miércoles, marzo 18, 2009

¡Amazon amenaza con acciones legales a los que quieran leer en el kindle ebooks comprados en otras tiendas! (3a entrega)

Con este post quiero acabar el repaso a las aportaciones principales del hilo de mobileread que tanto ha contribuido a disipar las dudas sobre el kindle.

Uno de los veteranos hace una observación que, aunque no sea demostrable, encaja muy bien. Demasiado bien
I suspect this has more to the with it's usage for iPod/iPhone books, and getting them at deep discounts over Mobipocket prices, and then using them on any Mobipocket enabled device.

They didn't care about the script until the iPod app came out. At the same time, they started to remove the serial number from the "My Kindle" page. I don't think this is a coincidence.
No hace falta tener un kindle para comprar libros de kindle, como ya sabemos. Se pueden comprar en el iPhone, mediante la applicación iKindle. Ahora bien, esto dejaría en manos de todos los usuarios de iPhone libros en formato mobipocket a un precio muy inferior al de otras librerías una vez que se ejecutara el script de la discordia. ¿Qué es lo que ocurriría? Que se podría llegar a acusar a Amazon de competencia desleal, porque comprar un libro en cualquier otra tienda sería absurdo con esos descuentos que está ofreciendo Amazon.

Paradójicamente, esta jugada de Amazon también puede ser una defensa contra la acusación de monopolio. Como aclara el veterano Adam B.
People without a Kindle had to buy Mobipocket books from one of the other online reatailers. Usually, those prices were in the US$20-25 range for a book, while they were only $9.99 on Amazon. With the release of the iPod app, they can now buy the books at the Amazon price, strip the DRM, and use them on any mobipocket enabled device.
Otro punto importante: la fragmentación del panorama actual de lectores de ebooks priva a los usuarios de posibilidades legales de lectura. Si te puedes comprar un p-book y empezar a leerlo, no ocurre lo mismo con los e-books. Como señala un forero, se da la paradoja de que tiene que infringir la ley para leer los e-books que ha comprado en su lector de ebooks.
I use mobidedrm to strip the drm off books I buy from Fictionwise so I can use them on my PRS-505. If I couldn't do that then Fictionwise (And the publisher) just wouldn't see any money from me. And yet I'm breaking the law.

It's madness.

Uno de los mejores post, a mi modo de ver:
no, this has nothing to do with Amazon's publisher's rights to control how and where their books are published.

And, what Amazon is doing is controlling where books read on the Kindle are purchased ... not published ... purchased.

Amazon is telling me, the user, that I may NOT purchase books from other vendors. Amazon is telling me, the user, that I am limited to viewing materials on my Kindle that Amazon sells.

I am certain they would limit my access to public domain materials if they could.

It also concerns me that Amazon retains the right to monitor what materials are on my Kindle. Which include (but not for long) personal and client materials for review.
Amazon es un vendedor, no un editor, y trata de condicionar a sus usuarios a que no compren a otros vendedores. Eso debería preocupar a cualquiera de sus clientes

Un experto en legalese explica por qué el uso de los scripts dentro del ámbito personal (para poder leer los libros en otro lector de ebooks de tu propiedad) entra dentro de la ley americana:
the summary is that there are court decisions out there that say that if the circumvention you did was to facilitate a use that qualifies as an exemption under the copyright then it is not a violation of the DMCA.

The reason I say it isn't settled is because what happens if the circumvention facilitates both a use that qualifies for an exemption (personal copy) and one that doesn't (pirating). Which is the use that is used to determine the violation of the DMCA?

I have my personal opinion as to how this should come out, which is as long as there is a legitimate exemption use for the circumvention then the public policy mandate that created that exemption should outweigh the potential illegal use.

I'm not sure that this was any clearer, but I tried.
Si no me equivoco, se aplica el mismo criterio con la legislación española. Yo estaría ejerciendo mi derecho a copia privada si uso los scripts para poder trasladar los ebooks de amazon a un cybook o cualquier otro lector que admita mobipocket.

Otro forero advierte de algo obvio: si acaban con la competencia antes de que nazca, Amazon terminará por poder imponer los precios que le apetezca:
Now that they are trapping all of the Kindlers in their inescapable web, how long do you suppose it will take them to jack up the prices of Kindle books? After all, they can charge whatever they like to pull teeth, seeing as how they are the only dentists in town.
Hay foreros que afirman que las cosas son incluso peores de lo que parecen
Amazon's contract, which I have read, requires that the publisher/author/rights holder agree to Amazon using DRM even if the publisher/author/rights holder doesn't want DRM used. The contract also permits Amazon to change DRM schemes whenever it wants. And, to add insult to injury, Amazon makes it very clear that the DRM clauses are nonnegotiable.

The enemy is Amazon, not the rights holders, when it comes to DRM.
Y con esto dejo el tema. Os invito a leer el interesantísimo hilo hasta el final.

Hasta ahora, el camino de la humanidad y el libro había sido un camino de ascenso, de eliminación de barreras, de universalización del libro y de crecimiento exponencial del conocimiento. Eran los retrógrados, los enemigos de las naciones, quienes lamentaban que la población leyera.

Si Amazon no enmienda y sigue por este camino, puede terminar por ser un peligro real para el progreso de la cultura. Los ebooks, que aún prometen ser la gran revolución cultural de la humanidad al dar el salto definitivo de la universalización de la cultura, pueden terminar siendo la trampa definitiva de la cultura si Amazon termina por triunfar.
Reblog this post [with Zemanta]

8 comentarios:

  1. Saludos:
    El monopolio surge sin competencia,y noticias como ésta:
    http://www.mobileread.com/forums/showthread.php?t=42537
    ,ayudan a pensar en un futuro nada homogeneo..espero.

    ResponderEliminar
  2. No sé, me resisto a creer en el concepto de los lectores en color. No que existan, sino que acaben por tener hueco.

    El lector de e-ink se justifica en que la experiencia de lectura es mucho más cómoda que la de la pantalla retroiluminada. Para leer no nos hace falta el color en absoluto.

    Si sumamos sobrecoste de LCD sin retroiluminar y menor contraste (comparando LCD blanco y negro sin retroiluminar con pantallas electroforéticas), nos sale un dispositivo que no compite bien con el lector en blanco y negro, y que tampoco tiene la flexibilidad que un netbook o laptop "estandar".

    Además, un lector en color no sería una plataforma eficiente (por su costo) para una editorial electrónica.

    No sé, la única forma que veo posible de escapar al monopolio es ofreciendo plataformas (lector + catálogo + medio de transmisión + protección de derechos de autor) alternativa.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:55 p. m.

    La cultura debería ser libre (que no necesariamente gratis) puesto que la humanidad será más libre cuanta más cultura pueda tener.

    Si convertimos la cultura en un mero negocio, TODOS terminaremos perdiendo...

    ...aunque siempre nos quedará la mulita.

    ResponderEliminar
  4. Un desarrollador de software libre puede adaptar sus programas o los de terceros, dar soporte y otros servicios.

    Un autor de ficción o no ficción sólo puede comer de su obra. Si su obra es gratis, no obtendrá ganancias de meses o años de trabajo.

    Tú mismo lo has dicho: libre, que no gratis. Si las obras acabaran todas en la mula, el incentivo para crear obra nueva tendería a cero. El autor ni puede desarrollar, ni dar conciertos: no tiene más alternativa que la de escribir, y cobrar por su obra.

    ¿Cuánto? Ese es el quid de la cuestión, la raíz del éxito o el fracaso del ebook

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:10 p. m.

    Efectivamente, ese es el "quid" de la cuestión; el "cuánto" debería cobrar el autor (y enfatizo: el AUTOR) por SU obra.

    Para mí, está muy claro: debe decidirlo el usuario.

    En estos momentos, ¿quién decide lo que vale un p-book (como tú lo llamas)?

    Claramente (y corrígeme si me equivoco) el EDITOR. Y para colmo, ¿qué porcentaje se lleva el AUTOR?

    La solución: delante de sus propias narices, o mejor dicho, de su ordenador con el que crea sus obras; publicación libre a través de Inet.

    Proceso:

    El autor crea su obra.

    El autor cuelga en su página web personal una "muestra" (primer o primeros capítulos) de su obra.

    El usuario descarga libremente la "muestra", lee y decide.

    a) El usuario considera esta obra una castaña. Fin de la historia.

    b) El usuario considera esta obra muy interesante/útil/entretenida/imprescindible. Compra la obra completa directamente al AUTOR, "negociando" el precio.

    Negociar/Negociación: proceso por el que las partes interesadas resuelven conflictos, […], buscan ventajas individuales o colectivas o procuran obtener resultados que sirvan a sus intereses mutuos. (De Wikipedia, la enciclopedia LIBRE).

    El usuario sale ganando: paga lo que considera justo por la obra.

    El autor sale ganando: el 100% del precio de su obra es para él. No tiene que estar atado a que un editor decida si merece la pena editar su obra.

    Simple.

    ResponderEliminar
  6. @anónimo: me temo que el tema no es simple en absoluto.

    En primer lugar, te olvidas de que el editor aporta valor añadido en muchas ocasiones, conformando y afinando la obra final. Por lo demás, no hay que despreciar a la ligera la labor del distribuidor porque, si no abusa de su posición, libera al autor de la carga de la autopromoción y apoya la publicitación de la obra.

    De acuerdo, los eslabones más importantes son el inicial y el final, pero no creo adecuado despreciar a la ligera los que están en medio si no abusan de su posición.

    Respecto al precio, te preguntaría: ¿Cobras por tu trabajo? ¿Aceptarías que tu nómina se negociara día a día, que tu empresa te pagara "lo que considerase justo"? ¿O que, siendo autónomo, los clientes hicieran otro tanto? ¿O, si eres funcionario, que tus superiores te pagaran lo que consideraran apropiado?

    Si quieres leer gratis, tienes a tu disposición ya la enorme biblioteca de dominio público o la abundante cantidad de obras bajo licencias copyleft. Pero si quieres leer algo bajo derechos de autor, tú puedes decidir si compras o no el libro, pero me parece un poco aberrante "negociar el precio". Imagina a un autor de un mínimo éxito negociando con cada lector. Y, sin negociación, no soy tan optimista respecto al género humano como para pensar que la mediana de pagos de los lectores le compensara al autor.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:24 a. m.

    Lo de la "negociación" lo decía por un hecho que ocurrió hace unos meses con un pequeño restaurante y se difundió por los medios de comunicación: ofrecían menú del día y los comensales pagaban lo que "consideraban justo".

    Resultado (según los propios dueños del restaurante): recaudación "similar" a cuando ponían ellos los precios, pero con una diferencia: el restaurante ahora se llenaba e incluso había lista de espera.

    Confieso que no recuerdo de qué restaurante se trataba ni dónde se localizaba.

    Salió en las noticias, quizás alguien que lea este post nos lo pueda recordar.

    En el caso de los escritores (y comparable incluso a lo que pasa hoy día con muchos músicos, principalmente noveles) pasaría, a mi modo de ver, tres cuartos de lo mismo: como escritor (sobre todo si soy novel y ninguna editorial me hace caso) ofrezco mi obra a precio "negociado" con los usuarios y posiblemente, si gusta, con el boca a boca terminaré siendo suficientemente conocido y teniendo suficientes ventas para poder seguir escribiendo e incluso vivir de esto.

    Eso es exactamente lo que está pasando con muchos músicos noveles, desde que existe el p2p, que ninguna discográfica da un duro por ellos, y no les está yendo nada mal.

    Bien es verdad que ser escritor no es exactamente igual (no dan conciertos como tú dices, etc), pero sí estarás de acuerdo que si escribir es lo que más le gusta a uno, y las editoriales siguen intransigentes, Inet le da una oportunidad impagable.

    En cuanto a lo que tú dices del editor; créeme, y ya pasa con la música, los intermediarios, en muchos casos, encarecen el producto, algunas veces de forma exagerada, y tú no puedes saber "cuándo abusan de su posición" e insisto: ¿qué porcentaje se lleva el autor?

    En cuanto a los distribuidores, más claro todavía (al menos para mí, y que conste que tampoco estoy en posesión absoluta de la verdad): no aportan nada, más que el llevar el libro al usuario final, y eso ya lo hace internet, sobre todo si hablamos e e-books.

    ¿Que ello significa que las librerías podrían terminar desapareciendo, y habría más paro? Cierto, pero es el precio de la evolución social hacia algo más democrático y sobre todo, de mínimo esfuerzo y máximo rendimiento (véase, por poner un solo ejemplo, la introducción de maquinaria durante la revolución industrial del S XIX).

    E insisto: NUNCA HE DICHO QUE LA CULTURA TENGA QUE SER GRATIS, sino libre para que llegue a todo el mundo y se haga de este mundo un poco más justo ¿te parece lógico pagar 30 euros por un libro (e incluso por un disco) de última hornada que a lo mejor resulta no ser lo que prometen?

    Los tiempos están cambiando, Juan Luis, (en realidad, cambian constantemente) y con ellos todos nos vemos obligados a cambiar o lo pasaremos realmente mal; recordando a Darwin: sólo sobreviven los mejor adaptados. Sólo aquellos que mejor se adapten a estos nuevos tiempos digitales que se avecinan (e incluso ya tenemos encima) podrán sobrevivir.

    Siento todo el tocho que te he metido, pero quería razonar más o menos coherentemente mi posición.

    Saludos, y por cierto, enhorabuena por tu página, la sigo desde hace algún tiempo aunque nunca había posteado, pero es que lo del binomio amazon-kindle ya es de escándalo y no he podido menos.

    ResponderEliminar
  8. @anónimo: para empezar, gracias por leer tinta-e. El feedback que dáis los lectores me anima a seguir pese al poco tiempo disponible.

    Si no recuerdo mal, el tema de la negociación del restaurante (¿catalán? ¿lisboeta?) era una promoción con fecha de caducidad, para dar a conocer el restaurante.

    El problema que veo a la negociación es que impide hacer cálculos al autor. Introduce una fuente de incertidumbre adicional a la de la propia marcha de las ventas. Vuelvo al ejemplo del asalariado, el funcionario o el autónomo: si pasaran por lo mismo, el stress sería más que considerable.

    Esto no quita para que, efectivamente, el ebook pueda ser una gran oportunidad para muchos autores. En algunas ocasiones he contado cómo un "simpático sinvergüenza" me quería cobrar menos que nadie por publicar mi tesis. Cobrar, no pagar. Mi madre no ha visto un duro de sus libros en su vida, y demasiado que ha logrado no pagar.

    La eliminación de todos los costes del p-book es algo que todavía no se ha valorado en su justa medida. Sin embargo, otros quedan, y hasta aumentan: la visibilización y comunicación, por ejemplo. Si quieres vender, la gente tiene que saber que tu libro existe. Y si hay muchos como tú que se animan a publicar sus obras porque el coste de producción y distribución tiende a cero, la visibilización es más difícil que antes. Ahí entra el editor y/o el distribuidor, creo. Desde la gestión de un portal, hasta la inversión en publicidad.

    Claro está que el ebook da alternativas, desde el "yo me lo guiso, yo me lo como" total hasta diferentes tipos de cooperativas y asociaciones para lograr lo mismo. Pero no se puede despreciar el tema de visibilización y comunicación, a menos que al autor le dé igual vender 50 ejemplares de la obra y/o depender de accidentes de Internet para vender más.

    En cuanto a los precios actuales, son sin duda abusivos, productos de cuellos de botella (las distribuidoras en España, por ejemplo) que no sólo imponen esos precios, sino qué libros han de poner los libreros en escaparates y en los lugares más visibles de la librería.

    En mi opinión, el problema fundamental son los cuellos de botella impuestos en situación de dominio por actores que, encima, son secundarios en la cadena de valor de los contenidos. De ahí mi creciente miedo a Amazon.

    En cualquier caso, la crisis económica va a forzar cambios severos que ya era hora de que vinieran. Inevitablemente sufrirán pecadores y justos, pero tengo confianza de que, a la larga, sea para mejor: un panorama del libro más diversificado, con más opciones para autores y lectores y con menos abuso de los cuellobotelleadores.

    Y por favor, no digas que "sientes el tocho". A mí me ha costado menos leerlo que a tí escribirlo, y ha contribuido decisivamente a una discusión interesante que ayuda a enriquecer todo lo que estoy posteando sobre el tema.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...