viernes, junio 04, 2010

Lo que me acaba de pasar en el AVE

 Ahora mismo estoy de camino a Lleida. Esta tarde voy a dar una conferencia que os comentaré en breve. El caso es que estoy sentado al lado de una turista japonesa.

Sin ser tio Matt el viajero, he viajado lo mío. Siempre viene bien el consejo de un aborigen, tanto si es para echar un vistazo a un sitio poco conocido como si es para prevenirte de algo que no va a ser bien recibido. Y tanto en Madrid como en Barna, al descuidero se le ponen los ojos brillantes cuando ve a una turista japonesa a su rollo. Demasiados factores positivos para él.

Es un tema que me cabrea, porque he sido vecino muchos años de la Puerta del Sol y lo he visto muchísimas veces: el tirón, el descuido del bolso. Mejor dicho, he visto sus efectos las más de las veces. Sin ningún deseo de presumir, alguna vez he frustrado el intento a base de voces. En cualquier caso, en mi papel de aborigen pensé que era bueno avisar, incluso aunque lo supiera.

Lo intenté en inglés, avisándole de los petty robbers. No way, su inglés es más limitado que el mío y no me entendía. Entonces me di cuenta de que estaba con el portátil abierto y conectado a Internet, y abrí Google Translator.
Pulsad si queréis verlo más grande.

Ella fue la primera sorprendida. Me lo agradeció, y ahí quedó la cosa.

Lo que me importa de la anécdota es lo bien que ilustra las posibilidades bestiales que ya ofrece internet en la calle, y lo que aún nos queda por ver. Lo podría haber hecho con el teléfono igual, pero tenía el portátil abierto. Para el turismo, el problema es el puñetero roaming, pero terminará por abaratarse, sobre todo cuando madure la implantación de WIMAX/4G.

En cualquier caso, ha sido una experiencia sorprendente cuando he pensado en ello. Cuando yo viajaba más, antes de ser padre, algo así habría resultado imposible. No suelo viajar con diccionario, por la pura vagancia de tirar de inglés y buscar a alguien que hable un inglés comprensible para mí. Si a mi compañera de banco le ha venido bien (¡Espero!), esto me habría venido bien un buen montón de veces.

E insisto, tengo la firme creencia de que no es nada. No es nada, porque de casualidad he tenido abierto el portátil en un momento adecuado. Pero con el ritmo que tiene el desarrollo de los smartphones actuales, en muy pocos años podremos hacer esto en cualquier momento, con la mejora de usar la voz sintética para que el teléfono hable en alemán por nosotros.

Y no lo olvidemos, algunos (Google incluido) están invirtiendo mucho dinero en mejorar la traducción y el dictado y síntesis de voz.

Buena mañana.

8 comentarios:

  1. Qué graciosa experiencia. A veces juego con la imaginación a situarme en el mundo como era hace 15 años y ya soy incapaz...

    Buena mañana y ¡buena conferencia!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:20 p. m.

    bueno juan luis, me alegro que vayas 'descubriendo' que el sistema operativo es algo prescindible e internet es el nuevo sistema operativo, bienvenido... jejeee...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:56 p. m.

    ¡Pues mira qué cosas! ¿Y tú crees que si fueras tú el turista (en Japón, por ejemplo) te habrían avisado igual, de forma tan desinteresada?

    Yo también he viajado algo (probablemente no tanto como a me hubiera gustado) y ni te imaginas la de veces que he estado perdido y prácticamente no he encontrado una caritativa alma que me echara un guante, ni siquiera hablando inglés.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante documento :-D genial la idea que tuviste

    ResponderEliminar
  5. Me paso algo parecido en mi ultimo viaje, usando la funcionalidad de Google Goggles y la funcion de traducir texto directamente desde la foto del letrero, libro, diario o lo que sea... increible.

    Por cierto, ya se ha presentado en el computex el Lattice, el 1º cacharro "real" con Pixel Qi.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Sigue habiendo vida en los SSOO. No todo se puede hacer, o conviene hacerlo, "en la nube". En condiciones de movilidad es otro cantar completamente distinto, claro.

    Yo me he encontrado de todo en mis viajes, porque el caos surge a mi alrededor sin proponérmelo :D. Pero guardo el recuerdo de ratos agradables, de charletas con desconocidos. Claro que la cabra tira al monte, ser antropólogo es lo que tiene.

    Toni, primero la obligación y luego la devoción. Te me has adelantado, lo iba a cubrir ahora que estoy de vuelta en el AVE. Y Goggles es cada vez más una pasada, sobre todo cuando acompaña el procesador del móvil.

    ResponderEliminar
  7. Ejem... para tener un sistema "en la nube" debemos tener un aparato que, pese a quien le pese, ha de correr un sistema operativo... y ha de tener las aplicaciones necesarias para acceder a la nube, aunque sea un triste navegador...

    ... Hasta ahora es inviable eso de inyectar el sistema operativo desde la nube, y aunque así fuera, el aparato seguiría necesitando un sistema operativo para negociar y aceptar la carga remota desde la nube... y si no hubiera nube en ese momento, el aparato sería inservible, así que, como dice Juan Luis, a los sistemas operativos clásicos les queda muuuuuucha vida.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...