacer palanca y hacerme llorar.


Ahora mismo ya es transportable. Uso la caja en la que me llegó la pantalla pixel-qi, bien envuelta en plástico de burbujas y una bolsa antiestática De ser necesario, cabe la raspberry y su alimentador. Por otra parte, llevo el soporte de cartón, que pliega muy bien y es resistente.

En los próximos días lo iré probando en diferentes entornos. Hasta que logre volver a hacer funcionar el maldito pincho wifi de la raspberry, tengo que estar cerca de una toma de red. Estoy sopesando modificar la actual tienda de campaña por una tienda-con-sótano, y colocar una caja debajo del rectángulo que albergue bien protegida a la controladora, con una ventana para la botonera y una forma sencilla de colocar y asegurar la raspberry. Antes de eso, tendré que cambiar el cable HDMI y colocar una base de poliestireno, donde tallar el hueco de la controladora y asegurarla, en lugar de estar bailando.

Despacito. Sin prisa, que el tiempo da para lo que da. Espero que esto anime a alguien a montar su propia versión de un PC de cartón :)

jueves, mayo 22, 2014

Diseño de base de soporte para pantalla pixel-qi

Era de prever que el curro me iba a dejar poco tiempo libre para mi proyecto, pero si algo no tengo es prisa. Lo que adelanto en esta entrega es el primer diseño de soporte para la pantalla, con el doble objetivo de dar una base sólida para el apoyo inferior de la pantalla y afianzar al bus en su posición, sin peligro de que se suelte o que haga palanca y adiós que te he visto bueno

Lo he generado con el fabuloso freecad, que aún siendo limitado y con bugs graciosos (Ctrl-Z no retrocede, sino que hace algo creativo con las modificaciones previas a las piezas. Solución: grabar antes de cada operación de importancia), permite currar de manera paramétrica. Eso es decisivo, porque no hay que hacer monerías con el ratón: escribes tamaños, posiciones y ángulos y la pieza queda como tu quieres.

No están incluidas las dimensiones por premura en el gráfico, pero son exactas y las que va a tener. Como véis, la pantalla azul está apoyada en una base gris claro que tiene un vano y, tras él, una tapa marrón. La pantalla está sujeta por dos piezas en L con reborde para sujetar la pantalla sin ocultar ni un sólo pixel.

El vano es muy importante, porque da la salida al bus. No quería pasarlo por una ranura por el miedo a las tiranteces, pero estoy pensando que lo voy a rellenar parcialmente de espuma para que el bus no se mueva, pero tampoco esté aprisionado contra una pieza sólida

miércoles, mayo 14, 2014

Primera ventaja constatada de la pantalla Pixel Qi. Y aún hay más: activación del modo reflectivo.

Pulsad para ampliar la imagen

Ya hemos ido viendo que la pantalla 3Qi funciona bien bajo el sol. Era su banderín de enganche, y con mejor gestión les habría ido de otra manera. Sin embargo, la utilidad del modo reflectivo no acaba ahí.

Cuando la iluminación está al mínimo, no puede competir con un foco de luz medianamente potente. El color se degrada de la misma manera que le ocurre cuando le atiza el sol de manera directa. Si alejamos el foco, ese efecto se va desvaneciendo. Esto nos puede servir de indicador de la cantidad de luz que recibe la pantalla desde fuera comparada con la que emite.

Si trabajamos con luz artificial, la posicionamos en un ángulo que no produzca un reflejo directo del foco (lo que es mucho más sencillo que en pantallas de acabado brillante) y posicionamos la pantalla 3Qi contra un fondo claro, la cantidad de luz de la pantalla será similar, muy levemente superior, a la del fondo. Para tus ojos, lo que significa eso es que el campo visual principal (aquel donde enfocamos) tendrá la misma cantidad de luz que el campo que le rodea.

Y eso es una estupenda receta contra el cansancio visual. No lo digo yo, está más que estudiado. Nos zampamos la diferencia de luminosidad en las pantallas estándar por lo mucho que necesitamos los ordenadores, pero eso no quita para que se pueda corregir.

Se aconseja cuidar la luminosidad del ambiente y acercarla a la de la pantalla en lo posible. Aún armado de fotómetro, no es nada sencillo y va a tender a haber diferencias. Sin embargo, SI bajamos la luminosidad de la pantalla al mínimo y la luminosidad ambiental es adecuada, lograremos el efecto aconsejado.

Soy como el canario de las minas. Me empiezan a fastidiar los ojos mucho más que al común de los mortales. Soy un magnífico indicador con patas y gafas del cansancio visual, dado que soy más consciente de él.

----------------------------

Por consejo de los de la tienda suiza en la que he comprado la pantalla con su controladora, he desconectado el plug de alimentación. Es el conector blanco  con los cables rojos, blancos, negro y azul que véis pegado a la madera, justo abajo a la derecha de la imagen. El otro conjunto de cables que asoma más arriba es el de los datos


Al no dar corriente a la lámpara LED se activa el modo reflectivo. He de decir, sencilla y llanamente, que las fotos no le hacen justicia. En una habitación con luz artificial y no demasiado abundante es perfectamente usable, con lo que asumo que en un ambiente de más luz sería absolutamente perfecto. Bajo luz natural, por ejemplo, sin que te de el sol directo. No por la pantalla, sino por no torrarte en este verano adelantado que tenemos.

Lo más importante es que, mientras haya suficiente luz, la pantalla refleja buena parte de la luz que viene de tu espalda. No toda, tampoco pidamos milagros, pero sí la suficiente como para que podamos trabajar con la vista mucho más descansada que, entiendo, con una pantalla retroiluminada. Y desde luego, con refresco LCD, no con la limitada capacidad de las pantallas electroforéticas de los ereaders (aunque pienso que no hemos visto todo lo que esas pantallas son capaces).



Como decía anteriormente, la ventaja fundamental es que la pantalla no es más luminosa que su entorno, y con suficiente luz es muy adecuada para trabajar largo rato. Si falta luz, conectamos de nuevo el plug y listos.

Queda muchísimo por resolver. Tengo que acabar un marco y un receptáculo lo suficientemente sólido y estable como para transportarlo. Tengo que colocar un interruptor para que sea más sencillo encender y apagar la lámpara LCD sin todas estas maniobras. Quiero conectarlo a una batería y hacerlo completamente autónomo.

Pero soy optimista. Los principios básicos han quedado claros.

Funciona

¡Funciona!

La verdad es que lo flipo. No entiendo cómo ha tenido tan mala acogida, incluso teniendo en cuenta las asombrosas cagadas de comunicación de la directiva. Vale que levantaron expectativas que no se cumplieron, pero la tecnología en sí ha superado con mucho lo que esperaba de ella.

Seguiré haciendo pruebas en los días venideros y os pondré al día de los resultados.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...