martes, julio 27, 2010

A las puertas de mi casa espero sentado para ver pasar el cadáver de mi enemigo

Este hermoso refrán árabe es en muchos casos una valiosa lección vital: la paciencia y la inacción son un arma más eficaz que lanzarse a luchar cuando la ocasión no es propicia.

Eso sí, en otras ocasiones la utilidad de esta máxima es la resignación: esperar y esperar, esperando que pase algo... y lo que pasa, al final, es que aceptamos la derrota o, al menos, la imposibilidad de contraatacar.

Finalmente, hay ocasiones en las que puede llegar a ser perjudicial. Ocasiones en las que el ritmo de los acontecimientos nos exige adaptarnos, y hacerlo rápidamente. Aceptar que las cosas se han dado de cierta forma, limitar las pérdidas al máximo y esforzarnos por transformarlas en ganancias.

¿Cuál de los tres escenarios describe mejor a la relación entre el ebook y los editores españoles que le consideran su enemigo?

Vengo insistiendo últimamente en ese error de base, en considerar al ebook como enemigo de la editorial tradicional, cuando realmente es su única posibilidad de salvación a medio plazo. Partiendo de esa base, creo que la pregunta que destaco arriba es esencial, y que lo va a ser más hasta la siguiente feria del libro. Después, empiezo a temerme que sea tarde.

8 comentarios:

  1. "Cuando realmente es su única posibilidad de salvación a medio plazo."

    El Grupo Santillana generó 70 millones de euros de beneficio en 2009. Los demás grandes grupos estuvieron en cifras similares (Planeta aún más). No hay que cometer la arrogancia (que cometen muchas editoriales) de creer tener las respuestas para todo y creer saber cuál será el futuro de la edición. Este es un diálogo abierto pero es difícil hablar de diálogo si partimos de la postura "yo tengo la salvación" de alguien que no necesita ser salvado.

    Sinceramente creo que la idea de que las editoriales son el enemigo no parece la más constructiva de enfocar el futuro de los ebooks.

    ResponderEliminar
  2. Silvano, no te enteras mucho (o barres para el lado que te interesa). Que no, que el amigo Juan Luis no está en posesión de la verdad última (ya quisiera él, ya), que lo que quiere decir es que como las editoriales no se espabilen (y parece que no lo están haciendo), les va a pasar como a las discográficas, que les van a comer la merienda.

    Que no se pueden poner puertas al campo ni al progreso tecnológico (como se está demostrando hasta la saciedad), y el que primero sepa subirse al carro de forma adecuada, será caballo ganador (léase, de momento Amazon)...

    Y no es una cuestión de iluminación divina, es una cuestion de lo que es la realidad.

    ResponderEliminar
  3. Silvano, atento a la redacción precisa de la frase: "la relación entre el ebook y los editores españoles que le consideran su enemigo". Los editores QUE le consideran su enemigo. Vamos, que parto de la base de que son una parte del sector el que se enfrenta de forma activa al ebook, y que otros actores tienen otras posturas.

    No me he sentido en posesión de la verdad al escribir este post ni ningún otro en tinta-e. Eso sí, estoy plenamente convencido de lo que digo: las editoriales se van a enfrentar a medio plazo a una crisis como no han vivido previamente. Estoy convencido de ello por dos motivos: 1) La lectura tiene que competir con más estímulos que nunca. Si ya en mi generación de babyboomers se hablaba de la tele y el video como enemigos de la lectura, echando la vista atrás me parece pecata minuta comparado con lo actual 2) Internet sigue siendo un medio que se LEE, pero lo que se lee es mucho más corto y fragmentario. En resumen, es el peor enemigo del libro, el de la misma madera.

    Me hablas de beneficios, y viendo como barbas como las de los editores californianos se pelan por el paso por ley al libro electrónico, yo no asumiría que los beneficios del libro escolar van a seguir in saecula saeculorum. Si se da el salto al libro de texto electrónico, mantener precios comparables a los actuales va a suponer un coste político para los gobiernos autonómicos que terminarán forzando una bajada de precios (lo del PDF enriquecido es un chiste que no puede durar, p.e.).

    En otras entradas de tinta-e podrás comprobar que defiendo al editor profesional y al valor añadido que aporta a una obra, tanto por la tarea de edición clásica como por la muy necesaria comunicación. Podrás comprobar también como entre algunos de mis lectores crece la idea de que el editor es tan prescindible para el libro como el distribuidor. La cuestión es: ¿Las editoriales van a sacrificarse por los distribuidores o por la gran superficie, o van a mirar por ellos mismos, como corresponde?

    Y volviendo al tema inicial: insisto, tengo el pleno convencimiento de que el ebook, por sus ventajas, es imprescindible para la salvación del sector conforme los nativos digitales crezcan y se enfrenten con cada vez más dificultad al libro por culpa de Internet. Sólo los decisivos extras del ebook pueden compensar la dificultad para la lectura prolongada que ya tienen los nativos digitales

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la respuesta Juan Luis.

    Quizás sea un problema de semántica, pero simplemente la palabra "salvación" resulta complicada de encajar en el diálogo precisamente porque el ebook no es el enemigo, es solo una nueva forma de explotación comercial de las obras. Por lo tanto se harán apuestas en esa dirección cuando haya un mercado que los editores consideren atractivo. Esto es una postura comercial respetable, puesto que son difíciles de justificar inversiones a largo plazo en las juntas de accionistas.

    El mayor mercado de los editores de libros de texto españoles está en Latam, países más atrasados tecnológicamente que California, por lo tanto la comparación de momento aún no es válida.

    Siento si en algún momento del comentario parecía que insinuaba que tu te atribuías algún tipo de verdad, nada más lejos de mi intención, sencillamente quería subrayar la dificultad de hablar de salvación con alguien que está seguro que no necesita ser salvado. Ellos saben que el mercado Español de libros es tan pequeño (algo que nos olvidamos recordar) que ni internet ha modificado las estadísticas de lectura. Al final las editoriales lo único que hacen es velar por sus beneficios y no por proteger o atacar a nadie. Probablemente un mercado maduro (cómo pasó en la música, por cierto) creará los modelos adecuados.

    ResponderEliminar
  5. Interesantísima la postura de Silvano... justamente la misma que la industria del cine o de la música hace más de una década.

    Lo que pasa es que esta postura lleva al suicidio empresarial y a terminar pidiendo que el estado pague por medio de impuestos o de leyes la dejadez de los directivos de dichas empresas.

    Es decir, considerar que los libros electrónicos són meramente una nueva forma de explotación comercial es tan corto de miras como decir que la fotografía solamente era una hija menor de la pintura.

    Creo que este blog es una de las mejores representaciones en nuestro idioma del saber mirar el bosque, en señalar, percatar y avisar de que esto de los libros electrónicos no es pecata minuta. La publicación digital no es una forma más de hacer dinero. Es una revolución en el conocimiento a la altura de la imprenta, o incluso mas.

    De allí, que esté totálmente de acuerdo con que la actitud de la industria está siendo lenta, lenta y con muy poquita visión. Y que, tal y como señalas, faltan esos directivos que sean capaces de transmitir las inmensas oportunidades de negocio a los accionistas. Sin dejarse llevar por el pesimismo existente en donde cunde "Virgencita, que me quede como estoy".

    Porque, Silvano, te olvidas de la pregunta que debería poner en guardia a todos los accionistas, a su junta directiva y a sus trabajadores: ¿Qué viene despúes?

    Y pongo un ejemplo: Cuando el mercado de máquinas fotográficas empezó, Kodak se dedicó a señalar las deficiencias y a esperar "un mercado atractivo"...

    En menos de una década, no solamente prácticamente desapareció como empresa relatívamente, aún existen reductos marginales del imperio Kodak), si no que no pudo coger el carro siguiente: las cámaras de vídeo digitales. En contraste Sony, aprovechó la ocasión y ahora está con las grandes (Canon, Nokin, etc).

    Sería algo muy serio de pensar en esa mentalidad continuista y de incapacidad para asumir el cambio... porque (doble contra sencillo) despúes llegarán las crisis, las quiebras y el llorar a papá estado.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:30 p. m.

    Es muy de agradecer la honestidad y sinceridad del sr.Silvano.
    Esto es un negocio.Punto.
    Lo de la defensa de los "autores" o la "cultura" queda para
    la sección de agit-prop.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:17 a. m.

    Mi experiencia personal como "delincuente digital" este verano:
    Playa de la Barrosa, Sancti Petri.
    Me acabo el libro que estaba leyendo, me apetece leer otro, preferiblemente algo de transfondo histórico.
    Busco en mis "fuentes habituales", nada de LIbrandas ni cosas raras y encuentro "stalingrado" de Beevor, Lo VEO, LO QUIERO, LO TENGO.
    Lo cargo en mi Sony PRS-505 y a leer debajo de la sombrilla.
    De todo este recorrido las editoriales y trístemente los autores no han visto un duro...y siguen sin enterarse.

    En toda la playa no vi más de 4 o 5 lectores, supongo que el verano que viene serán 20 o 30, luego ya no podrán pararlo y se pondrán a llorar.

    Buenos dias.

    ResponderEliminar
  8. Oui_cest_moi3:01 a. m.

    yo compro libros, bastante mal estoy de la vista gracias al PC ;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...