viernes, julio 29, 2011

Los tablet PC, hace seis años

Hace seis años escribí una entrada que me cuesta calificar: Slate, los rumores de su muerte eran exagerados.


 


¡Cómo ha cambiado el cuento!

En aquellos días, los tablet PC sólo nos interesaban a cuatro frikis. La blogosfera que se dedicaba a ellos y a las tecnologías de movilidad ni pensaba en hacer el switching a Apple.

En aquel momento, como ahora, la barrera era el precio subjetivo: a los usuarios y a las empresas les costaba mucho, demasiado, justificar un 100% de diferencia de precio respecto a los 1000 euros de un portátil decente de la época. Recordemos: 2005. Faltaban dos años para los netbooks, y 5 para los tabletos.

La justificación tendría sentido si se le sacaba partido al famoso lápiz. Lo peor es que las tecnologías e-ink de Microsoft funcionaban bien desde el principio (con vista maduraron por completo, y ahora están integradas en 7), pero no había software que les sacara partido más allá de OneNote y algún producto sacado por algún valiente. Aprovecho la presente para recordar que los jefes de la división de Office de la época fueron esenciales para que no saliera adelante un producto revolucionario. No fueron los únicos, claro: también tuvo su parte el hecho de que la licencia OEM de Windows XP Tablet Edition costara el doble, y que wacom se emperrara en unos precios absurdamente caro para sus matrices activas, imprescindibles para los tablet PC. A cada uno lo suyo.

Aplicaciones y precio. Mejor dicho, precio y aplicaciones. 2000 euros era mucho dinero que había que sopesar respecto a los beneficios, y los beneficios eran limitados si se centraban en onenote. Jodcaramba, no había ni un software lector de ebooks que aprovechara el lápiz.

La puntilla, claro, la ponía Microsoft con su nula política de comunicación de los tablet PC mientras eran algo novedoso. ¿Visteis anuncios en prensa contratados por Redmond sobre las maravillas que se podían hacer con un tablet PC? ¿No? Pues yo, tampoco. Bill Gates parecía desgañitarse, en sus últimos años como CEO de Microsoft, sobre las ventajas de los tablet PC. Pero su empresa no seguía su visión, y sus denodados esfuerzos por agitar el nogal sólo lograron que otros recogieran las nueces, en cupertino y en otras partes.

Fracaso comunicativo era mi conclusión para aquellos días. La gente entonces entendía que al teclado le sustituía el lápiz, cuando no tenía por qué ser así: un tablet PC era y es un PC con más interfaces de usuario, y a un slate siempre se le podía añadir un teclado externo, igual que se hace con un desktop. Lo mejor es que en 2011, el teclado no parece tan imprescindible a la vista del sensual multitouch. ¿De qué estamos hablando, entonces? ¿De necesidades objetivas? ¿De getting the job done?

En 2005 los slates parecían condenados a morir. Y en parte fue así: sólo fabricantes muy concretos (como motion computing y fujitsu) siguen fabricándolos para nichos verticales, como sanidad o trabajo de campo muy concreto.

En 2011, los tolomatos hablan de la era postPC. Increiblemente, parece que lo que se muere no es el tablet PC, sino el PC. ¿Tiene sentido? ¿Tiene justificación objetiva?

¿O se trata sólo de modas, de economía de la atención y de consumo conspicuo?

3 comentarios:

  1. Es mucho más fácil que todo eso. Yo por entonces en la empresa en la que trabajaba fui encargado de dar un veredicto de si merecía la pena comprar esos bichos y dije que no, después de probar varios una temporada, porque no merecía la pena, y estuve de acuerdo con los otros que daban su opinión también.

    Y si, Microsoft hizo un esfuerzo enorme por convencernos(de dónde crees que salieron las tabletas de prueba).

    Uno de los grandes problemas, aparte del grosor y su peso (el precio no es tan caro para una empresa), es que el software que necesitábamos no estaba preparado para tablets, así que tuvimos que estudiarnos el tocho de las API de Microsoft tablet PC, bastante malo en cuanto reconocimiento se refiere, y es que la gente tiene la letra que tiene y no puedes enseñar a escribir de nuevo a toda una plantilla de una empresa.

    Sencillamente no era viable. Se podrían hacer cosas fantásticas con un puntero, pero el software no estaba(ni está) a la altura. Hablo de cosas que sólo se pueden hacer con un puntero. Hacer mecanografía en un teclado virtual con un puntero para escribir es falta de imaginación.

    En mi opinión si Microsoft quisiera tener éxito con los tabletPC no basta con soportar el lápiz en las aplicaciones, tendría que cambiar la interfaz básica de arriba a abajo, como hizo Apple con el Iphone, cosa que no va a hacer, porque para eso necesitarían correr riesgos, y terminar productos, en lo que Microsoft no es buena, no ha creado un producto original en su vida(y no la xbox no es original, copiaron el diseño de la play y hasta del procesador cell, y Kinect no es invención suya).

    ResponderEliminar
  2. Urbanowl12:00 p. m.

    Te olvidas del Visual Studio, que es el mejor entorno de desarrollo de aplicaciones que jamas haya existido. Muy superior al del resto de la competencia (Netbeans, Eclipse). De hecho la competencia copia cosas de Visual Studio. Visual Studio es de Microsoft 100% desde sus inicios.En su día, Borland era mejor, pero ahora Borland es historia.

    ResponderEliminar
  3. Invitado1:04 a. m.

    Si te refieres a la primera xbox, no se parecía a la playstation ni por el forro, la maquina de Microsoft era heredera de Dreamcast de Sega, con quienes colaboraron en su creación. La xbox360 no lleva cell, su arquitectura no tiene nada que ver con Playstation3  y salió mucho antes que la máquina de Sony, no sé de donde sacas tus afirmaciones.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...