jueves, septiembre 03, 2009

Recensión de Javier Celaya sobre Free de Jeta de Titanio

Hace dos meses dediqué unas entradas a Free de Anderson aka Jeta de Titanio, ese simpático sinvergüenza que cobra sin pudor por un libro en el que le cuenta a quien le quiere creer que los libros del futuro van a ser gratis.

Esas entradas fueron bases para intensos debates acerca de la futura inevitabilidad evitable de la gratuidad obligatoria de los ebooks. La conclusión que me dejó el tipo fue: ha sido oportuno, ha sido un crack a la hora de generar ondas víricas y, sobre todo, habla a oídos atentos acerca de lo que más quieren oir - la cornucopia de contenidos gratuitos de internet va a seguir así por los siglos de los siglos, en un portentoso ejercicio continuo de argumentum ad consequentiam negativo. Si no sigue así, será malo.

Pues bien, Javier Celaya se ha trabajado una dura pero serena recensión de la broma-libro de marras. Uno por uno, ha ido desmontando los argumentos de hardened face, como han venido haciendo otros analistas en las últimas semanas. Como señala Javier,
Me sorprende el escaso número de personas que en España se han atrevido a cuestionar las teorías de Anderson, mientras que en los Estados Unidos cada día hay más voces que desmontan sus tesis.
Oídos atentos, insisto, a los que se les dice lo que quieren oir. Quizás por eso las ideas de Jeta de Titanio sean menos contestadas acá, porque por la pura fuerza de los hechos la barra libre parece que va a seguir para siempre, porque si no sería malo.

La lectura de la recensión, a la que agradezco que me libre de leer un libro por el que tendría que pagar para que me dijera que otros libros en el futuro van a ser gratis, lleva una y otra vez a la misma conclusión: se parte de un desideratum, la gratuidad, y se remonta esa conclusión hasta sus supuestas fuentes, que no dejan de ser causas calzadas a pura presión.

La inevitabilidad de lo gratuito comparte tufillo con "la vivienda nunca baja". Diga lo que diga el sueño de un millar de gatos, el deseo no es la realidad. Nuestro idioma se basa en ese sencillo principio, separando indicativo de subjuntivo.

Y no quiero terminar el post sin la idea en la que vengo insistiendo: el futuro no debería ser un juego de suma cero en el que sólo gane un "bando" a costa del otro, público o autores y editores. Ante todo, porque una escena de bandos es aberrante para el libro, al que todos los implicados aman; también, porque en sí no sería un juego de suma cero a la postre: tanto si ganan lectores como si ganan autores o editores, al final perderán todos. Si gana la gratuidad, porque escribir será un lujo, o menos que eso, y no habrá profesionales. Si gana el modelo actual, será a cambio de enajenar el favor del público. Finalmente, porque el ebook da mucho margen para que ganemos todos, y mucho.

17 comentarios:

  1. La gratuidad podría ganar por goleada, y aún así ser un negocio estupendo gracias a la publicidad. Que se lo pregunten a las cadenas de televisión o a las innumerables punto-com que se han forrado, empezando por la propia Google.

    ResponderEliminar
  2. Otro ejemplo: los periódicos gratuitos. Por supuesto, es perfectamente posible incluir publicidad en un libro, como se ha hecho desde siempre en periódicos y revistas. También podría haber una versión de pago sin publicidad, y que el lector elija.

    ResponderEliminar
  3. Si la gratuidad FORZADA e INVOLUNTARIA gana, alguien pierde. Adivina quien

    En cuanto a la publicidad, pregúntale a Murdoch y casi a todos los que no sean Google por sus resultados en época de crisis.

    ResponderEliminar
  4. Mi nombre es sombra6:23 p. m.

    El hecho objetivo es que si a la gente se le da a escoger entre obtener un objeto (el que sea) de forma completamente gratuita u obtener el mismo objeto pagando, la abrumadora evidencia es que absolutamente el 100% de las personas escoge la primera opción (tú, ese que está hay en una esquina meneando la cabeza y diciendo que "no, yo pagaría", no seas mentiroso, tú también escogerías no pagar). Por lo tanto, para los "productores" de objetos (y, si quereis, nos centramos exclusivamente en los libros) que quieran seguir viviendo de su trabajo sólo les quedan dos opciones:

    a)- Ponerse "duros": se intenta influenciar a los gobiernos para que persigan el tráfico no remunerado de obras con derecho de autor, se implantan impuestos cuando menos discutibles (el famoso canon de la música, ¿para cuándo un canon del folio en blanco?), se hacen campañas y publicidad intrusiva (por ejemplo, los anuncios antipirateria que se ponen al principio de los dvd's que no se pueden saltar). El problema de estas medidas es que al final estás persiguiendo y acosando a tus propios clientes (al encargado de marketing de las compañías que publican dvd's en España, de verdad, es un tanto molesto *comprar* un dvd original para luego tener que tragarse obligatoriamente un anuncio diciendote que tienes que comprar productos originales y que, en el fondo, lo que está diciendo es que el comrpador del dvd original es un pirata).

    b)- Darle al usuario "algo" más que le motive a pagar por ello. ¿Y qué es ese "algo"? Pues no tengo ni idea, pero se me ocurren algunas opciones que se podrían intentar:

    - Un precio justo: si el p-book cuesta 20-25 euros, ofrecer el mismo título como e-book a un precio 3-4 euros menor (que lo he visto) no es un precio justo. Lo siento, pero no. Ya sé que para todo el sistema editorial es una p*t*d*, pero ese precio se tiene que reducir mucho. El papel, el proceso de impresión, el transporte hasta la librería y el sueldo del librero cuesta mucho más que eso, por lo que la impresión de que se estafa al usuario cobrandole mucho más de lo que se debería es enorme. El precio tiene que bajar muy mucho, 5-6 euros como precio más alto me parece algo razonable. Además, un precio reducido podría incluso ser beneficioso para el autor al multiplicar las ventas (ganaría menos por unidad pero mucho más en total).

    - La palabra del autor (que vale lo mismo que el papel en el que está escrita) de que habrá más títulos: "queridos lectores, ya sé que os gusta mucho Harry Potter, pero como todos os lo descargais de internet resulta que tengo las ocho horas diarias que dedicaba antes a escribir, ahora me las paso apretando tornillos en una fábrica, o sea que se acabó Harry Potter". Desde luego no todo el mundo iba a picar, pero sospecho que a mucha gente no le importaría pagar unos pocos euros sabiendo que está contribuyendo a que el autor pueda crear más obras de su serie preferida. Y sí, sé que Stephen King lo intentó y no funcionó hace 9 años: http://en.wikipedia.org/wiki/The_Plant

    (continua)

    ResponderEliminar
  5. Mi nombre es sombra6:24 p. m.

    - Tiendas web con catálogos inmensos, que tengan literalmente cualquier libro y en las que sea fácil navegar, encontrar lo que buscas (o cosas relacionadas que podrían interesarte y, mira qué casualidad, te interesan de verdad). Por lo que se hablaba hace unas semanas, el modelo en España iba hacia una cosa más rígida para el lector (por ejemplo, se hablaba de que para compar libros electrónicos ibas a tener que ir a una librería, nada de internet). En este momento, además, el catálogo es muy limitado, si incluso hay más oferta en las páginas de descarga alternativas que en las tiendas electrónicas. Además, muchas veces en las páginas de descarga alternativas no siempre es posible encontrar todo lo que se buscá, o son engorrosas e incómodas de usar, o tienen excesiva publicidad... Sí, yo pagaría por poder disfrutar de las ventajas de la comodidad de uso y facilidad de encontrar lo que sea (que son unas de la grandes razones por las que compro en Amazon).

    - ¿Publicidad en el e-libro? Es feo, es muy feo y posiblemente alguien encontraría la manera de eliminarla al estilo del adblock plus de Firefox. Personalmente no me gustaría, pero tal vez mereciera la pena intentarlo.


    ¿Más opciones? Pues ni idea, que si supiera cómo resolverlo estaría ganando dinero a espuertas por ahí con ello :-) . DE todas formas, tampoco estoy convencido de que ninguna de las ideas que propongo más arriba fuera funcionar, o alguna otra. Repito lo dicho más arriba, a igualdad de condiciones, todo el mundo prefiere lo gratuito a pagar. O sea que (sí, soy un pesimista), creo que vendrán tiempos de un cierto endurecimiento de la legislación antipiratería.

    (perdón por partir el menasje, pero ocupaba más caracteres que los admitiods por el blog en cada comentario).

    ResponderEliminar
  6. Y, ¿nadie se ha percatado de que los modelos de negocio de "tarifa plana" tipo rapidshare-megaupload además de la opción de descarga directa y lenta SI están haciendo dinero con la gente que paga ? . Que sí, que si hay gente que paga, leches!. ¡Ah!, ¿que eso requiere un cambio brutal en las editoriales y un "adelgazamiento" de sus negocios?. Igual es que es el viento del cambio, que ya ha llegado....

    ResponderEliminar
  7. pequeño excursus: no soporto la idea de los periódicos gratuitos. Por más que a algunos los pague la publicidad, todos consumen ingentes cantidades de energía y papel. Me parecen un buen símbolo de nuestras sociedades de consumo.

    Sombra, ante todo la gratuidad no es un valor absoluto. La gratuidad puede ser una propuesta por parte del emisor/productor, por los motivos que sean: desde la filantropía, a la publicidad, pasando por la pura realización. Pero también puede ser un hecho consumado en contra de su voluntad: el que ha producido una obra y quien la ha puesto en el mercado lo hacen esperando una retribución, pero ciertos condicionantes tecnológicos impiden que esto se cumpla. Si dices que todo el público escogería lo gratuito, te pregunto si el público haría otro tanto respecto al resultado financiero de su trabajo.

    Más allá te diría que distintos factores apuntan a un cambio a corto plazo en el buffet libre de internet, tanto en P2P, como en los periódicos y otros medios ahora gratuitos. Decir esto no es popular, pero lo contrario es wishful thinking.

    De lo que apuntas, el combo más exitoso es sin duda bajada de precio + inmediatez. Es a lo que apuntan amazon y sony, y solo hemos visto el principio.

    ResponderEliminar
  8. Si que hay gente que paga, yo por ejemplo, he pagado recientemente por varias novelas bajadas de internet, claro, no han sido los 10€ que me piden las "editoriales" en el mejor de los casos por un libro con drm. Han sido del orden de 3-4€ más o menos, de los cuales en todos los casos han ido a parar un 70%-80% al autor. Y los libros los tengo en formato libre sin drm, unos mobipocket otros texto.
    Pero desde luego no pienso pagar ni 1€ por un libro con drm. Ya pagué bastante por un diccionario mobipocket para encima estar todos los dias con problemas, que si aqui si funciono, que si allí no, que si valida el producto de nuevo... mis diccionarios de papel estan siempre ahí y no me dan la vara para que vaya a la tienda a validarlos so pena de que no se abran más.

    Sres. en mi caso uno y no más. No volveré a pagar por un libro con drm.
    Bueno si me lo dejan por 1€ me lo pienso ;-)

    Bromas aparte, Pienso que los libros, más que gratis deberian ser muy ecónomicos. El formato electrónico lo permite. Si ahora un autor se lleva 1€ de una novela de 10€ en papel, pongamos que en formato electrónico se lleve 2€ el autor, y 1€ el editor-vendedor (porque obviamente no vamos a mantener una cadena innecesaria de Sres. que no hacen nada para que vivan del cuento, y nunca mejor dicho) y lo poco más que pueda subir serian costes de pago, de por ejemplo paypal.

    Si un libro vale 3€ no creo que nadie se moleste en "piratearlo" y no hace falta protegerlo con drm, porque si me gusta un autor, voy a pagar esa pequeña cantidad para que -egoistamente por mi parte- pueda ganarse la vida escribiendo y yo pueda seguir leyendo esas novelas suyas que tanto me gustan.

    En vez de invertir en drm's y en intentar mantener algo insostenible las editoriales deberian buscar presencia en los nuevos negocios. Si no espabilan ellas, espero que lo hagan los propios autores publicando directamente ellos los libros en internet, como alguno de los autores que he leido.

    La pena es que de momento los libros que he podido pagar en internet han sido todos de autores extranjeros, británicos y americanos. Aqui no sé si tocará antes del siglo XXII.

    Salud y buenas lecturas a todos.

    ResponderEliminar
  9. La cosa está clara, si lo que queremos es que el escritor se haga millonario por haberse pasado uno o dos años escribiendo un libro, entonces cada elibro debería estar a 100 euros, y si son 200 mejor todavía. El único problema es que eso no es realista.

    Hablar de que alguien sale perdiendo sólo tiene sentido si verdaderamente ese alguien va a estar ganando menos dinero que ahora, y lo que los autores suelen cobrar por un libro impreso que se vende a 20 euros es en torno a un euro. La pregunta es ¿se puede obtener al menos un euro si el elibro se da gratis con publicidad?

    La respuesta es sí, se puede obtener eso y mucho más. Incluso en un libro muy pequeño, de 100 páginas, dedicar un 20% adicional del espacio a publicidad equivale a 20 páginas de anuncios repartidos por el libro. Con los periódicos gratuitos se hace, y eso que llevan unos costes (papel, impresión, distribución y reparto, etc) que están ausentes en el libro electrónico.

    Así pues, hay 2 opciones que no son excluyentes entre sí. Se puede ofrecer una versión de pago del elibro sin publicidad, y también, para la inmensa mayoría de gente que no está dispuesta a soltar ni un céntimo (lo de Murdoch sí que me parece wishful thinking) se puede ofrecer el elibro gratis con publicidad.

    Siempre es posible enrocarse en posturas inamovibles, y no ofrecer nunca el libro gratis. Y entonces verás que unos pocos te aceptan el precio que les pones, y la inmensa mayoría tira del p2p. Dejar a un lado a la inmensa mayoría de la clientela potencial es absurdo, no estamos hablando de tener que elegir entre gratis y de pago, sino de que ambos modelos pueden coexistir perfectamente.

    En ese sentido, el "horror a lo gratuito" no es nada más que un prejuicio, injustificado en una sociedad donde parte importante de los contenidos se han dado gratis con anuncios desde hace casi un siglo, desde que aparecieron en los años 20 las primeras cadenas de radio.

    Lo que sí que es wishful thinking es pensar que el público va a hacer cosas contrarias a su propio interés, tan sólo para favorecer a los autores. Alguno habrá que lo haga, pero no la inmensa mayoría.

    Y no, no nos vamos a quedar sin autores. En un mundo en el que los escritores profesionales abundan más que las setas en un día de lluvia, para que la hipótesis del autor desaparecido fuera creíble primero tendríamos que ver una disminución sensible de la oferta de libros nuevos, y si eso no ha pasado con las canciones, ni con las películas y series de televisión (todas las cuales se llevan dando gratis con anuncios desde hace décadas), no veo porqué con los libros tendría que ser diferente.

    Es más sensato dejar que el mercado evolucione antes que pretender mantener clientelas cautivas a base de represión. De hecho, hay algo intrísecamente perverso en pretender mantener unos precios artificialmente altos a base de usar el poder del estado para reprimir el que los clientes se auto-abastezcan de copias.

    ResponderEliminar
  10. Si el autor ofrece su obra a 100 euros eres libre de pagar o no por ello. Hay mercados cautivos actualmente, como los libros universitarios o sobre todo los libros escolares. Pero en el resto de los casos tú decides.

    La asimetría de la cuestión viene cuando el autor y la editorial ofrecen un precio, y la coyuntura tecnológica permite al receptor saltarse ese precio y obtenerlo sin nada a cambio. El autor y el editor quedan en una situación de indefensión. Si hubieran decidido que fuera gratis es asunto suyo, pero si no lo han decidido es algo bien distinto.

    Imagina que tu jefe encuentra una forma de no pagarte. Si no le va a traer consecuencias, adivina qué es lo que va a hacer, y qué te va a pasar a ti. Partiendo de la base de que eso no es agradable, deberías hacer el ejercicio especular de ponerte en lugar del autor.

    Autor que, por cierto, en España no suele sacar el dinero que comentas. Ese euro es para darse con un canto en los dientes en no pocos casos. Pero si encima al autor le alejas de la posibilidad de cobrar esos, pongamos, 2.000 euros brutos por un esfuerzo de años, no es sólo esa cantidad lo que pierde.

    Los ebooks son la oportunidad para que autores cobren más y público pague menos a costa de la extinción de los gastos derivados del formato físico. Si el peligro del P2P es omnipresente, no sólo va a dificultar la llegada de los ebooks sino que va a provocar reacciones de las editoriales para compensar por adelantado.

    Adivina quién va a perder. Sí, acertaste: perderemos todos

    ResponderEliminar
  11. En cuanto a la inevitabilidad del P2P en su forma actual, si no ocurriera sería malo. Eso es argumentum ad consequentiam, y no tiene antisimetría en el caso que nos ocupa

    ResponderEliminar
  12. Si mi jefe encuentra la forma de no pagarme, me dedicaría a otro trabajo, es así de sencillo. Por cierto, la expresión "encontrar la forma de no pagarte" es engañosa. En España un jefe te paga si quiere, son muchos miles en nuestro país los trabajadores que tienen que currar durante 3 meses para un jefe que no les paga, antes de poder abandonar ese trabajo.

    Lo que no puede ser es que los escritores sigan dispuestos a hacer ese trabajo, porque se sigue ganando una pasta gansa si tienes éxito, y que luego las editoriales (no los autores) nos digan que somos unos malos muy malosos porque J.K. Rowling no ha podido comprarse su tercer palacio de cristal. Nos lo dicen unos días antes de que Rowling se compre ese palacio.

    Es tan sencillo como esto: si no les sale a cuenta escribir, que no escriban. Lo que no puede ser es que aquí te saque un libro hasta el tato, y que luego nos vengan conque nos vamos a quedar sin libros. Cuando Ricardo Bofill se retire empezaré a preocuparme. Hasta entonces, todo esto me suena al niño malcriado que les dice a sus padres "si no hacéis lo que yo quiero dejaré de respirar".

    ¿Por qué los consumidores deben hacer cosas contrarias a su propio interés? Sigo sin entenderlo.

    ResponderEliminar
  13. Krigan, tampoco es que los autores sean los que se quejan de los lectores, al menos yo no lo veo así, para mi los piratas aqui son las editoriales que son las que ganan la pasta gansa.
    Si Rowling tiene para un palacio con su novela, con el modelo que propongo yo, sacaria para tres, lo que ocurre es que su editorial solo sacaria para uno en vez de para 100 como ocurre ahora...

    ...que lo mismo me equivoco... pero tengo muy claro que no voy a pagar 9€ por un libro electrónico con drm.

    Además pienso que tu propuesta basada en la gratuidad de un libro soportado por publicidad es muy buena.
    De hecho el otro dia vi algo asi en http://bookboon.com/int
    O sea que ya es una realidad, ahora solo falta que los saquen en epub, mobi, etc.

    ResponderEliminar
  14. Genial, mil gracias por el enlace.

    En un mensaje anterior dijiste que estabas comprando mobipockets sin DRM a 3-4 euros, y que el 70-80% de la pasta iba para el autor. ¿Podrías poner también esa dirección?

    En efecto, como dices es más cosa de los editores que de los autores, y así lo señalé en mi anterior mensaje.

    Verdaderamente la web de Bookboon tiene muy buena pinta. Yo ya me he bajado un par de libros y le he echado un vistazo al interior de uno. Los anuncios no son para nada molestos, es publicidad contextual (se cotiza más), y el libro parece estar muy bien escrito.

    ResponderEliminar
  15. Las web a las que me referia son http://www.smashwords.com donde me pillé los dos libros de Anthony Samuel Policastro. En realidad no te cobra nada, pero me gustaron, sobre todo Dark end of the spectrum y le pagué 4 dolares + otros 3 por Absence of faith. El otro sitio, en realidad es la web de un autor ingles, Richard Herley, http://www.richardherley.com/ que pone a tu disposición sus libros en formato texto, aunque te los puedes bajar de http://www.feedboks.com en formato mobipocket o epub.
    Este Sr. antes pedia 1 libra por el libro si te habia gustado (lo que segun el se llevaria de un libro en papel), ahora ni siquiera eso, solo pide que si te ha gustado su libro le pagues lo que estimes conveniente. Por el último le pague 2 libras.

    ResponderEliminar
  16. Mil gracias por los enlaces. Visitaré esas webs a ver qué tal están sus libros.

    La verdad es que se perfila un futuro bastante halagüeño, con autores publicando en su propia web, y recibiendo el doble de lo que recibían antes con el libro impreso, ya sea por donación, o por publicidad incluida en el libro, al tiempo que a los lectores el libro nos sale gratis (con publicidad) o muy barato, y yendo todo o casi todo el dinero para el autor.

    Te recomiendo los libros de Cory Doctorow, un escritor de ciencia ficción que ha puesto sus libros bajo licencia libre (algunos están disponibles en castellano). El modelo de negocio de Doctorow consiste en regalar la versión electrónica con la esperanza de que compres la edición impresa. Aunque claro, si la tinta electrónica desplaza al papel, Doctorow se tendrá que replantear su modelo.

    Por lo menos estos autores están experimentando, mirando a ver cómo se puede construir el futuro. No como las editoriales, que al paso que van les va a pasar lo que a las discográficas.

    ResponderEliminar
  17. donde dije antes http://feedboks.com quise decir http://feedbooks.com/

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...