viernes, mayo 08, 2009

Lectores de ebooks de gran formato


Iba a ponerme a comentar las noticias del Kindle DX, pero se me ha ocurrido que es importante hacer primero una aclaración

¿Qué sentido tienen unos lectores que no caben en el bolsillo?

¿De qué estamos hablando?

Pues de unos lectores basados en e-ink que sacrifican la portabilidad a cambio de poder leer documentos (principalmente, pdf) formateados en A4 sin necesidad de lupa, en muchos casos sin tener que leer apaisado y, sobre todo, sin tener que hacer reflow del documento. El reflow es vendido por quien lo implementa (adobe, con su nuevo kit, y otros), como la panacea. Sin embargo, descabala a la fuerza los documentos con maquetación compleja, tanto por la disposición del texto como por las imágenes que incrustra.

El significado de PDF (Portable Document Format) no se debe, precisamente, a la facilidad con la que se puede portar a otros formatos distintos del que ha sido concebido. No olvidemos de que el origen de PDF no tiene que ver con los ebooks: se trata de un formato físico que, junto con postscript, son los formatos más populares para impresión en papel. Al contrario que los formatos que no son físicos, lo que ves en pantalla va a salir literalmente en el papel, de manera que son perfectos para el mundo editorial.

Con esta descripción me dejo muchas funcionalidades y ventajas en el tintero, pero vale para mi argumento. La cuestión central es que PDF no se definió desde el principio como reflowable, porque no era su función. Y ahora, cuando tenemos zillones de documentos PDF y lectores de tinta electrónica con un tamaño de pantalla físicamente diferente al que está marcado en el PDF (la inmensa mayoría están para DinA4) es cuando surgen los problemas. Algunos lo solucionan con un parche mejor o peor logrado (el eslick de foxit bastante bien, al parecer); otros, con un conversor de PDF a un formato reflowable, ya sea .mobi o .epub.

En cualquier caso, siempre se trata de un compromiso, y siempre se pierde: se pierde el aspecto que pretendía el autor o el maquetador y, con él, el flujo de información. Los textos técnicos o cualquier tipo de documentos en los que las imágenes o ilustraciones sean esenciales no se van a ver bien en un documento PDF impreso en A4 y luego reflowed; más aún, una variedad de documentos A4 mucho mayor de lo que parece sufrirán diferentes grado de pérdida que van desde lo estético hasta la franca incomodidad.

Ahí es donde entran los lectores de gran formato, contra los que no pueden competir los primeros lectores de 6" a la hora de visualizar PDF en A4. A su vez, son un compromiso, porque 10" en diagonal son menores que la diagonal de un A4; sin embargo, si hicieran un lector de A4 "puro", sería un armatoste considerable, como poco sus buenas 3 pulgadas más grande en diagonal que un folio A4.

En 10" se puede leer perfectamente un documento A4, sobre todo si ajustamos el zoom al ancho de texto y obviamos los márgenes. Sus usuarios pueden contar con una biblioteca portable con todos los artículos, informes y libros que tengan en A4. Para empezar, la inmensa mayoría de las revistas científicas y técnicas; para continuar, una buena parte de la documentación de referencia se ha producido hasta la fecha en A4.

Si pueden contar con herramientas propias de un lector electrónico (comentario, bookmark-etiquetado, búsqueda), la ventaja es decisiva. Lo primero ya está, que es el soporte físico. Ahora queda que se termine de implementar con eficiencia y limpieza aquellas funcionalidades más importantes para el documento electrónico como instrumento. Y para ésto, los fabricantes tienen que terminar su propia transición al lector de ebooks: no es el equivalente literal de un documento en papel, sino algo mucho mayor y potencialmente más poderoso: algo que puede acabar transformando las operaciones de lectura, trabajo y estudio.

Todo esto está muy bien, pero... ¿Quién es el público objetivo de estos lectores?

Las primeras notas apuntaban al público empresarial, un concepto un tanto vago y que se resume en "aquellos que ellos o su empresa tienen dinero para pagar lo que cuesta un lector de 10" ". Cuando leí eso me sentí un tanto escéptico, porque muchos trabajadores de cuello blanco y pilotos de escritorio varios no tienen que trabajar de forma intensiva con grandes cantidades de texto.

El público académico sería mucho más apropiado... si no fuera por que cuanto más dependen del texto, más dependen del texto. O sea, más reacios son a cualquier innovación tecnológica. En seguida sale a relucir el tacto (a pesar de que no son ciegos) o el olor (que generará sensaciones hipotalámicas semejantes a las que genera una baja concentración de ozono, inundándonos con sensaciones de lluvia cuando éramos niños). Los académicos más técnicos podrían ser menos reacios.

Luego estarían los estudiantes, pero no suelen andar sobrados de dinero. Sería para ellos una inversión compleja, con el miedo a la ruptura o el robo y teniendo que pagar de todas maneras por los ebooks de texto (se supone que abaratados). Por no hablar de que tendrían un fuerte incentivo para tratar de piratear los ebooks de texto, algo que no creo que sea muy del agrado de las editoriales.

Finalmente quedan los nichos profesionales - editoriales, profesiones técnicas, ¿médicos? - para los que llevar encima y poder anotar una biblioteca de documentación A4 puede suponer una ventaja operativa para su trabajo.

Me gustaría preguntaros si se os ocurren otros usos, profesiones o nichos para los lectores de gran formato. No sé vosotros, yo mismo compraré uno cuando sea necesario y me lo pueda permitir (he montado una start-up y andamos muy justos de dinero, como todos los que empiezan), pero de momento veo al lector de gran formato como una magnífica solución pero que, en el mejor de los casos, es de nicho a la espera de que alguien haga una apuesta radical en funcionalidades y/o en precio.

15 comentarios:

  1. Solo veo un publico objetivo para la industria de los portadocumentos de tinta electronica: los estudiantes.

    Amazon ya se ha hecho un hueco en la venta de e-libros; le bastara con asentar su publico e incrementarlo marginalmente a base de reducir el precio en torno al dolar por descarga, de modo que, la inmediatez, el bajo precio, la garantia de completitud y calidad, y por que no el marchamo de "legalidad", permitiran resistir a la copia espontanea y gratuita, tal y como parece estar sucediendo en el ambito de la musica.

    Pero un sistema Amazon para los libros y demas material que manejan los estudiantes es una perspectiva inviable, de modo que el unico nicho de negocio consistira en los propios cacharritos de tinta electronica compitiendo en precios, tamaños, calidad, prestaciones de uso...

    Si la tinta electronica entra con razonable exito en el ambito de la educacion, se infiltrará y generalizara en otros ambitos, de modo que el fabricante de cacharritos de e-ink que llegue primero a los estudiantes y conserve el liderazgo en evolucion tecnologica del invento se vera beneficiado como marca de referencia, incluso puede que si se le ocurre un nombre pegadizo termine por asociar el aparato con el nombre de marca.

    Espero que Plastic Logic entienda que solo podra competir con el cacharro de Amazon dirigiendo su producto al ambito educativo, pero evitando la tentacion de cerrar el aparato de modo que solo permita visualizar lo que emitan determinados editores.

    ResponderEliminar
  2. Dubitador, ¿no les ves atractivos para los médicos, los académicos o los técnicos?

    Por lo demás, completamente de acuerdo con lo de plastic logic, puesto que es el mismo modelo de uso que emplea el DR-1000: un dispositivo bajo el control del usuario pero que admite dos esquemas DRM (adobe y mobipocket) que salvaguardan los intereses de autores y editores.

    ResponderEliminar
  3. En realidad creo que un aparato en el que se pueda leer bien está destinado a quien quiera que necesite y desee leer.

    Pero en lo inmediato quienes se chiflarian por tener un aparato asi, por si mismo, y que a la vez no abrigarian duda ninguna sobre las ventajas para su quehacer cotidiano, solo se me ocurre a los estudiantes, siempre que el precio no fuera una barrera desalentadora. A partir de los estudiantes
    el aparato se infiltraria por todas partes.

    Me temo, sin embargo, que los proveedores de cacharros de tinta electronica mantendran unos precios altos y en ese caso tan solo tendrá atractivo para profesionales de cierto nivel: la misma pantalla del Kindle3, con superficie tactil y wifi seria una tableta ideal para medicos, enfermeras, toda clase de tecnicos, viajantes de comercio, abogados...

    En definitiva, la tinta electrronica, sobre pantalla tactil, conexion inalambrica y un refresco de pantalla algo mas agil y refinado, bien podria hacer las veces de monitor remoto para ciertas tareas que no requieran el colorido y agilidad de un monitor retroiluminado.

    ResponderEliminar
  4. esas pantallas serían muy buenas para hospitales, por su bajo consumo, si fueran un poco más rápidas de reacción, y lo acabarán siendo (los desarrollos de epson al respecto).

    Como lectores de ebooks, están en un catch-22: no pueden bajar lo suficiente porque no la gente no los compra en suficiente número, y la gente no los compra por lo "caros" que son

    entrecomillo "caros" porque es algo subjetivo y comparativo. "Caro" comparado con un portátil, o mejor, con un móvil de gama alta...

    ResponderEliminar
  5. ¿Sabe ud Sr Chulilla? Tengo para mi que en realidad una pantalla LCD monocroma -si como la de ventanita de una calculadora- ya ofrece una lecturabilidad muy aceptable junto con un consumo de energia minimo.

    Bastaria un tamaño como la del Papyre y reduciendo en lo posible los reflejos y ya tendriamos un portalibros relativamente economico que podria ser adoptado masivamente y a la vez convencer a buenas parte de sus usuarios sobre lo bueno que seria pasarse a un cacharrito de tinta electronica.

    ResponderEliminar
  6. Pues verá ud., he probado una pantalla LCD monocroma (aunque no la del OLPC, que se supone muy superior a ese respecto) y no compite bien con e-ink. SUbjetivamente, te hablaría de menos contraste y claridad.

    Tampoco sé si es fácil que fuera económico. Los netbook son económicos, entre otras cosas, porque sus pantallas se fabrican por millones (de hecho, son en algunos casos restos de otras series). Da igual si es e-ink o lcd monocromo: el problema de la economía de escala es comparable

    ResponderEliminar
  7. No sé como será la calidad de las imágenes (aunque por lo que se suele alcanzar a ver en las fotos, no mucha), pero un lector de ese tamaño es ideal para el cómic. Me sé de más de uno, de dos y de tres que estarían dispuestos a comprárselo si eso significara un abaratamiento del coste de los comics pero, además, por la gran ventaja que tiene frente a la acumulación de ejemplares que ya no se saben donde meter.
    Por lo tanto, otro nicho (aunque no de profesión): el aficionado al cómic, que lo utilizaría para ampliar su rango de lecturas con cosas a las que no se arriesgaría (o no querría) comprarse en papel.

    ResponderEliminar
  8. ...,en plan profesional no,pero yo para las partituras del Guitar Pro(se pueden guardar en PDF) y de La cuerda ó Tus acordes (páginas con letras y acordes de canciones)....!TIRO LA IMPRESORA!

    PD:Lo de los cómics también va a hacer que las ventas suban.

    ResponderEliminar
  9. El comiquero (yo lo fui en serio, ahora prácticamente sólo releo por pura falta de tiempo) es más fetichista con el papel de lo que lo es el lector de libros, creo. Por otra parte, se me ocurre que habría una estupenda larga cola para los cómics: la inmensa colección de descatalogados, la historia entera de los comics, vaya.

    Marvel, DC y demás editoriales no sé si estarán considerando el esfuerzo de escanear los cómics para ponerlos a la venta a un precio razonable. La ventaja sería que, al contrario que el libro descatalogado, no tendrían que hacer ni OCR ni casi control de calidad: imagen bitmap y a correr.

    Las partituras: caramba, qué buena idea. El músico profesional podría llevar encima una biblioteca ilimitada de partituras. Incluso podría haber una edición para músicos, que pudieran pasar "hoja" sin dejar de tocar, qué sé yo, con un pedal, siguiendo la interpretación...

    ¡Gracias por las respuestas! ¿A alguien se le ocurre alguna otra utilidad?

    ResponderEliminar
  10. En 1990 tenía libros de bolsillo, libros tamaño holandesa y atlas de tamaño A4 o mayor.

    En el 2004 tenía un CRT de 21 pulgadas, un CRT de 17 y uno de 15.

    En 2009 tengo un TFT de 19 pulgadas, uno de 10 pulgadas y uno de 4 pulgadas.

    Así que la gente al final tendrá más de un dispositivo e-ink, cada uno apropiado para una función.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:57 a. m.

    A los que trabajamos en el sector del libro nos quedan dos o tres años de trabajo con suerte. En cuanto los lectores de ebook se abaraten (cosa que no tardara en suceder) se producira el mismo fenomeno que en la musica o en los dvds, el gratis total. Nadie va a pagar por un contenido cuando tiene la opción de tenerlo gratis en cualquier red p2p. La comodidad y flexibilidad de un lector de ebook es infinitamente mayor que el soporte de papel actual. Quitando el componente romantico de los "olores y tactos" del papel que en la inmensa mayoria de los casos se olvida cuando es gratis.
    En cuanto a los libros de texto se añade el factor economico-politico, ya que es mas barato comprar un ordenador para cada niño y luego pagar una cantidad infima por el libro digitalizado que el sistema actual que cuesta una fortuna a los padres y al estado. A parte estan las ventajas de uso ya que la flexibilidad del libro digital es infinitamente mayor que el fisico. Portabilidad (con lo que los niños ya no llevaran peso), ecologia (el ahorro en papel)y sobre todo y mas importante el economico ya que tal como sucedera con el libro de narrativa se podran encontrar gratis total tambien los libros de texto y no habra universitario en este pais que pague por un libro.
    No es que sea pesimista, simplemente miro lo que ha sucedido con la musica, los DVDs y el software, al fin y al cabo los ebooks es lo mismo un fichero con datos digitales y por lo tanto facilmente copiables e intercambiables. Hay que añadir otro factor que es el de la costumbre, la gente ya domina el mundo tecnologico y esta abierta al cambio de forma mas rapida que en los inicios de estas tecnologias, lo que hara que nuestra caida sea mas rapida.
    Es muy facil de entender si no se es un hipocrita, ¿para que quiere el 99% de la población una linea de alta velocidad? si no es para bajarse a saco y sin pagar todos los contenidos posibles (mp3, divx, programas, ebooks). Los mas seguro es que este equivocado y sea para ver sus cuentas bancarias e intercambiar gilipolleces en las redes sociales.

    ResponderEliminar
  12. Un colectivo al que le vendria muy bien un lector de ebook de 10 pulgadas somos los funcionarios (o los abogados), que tenemos que leer y archivar anotadas muchas páginas del BOE o de los diarios oficiales de las comunidades autónomas para estar al dia de la legislación. Me parece que las 6" son insuficientes para leerse leyes que en algunos casos tienen cientos de páginas en DIN A-4.

    Por cierto, alguien sabe si es posible subrayar un PDF sin tener el Acrobat?

    ResponderEliminar
  13. Mykeliz9:53 a. m.

    Otro colectivo que le vendria de perlas este invento, podrían ser los músicos, ya sean estudiantes o profesionales. Se depende mucho de la partitura en un formato A4. Puede que sea el sector donde más se dependa del papel en ese tamaño. Pero habría que solucionar el tema de pasar la página, con algún pequeño mando bluetooth por ejemplo, o el tema de poder sincronizar dos aparatos de estos para tener una visión a dos páginas, cosa que es imprescindible en algunos casos (ej en el caso del piano). Como músico, creo que haría un buen esfuerzo por olvidarme de imprimir partituras y más partituras y acumular papel en el armario.

    ResponderEliminar
  14. No se si estoy entre el 1% pero yo amplie la ADSL a 3 megas y no por descargar contenidos protegidos. Descargo juegos legales (alguno de 11 gigas) y necesito banda ancha para jugar. Para ver video online (pagando), para escuchar musica (pagando), para descargar programas legales (muchos de varios gigas), etc. Puede que muchos solo tengan banda ancha para descargar contenidos protegidos, pero muchos otros (creo que mucho más que el 1%) no.

    ResponderEliminar
  15. Trjoseossorio2:54 a. m.

    Saludos.En mi humilde opinión sobre los libros electrónicos de gran formato,le veo bastantante utilida en mi profesión.Soy músico y en inumerables ocasiones debo portar una carpeta con gran número de partituras para los conciertos.Dichas partituras son perfectamente visibles en un formato A4.A mi parecer si yo tubiera acceso a algun aparato en el que pudiera llevar todo mi repertorio como un simple libro electrónico, en formato pdf, y con pantallaA4, iría rápidamente a comprarlo.Se acabron las carpetas de 5kg y de comerse el coco para que los papeles no se caigan del atril en medio de una actuación.Pensad en la cantidad de dichos aparatos necesarios en una orquesta sinfónica.Creo que es un mercado al que hacerle caso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...