martes, noviembre 30, 2010

Manifiesto por una red neutral, de momento sólo online

En los últimos días la Internet en español se está haciendo eco rápidamente del manifiesto por una red neutral. El link es del blog de Javi de Ríos, cuyo comentario me ha inspirado, a su vez, para este post. Si os interesa, podéis leer el manifiesto en su blog.

Coincido plenamente con Javi en poner en cuestión el caracter democrático y participativo de la redacción del manifiesto. No ha habido (que yo sepa, y que se me corrija si estoy equivocado) nada parecido a un llamamiento, a una petición de ideas, a un proceso participativo.

No, lo que está pasando (y es lo que se pide desde el manifiesto) es que en distintos blogs y webs se está copiando el manifiesto, en una versión vistosa de los mensajes en cadena tan propios de Internet desde sus inicios.

Antes de seguir, que quede claro que estoy completamente de acuerdo con los contenidos. Es más, como algunos sabéis, rozo la conspiranoia cuando pienso en los ataques sostenidos a la neutralidad de la Red, y la mezclo con alegría con su fragmentación y los jardines cerrados. Menos mal que Sir Tim Berners-Lee ha dicho lo mismo recientemente.

A lo que voy, este manifiesto me recuerda al movimiento y algarabía que se produjo en Internet en general y en Facebook en particular cuando tuvo lugar el nombramiento de Sinde. Unos días de follón intenso, los mensajes se reproducían una y otra vez (incluidos mensajes-cadena en blogs)... y... y... y...

y...

... y nada. Nada de nada.

No digo que nunca se consiga nada con iniciativas de Internet. Seguro que conocéis algún ejemplo. Si no, sorry, no me quiero mojar por ninguno para no distraer.

El problema que veo con este manifiesto es que, a fecha de hoy, es un movimiento exclusivamente online contra mastodontes que, desde el "mundo real", pretenden exprimir Internet y/o eliminar aquellos usos de Internet por parte de la ciudadanía que pueden empezar a molestar. Y no, no me refiero a wikileaks, flor de un día hasta que no se demuestre lo contrario.

Por lo tanto, mientras la cosa se quede en Internet, y más precisamente en una parte avanzada y comprometida de la Red, hay una probabilidad ridículamente pequeña de que se consigan resultados palpables o, incluso, de que la iniciativa no muera al cabo de unas semanas. Tenemos en contra nuestras inercias a la inmediatez y a la repetición y eco de mensajes.

Lo malo es que no tengo alternativa. No creo, y ya lo siento, en el Partido Pirata español, catalán o de Alcañiz. Nuestro sistema político es ineficaz en casi todo menos en autoperpetuarse y en impedir que nada cambie realmente. La participación electoral no va a traer nada, para empezar porque la Ley d'Hont impide con elegancia que ninguna iniciativa "incontrolada" alcance una instancia política mínimamente importante.

Eso sí, como mínimo deberíamos ser conscientes no sólo de que con el fin de la Neutralidad de la Red nos jugamos muchísimo, sino de que los medios que estamos utilizando son ineficaces y tienen altísimas posibilidades de no alcanzar resultados. Ése, creo, es el punto de partida indispensable para pensar soluciones que sí funcionen, incluso aunque tengan su precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...