domingo, junio 14, 2009

Magnífico artículo sobre el futuro de los editores y el precio de los ebooks

vía mobileread he dado con un artículo que, tal y como te lo vendían, ya llamaba la atención:
However, I stumbled across this fascinating article co-written by the ex-CEO of Random House which does indeed seem to suggest ebooks at lower prices might become the way forward.
Vaya, si el autor no es el típico comentarista (un servidor incluido) sino un auténtico insider, uno que ha estado en el ojo del huracán, tenía que merecer la pena. Y así ha sido, traduzco los pasajes que más me han llamado la atención:
Los profesionales del libro están a punto de cometer el mismo error que ha devastado la industria musical y la prensa escrita: preocuparse acerca de si el nuevo formato digital va a canibalizar sus negocios tradicionales en vez de concentrarse en hacer del nuevo formato el producto lo más competitivo posible con los demás contenidos digitales [música, video...]. Recientemente, se ha sucedido una copiosa publicación de artículos alarmistas acerca del Kindle 2 de Amazon, y la mayoría se ha centrado en los siguientes asuntos:
1) ¿Cómo se compara la experencia de lectura del e-book con la del p-book?
2) ¿Cómo se deberían definir los abanicos de precios de los ebooks en comparación con los p-books?
3) ¿Va a desaparecer la industria editorial?

Cuando los asuntos verdaderamente importantes son:
1) ¿Cómo podemos mejorar la experiencia total de lectura - no sólo leyendo, sino buscando, adquiriendo y construyendo la biblioteca personal, y no sólo a través de p-books o e-books sino mediante una combinación de ambos? [qué pedazo de pregunta, oiga]
2) ¿Cómo se pueden crear opciones de pago y precio y que incrementen la demanda de libros y reduzcan el declinar de la lectura?
3) ¿Cómo se puede construir un nuevo modelo de negocio que sea atractivo para los autores y suficientemente beneficioso para editores y vendedores online?

Si algo estoy leyendo últimamente, si algo me queda claro, es que estamos a las puertas del turning point del libro. En USA ya ha empezado, y a España no le debe quedar mucho, creo. POr otra parte, el coautor es fino al criticar los temas comunes sobre los ebooks de hoy, pero no tanto al ofrecer alternativas: amaga, pero no culmina. Me parece que ha dado en una clave importantísima: las preguntas sobre los ebooks no están siendo las adecuadas.

Las innovaciones en los precios son inevitables en la era digital. Los precios de los ebooks deberían basarse en sus estructuras de coste y sus demandas, en vez de por comparación con los precios de los p-books. Una empresa que se dedique sólo al ebook tiene un funcionamiento radicalmente opuesto al de una editorial tradicional: partiendo de un precio medio de un p-book de 10$ [¡Suertudos americanos!], entonces el precio para la editorial es 5$ (siendo los otros 5$ los que cubren los costes de personal, espacio, etc., del librero, así como un beneficio para él de 50c). Los costos de papel e impresión serían de 1$, los royalties para el autor de 1,5$, los costes del editor (marketing, ventas, almacenamiento, logística y distribución) de 2$, dejándole un beneficio de 50c. [de esto diría que, en el caso español, es un poco creativo. El editor grande saca mucho más que ese 5% de beneficios, y el librero no cubre el 50% de los costes del libro ni de chiste, vamos]

Aproximadamente la mitad de estos costes desaparecen para el e-book dado que esos 4.50$ del vendedor final son innecesarios, lo mismo que el dólar en papel e impresión y esos 50c de almacenamiento y logística.

Este análisis situaría al e-book muy por debajo de la escala de precios de Amazon de 9,99$ y dramáticamente por debajo de los p-books [vale, salvo que la mayor parte de los libros siguen estando gestionados por editoriales tradicionales y distribuidoras que no van a tirar piedras contra su tejado y generarse una competencia destructiva]. Además, el precio podría adquirir formas nuevas: las obras que no fueran de ficción podrían venderse por partes, como p.e. la parte vegetariana de un recetario local, o sólo las lecciones precisas para un estudiante de toda una monografía. Las obras dentro de la larga cola se podría ofrecer en paquetes con descuentos llamativos para impulsar la demanda, la construcción de bibliotecas personales y la conversión de formato. Se podrían ofrecer productos adicionales para complementar el libro básico, tales como la biografía del autor.

Otra refrescante apertura de perspectivas: salir de la comparación constante ebook-pbook para centrarse en los hechos diferenciales y únicos de los ebooks: dividir la obra, nuevos formatos de precio, complementar y enriquecer la obra sin más costes que los que conlleva la producción de dichos complementos.

Este desarrollo se dirige hacia una reconfiguración de roles en la industria del libro. Los autores siguen siendo esenciales: los royalties por libro no deberían reducirse [¿y qué tal aumentarse?] por debajo de los niveles del p-book [España: el autor no cobra y hasta paga. YA-ESTÁ-BIEN] para ofrecer el incentivo necesario para canalizar las energías creativas hacia el ebook y no hacia otra parte. [...]

Amazon sufrirá de una competencia cada vez mayor por parte de nuevos vendedores online, alejados del modelo físico de los libreros, con cada vez menor salida, lo mismo que el de los editores de periódicos.

Los editores no desaparecerán, aunque su rol cambiará inevitablemente. Algunas actividades heredadas, tales como almacenamiento y logística se verán drásticamente reducidas, y terminarán por desaparecer. Otras, tales como la propia labor de edición y el márketing, cobrarán aún más importancia que ahora. La atmósfera de apocalipsis editorial que impera en tantos artículos oscurece inevitablemente el rol único de los editores como intermediarios en el descubrimiento y promoción de talento y contenido, por estar dicha editopocalipsis tan centrada en impresión y distribución. Hay vida más allá de la muerte de la imprenta para los editores, siempre que se produzca la necesaria adaptación, trabajando constructivamente con vendedores online y autores para asegurar que el libro y su lectura no son los perdedores definitivos de la revolución digital

Lo que más me ha sorprendido es que el CEO de una de las grandes editoriales mundiales sea más contundente que muchos de los partidarios del ebook. No pone fechas, ni hitos, ni evoluciones, y creo que conscientemente deja a un lado el p-book que va a sobrevivir. Lo más importante que aporta: abandonar el debate ebook-pbook (que se vuelve cada vez más estéril) en pos de nuevas perspectivas, cada vez más necesarias.

32 comentarios:

  1. Excelente artículo, pero no deja de resultar paradójico que tú mismo hayas cometido el error denunciado en el artículo cuando escribes:

    "vale, salvo que la mayor parte de los libros siguen estando gestionados por editoriales tradicionales y distribuidoras que no van a tirar piedras contra su tejado y generarse una competencia destructiva"

    Ese es precisamente el error a evitar. Los editores son intermediarios, y el único posible futuro para los intermediarios es Internet. Si no estás en Internet, no estarás en ningún sitio.

    Si el royalty del autor son 1,5$ y el editor gasta otros 1,5$ en marketing y ventas, el beneficio del editor serían 33 centavos (un 11% de los costes, como ahora) y el elibro se vendería por 3,33$

    Además, eso del marketing quedaría para los libros nuevos. A un libro de hace 20 años ya me dirás qué marketing le hacen, y por tanto sería todavía más barato (menos de 2 dólares).

    Entre la piratería y las webs de elibros en el dominio público (que los dan gratuitos), cualquier cosa que sea hinchar los precios, ya sea por codicia o por temor a la canibalización, o como si es por amor a los gambusinos, está condenada al fracaso.

    Más aún, los propios escritores terminarían por darse cuenta de que los editores les están haciendo la puñeta (con unos precios totalmente anti-competitivos para el elibro) y acabarían por pasar de los editores. Madonna y otros artistas famosos ya no tienen discográfica.

    ResponderEliminar
  2. Lo más importante: un editor es mucho más que un intermediario. Si no es más que un intermediario, llamarle editor es un error.

    Te pongo un ejemplo: http://www.elpais.com/articulo/cultura/Historia/secreta/Stieg/Larsson/elpepucul/20090614elpepicul_1/Tes

    Es un ejemplo como tantos otros del papel de un editor en la conformación del texto final. Claro, hay un abanico muy amplio de casos, desde un libro que sale directamente del procesador de textos del autor a aquél en el que el editor logra convertir una novela interesante en un éxito. Y en no ficción, otro tanto (incluso hay que decir que el editor interviene poco en no ficción en España, muchas obras serían más digeribles y útiles con un editor trabajando con el autor).

    El márketing es útil para cualquier obra, si lo entiendes en un sentido amplio. Por ejemplo, si sacan una colección de descatalogados, tendrán que comunicar que lo están haciendo, qué se puede obtener, etc.

    Dale la vuelta a la cuestión: si no encuentran el beneficio razonable, no se meterán y tendrás que leer ebooks de dominio público.

    No queda más remedio que termine por encontrarse un equilibrio

    ResponderEliminar
  3. encantado, por cierto. Añado tu blog a mi reader :D

    ResponderEliminar
  4. Igualmente encantado. Llevo siguiendo tu blog desde hace tiempo, es de los pocos que tengo sindicados en mi navegador.

    Desde luego los intermediarios dan valor añadido (si no ¿para qué están?) e incluso puede ocurrir, como dices, que un editor influya en la propia creación del libro. Nótese que yo no busco la eliminación de los editores, sino su adaptación.

    Como mínimo alguien tendrá que corregir las pruebas, si no lo hace el corrector contratado por el editor lo tendrá que hacer el propio autor. También están las traducciones. Ahora bien, si los editores no se adaptan, alguien asumirá sus funciones, ya sea el propio autor (que también puede contratar al traductor si el libro ha tenido éxito en su lengua original), ya sea la tienda online.

    No veo que sean posibles muchas vueltas de tortilla. Las discográficas eligieron no meterse en Internet durante años, y después se metieron con "timidez" (buscando en todo momento no competir con el CD), y así les ha ido. Mejor para todos (también para nosotros) si los editores no repiten sus errores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Parece que se dice en el articulo que el precio medio de los libros en papel es de 10 dolares. No se si es el autentico precio medio o bien es una cifra conveniente para hacer el desglose de componentes de dicho precio.

    En cualquier caso los e-libros recientes no bajan de 10 dolares y justo a ese precio los vende Amazon. Está clarisimo que lo que se pretende es evitar perjudicar a los libros de papel, en el bien entendio de que lo que se oferta con el e-libro es tan solo la inmediatez de compra y comodidad, pero el mensaje es que el verdadero libro es el de papel.

    Supongo que este rango de precios de los e-libros no molesta en absoluto a alguien que ha desembolsado sin despeinarse entre 400 y 600 dolares por un Kindle, pero es dificil imaginar que sea asumido por quienes se lo han tenido que pensar bastante mas para hacerse con algun aparatillo de tinta electronica o que ya leen habitualmente en una pantalla y se abastecen en las procelosas aguas de la digitalizacion amateur.

    Me parece que cuando las cifras de ventas por descargas electronicas superen a lo que mueve el libro de papel se va a producir una autentica inflacion de autores y titulos, ya que no habra manera de reducir los precios por debajo de la barrera psicologica de los 5 dolares y ello significara que muchos lectores habituales se las apañaran para obtener sus lecturas por la via informal. La "industria" se limitará a ordeñar al sector menos sensible al precio a la par que mas avido de novedades, estableciendose en una semana la ventana temporal de "vendibilidad" porque a partir de entonces cualquier cosa ya habrá aparecido libre de dueño.

    ResponderEliminar
  6. @Krigan: gracias, hombre. Mola ver el resultado del esfuerzo. En cuanto a la adaptación de los editores, es de lo que habla el artículo y lo que tengo razonablemente claro. No sé hasta qué punto va a ser costoso para las editoriales españolas una focalización en las tareas más "puras" de edición, pero creo que es imprescindible como medida para dar un sello distintivo a sus fondos en el nuevo mundo. Mucho más que corregir pruebas, sobre todo en algunos casos: dar forma y apoyar al autor. Como dije, lo veo más necesario en la no-ficción, para que los sesudos autores españoles consigan vender más de 200 ejemplares.

    Un buen editor no es más fácil de encontrar que un buen autor. Es un conjunto de habilidades diferentes aplicada a la misma pasión.

    Y ojo, que hablo desde el punto de vista del autor.

    @ Dubitador: yo diría que es un 10$_purparlé y, sí, A CORTO PLAZO Amazon tiene que poner ese precio (menos de la mitad que un best-seller, en cualquier caso) para no amenazar a su negocio de papel. Además de la inmediatez, si se consumen muchos libros al año (1-2 al mes, monografías y demás) el aparatico se rentabiliza en... ¿un año? Pero vamos, si otros montan e-ditoriales (siento el chiste horroroso) de cero y sin deudas con el papel, podrían amenazar con precios mucho más bajos.

    El principal problema que tienen (que tenemos) los dueños de lectores de ebooks que no son el kindle no es el precio de los ebooks, sino conseguirlos. No conseguir ebooks, sino los que precisamente nos interesan, a poco que sean específicos.

    Estoy de acuerdo con la inflacion de autores y títulos, pero no con la barrera sicológica. A menos que Amazon se salga con la suya, la competencia va a ser suficientemente feroz como para que, para vender, aquellos que estén en la larga cola tengan que bajar precisamente de ese precio. Eso, por no hablar de los descatalogados que se vuelven a poner a la venta, o que se escanean.

    Yo no veo ese automatismo de acabar en las redes de pares. Precisamente, si baja el precio, incluso de esos 5$, habrá más incentivo como para que más gente pague el precio, desde el respeto al autor a la inmediatez. Y si funciona lo suficientemente bien, creo que hay posibilidades de que se venda más que con los p-books.

    ResponderEliminar
  7. Es cierto que en algunos o muchos casos el editor es muy importante, pero no tanto la editorial.

    Yo creo que puede surgir la figura del editor independiente, y esto abarataría mucho los costes porque nos quitamos del medio a la editorial. El editor y el autor negociarían de tú a tú el reparto de los beneficios, o el editor cobraría un precio fijo por su trabajo.

    Yo creo que el marketing cada vez se va a volver menos importante porque la publicidad se está moviendo a Internet y lo que va a funcionar es el boca a boca y los blogs y páginas especializadas en crítica literaria, muchas de ellas escritas por aficionados y llenas de comentarios de los lectores.

    Los autores consagrados dependerán mucho menos de las editoriales y podrán vender sus libros directamente en sus páginas personales sin problemas. También pueden contratar a editores, correctores y traductores a su criterio.

    Lo que quedaría por resolver es como podrían hacer los autores nuevos para ser leidos por los críticos. Una respuesta obvia sería pagando, pero podría haber más.

    Yo creo que puede ser una oportunidad para que los autores se conviertan en los principales protagonistas del mercado del libro.

    ResponderEliminar
  8. Ahora que las copias se hacen solas, que la difusion se realiza por si misma, no hace falta ningun editor, ninguna editorial, ningun representante del autor. Todo lo que pueda necesitar el autor, cualquier servicio que éste solicite o use para producir y poner a disposicion sus creaciones, debe ir por cuenta suya y deberá remunerarlos en funcion del exito que sus creaciones obtengan.

    El cómo se va a conseguir que el autor, el verdadero autor, obtenga un redito es asunto que se nos escapa. A lo pronto lo mas que se nos ocurre es sugerir que, si el precio es insignificante y se facilita al maximio el proceso de buscar, encontrar y pagar, existirá un numero suficiente de clientes que paguen gustosamente por el servicio, que no por una determinada copia, pues se sabe que por otros medios cabe obtenerla practicamente sin mas.

    El sentido comun dice que incluso a un euro la descarga es facil predecir que puede bastar con que un solo usuario pague aquel euro y en el transcurso de poco tiempo aquella misma descarga aparezca mundial y gratuitamente disponible en las llamadas redes de pares. De ahí todo el asunto del DRM, o sea eso que han dado en llamar Gestion Digital de Derechos (de autor), o lo que es decir, algo que impida o frene la generacion de copias digitales. Por lo que se sabe hasta el momento la empresa propietaria de un sistema DRM cobra un 10% sobre el monto de la transaccion en la que esté implicado su sistema DRM. ¿No es maravilloso? el 10% por nada. Añadanse otros porcentajes para el llamado "editor", para el sistema de gestion de descargas, para el gestor de micropagos virtuales, y naturalmente las comisiones que puedan reclamar las entidades bancarias por permitir no sólo que salga dinero de las cuentas de sus clientes sino tambien por permitir la entrada de dinero en aquellas: permisos, permisos y mas permisos, copiar sin permiso... el permiso interminable.

    Está clarisimo que una descarga no puede salir a un euro o tendrian que producirse a millones para saciar a toda aquella caterva de "permitidores" reclamantes de porcentajes y todo ello en un contexto tal que la distancia entre la pantalla donde el autor ha pegreñado su obra y la de su lector se salva mediante un simple click.

    Nos preguntamos ¿cómo podrá vivir de su escritura un autor?. Pero ¿realmente es esa la pregunta? ¿realmente los autores viven de lo que escriben? ¿solo son autores los que logran vivir de lo que escriben? ¿tenemos el resto de nosotros, los que no somos escritores, asegurado un medio de subsistencia, una fuente de ingresos, un trabajo agradable y bien remumerado?

    ¿Por que debe preocuparnos tanto el asunto de los escritores? Sólo encuentro una respuesta y ésta es que los narradores son los chamanes de la tribu, los que crean y emiten los sortilegios que sostienen el mundo en pie y rodando. Los sacerdotes de las religiones, a la postre no son sino otra variedad de narradores.

    ¿Qué va a pasar si no se puede regular y administrar la circulacion de narraciones? ¿cómo lograremos saber cuales son las narraciones canonicas si desaparecen todos esos cobradores de porcentajes?

    Como decia JLCh, en otro post o comentario, los escritores, nuestros chamanes y sacerdotes laicos, tendran que buscarse el sueldo por otro lado, por ejemplo sirviendo copas en el bar de la esquina y sus emolumentos dependeran del reclamo que representen para los bebedores que acudamos a pedirles autografos mientras vacian la bandeja.

    La verdad, estoy harto, agotado, de todas estas cuitas respecto a gentes y engrudos para quienes no significamos nada mas que una cartera con piernas. Personalmente tampoco hice nada para que internet sea como es y lo que es, salvo comprar mi ordenador y pagar mi conexion de acceso bajo unas condiciones de contrato trufadas de imaginativas clausulas. En cualquier caso, atentos todos, como toda aquella caterva no pueda cobrar sus porcentajes el mundo se va a acabar.

    ResponderEliminar
  9. Dubitador, tengo que indicar que me has sorprendido. No esperaba un post tan beligerante en contra del autor profesional.

    Yo diría que se perdería mucho, porque por cada Pessoa que tenía la vida resuelta por otro lado y que tenía tiempo y espíritu para escribir, habrá mil que llegarán derrengados a sus pisos tras jornadas maratonianas, en condiciones draconianas y con jefes, clientes y compañeros absurdos como para encima regalar al potencial lector una historia motivadora o un verso que le deje los pelos como escarpias.

    Lo mismo soy un iluso, pero pienso que la Cultura (y empleo la mayúscula a conciencia, porque cuando los prebostes y paniaguados hablan de defender la cultura no hablan de lo mismo que yo) no tiene por qué ser un juego de suma cero y que el autor puede ganar tanto o más dinero que antes (nada? perder? en muchos casos) y el lector tener acceso a un precio más razonable que nunca a la cultura.

    Te pongo por caso: las colecciones descatalogadas. Ponerlas en circulación no es convertir un archivo. En muchos casos, sólo quedan fotolitos o, más probable aún, unas cuantas copias, que habrá que escanear y OCeeRrear. Eso tiene un costo, y descatalogado != dominio público.

    Pensar en que automáticamente una obra que ha llevado años y sacrificios va a acabar en la mula es condenar al aborto intelectual a muchas obras. Al contrario, pensar en que una obra acabe rindiendo a su autor un fruto comparable al de otros trabajos puede sacar a lo escrito de su trayecto hacia el abismo y, por qué no, asistir a una recuperación.

    No sé vosotros, pero con la vida que llevo lo máximo que logro leer es un libro a la semana, y muchas veces ni eso. Partiendo de esa base, de 20-40 libros al año en el mejor de los casos y años más planos con 10 ó 15 libros, decir que no me puedo gastar entre 30 y 120 euros al año, cuando en copas o en cine te fundes eso en...

    ResponderEliminar
  10. Respecto a lo del coste de digitalizar libros descatalogados hay un montón de gente dispuesto a hacerlo gratis, y de hecho muchos lo hacen.

    Yo me bajo montones de libros descatalogados o difíciles de encontrar con la mula.

    Yo ya se que soy raro, pero en novelas leo pocas novedades. Con la cantidad de obras maestras que me quedan por leer no quiero perder el tiempo con cualquier tontería que esté de moda este año. Además normalmente solo las novelas de las que se sigue hablando al cabo del tiempo son las que vale la pena leer, y para eso claro, tiene que pasar tiempo :-)

    Respecto al las novedades a mi no me parece tan difícil que un autor pueda vender libros a uno o dos euros.

    Si un autor vende cienmil copias de un libro por Internet y solo se lleva cienmil euros pues no es que me de mucha pena el hombre.

    Lo que hay que conseguir es que la compra sea muy cómoda como con el Kindle. Tampoco es difícil.

    Las donaciones voluntarias de los fans también pueden funcionar.

    Y luego siempre puede sacar otro tanto en las tertulias, conferencias, etc.

    ResponderEliminar
  11. a) las donaciones voluntarias se hacen a causas, no a cambio de un trabajo. Se mezclan conceptos y se entra en crasos agravios comparativos, porque por la misma regla de tres se podría ofrecer otro tanto a cualquier profesional.

    b) la intersección entre tertuliano mediático y autor es extremadamente reducida - de hecho, hay quien duda de su existencia

    b.1.) de conferencias vive un número de personas realmente limitado, por aquello de la economía de la atención, el caché y "yo tengo un amiguete". Yo tengo un cierto caché, pero entre el número de conferencias que doy al año y su cuantía media no podría pagarme las facturas, y eso que no son exorbitantes.

    b.2.) no entiendo esa persistencia en negar el beneficio económico del trabajo a autor o editor, sobre todo cuando no se afirma en un contexto de destrucción de las relaciones capitalistas o similar. Quiero decir, el programador produce algo tan intangible como un escritor, pero nadie pretende FORZARLE a que desarrolle por amor al arte. Y, como él, la plétora de profesionales del sector servicios, al menos los que no hayan logrado integrar cloroplastos en su mesodermis

    c) la digitalización de fondos descatalogados es uno de los puntos de entrada de las editoriales en el ebook, por la larga cola. Si hubiera una amenaza real de que los fondos de las editoriales (sobre los que mantienen derechos) llegaran a los circuitos P2P, me parece que sería dar poderosos argumentos en pro de un cambio de legislación y que se cepillara el derecho a la copia privada o su actual interpretación.

    No sé, me siento cada vez más reafirmado (y sólo :D ) en mi posición de negar la suma cero y afirmar el beneficio mutuo. El gratis total es tan extremo como el abuso reciente de discográficas o de algunas distribuidoras de libros. In medio virtus

    ResponderEliminar
  12. Claro que las donaciones voluntarias se pueden extender a cualquier profesional. Yo estoy más que dispuesto a recibirlas :-)

    Hay muchos proyectos de software que se financian con donaciones voluntarias.

    Y en el caso de los autores la causa es la misma que en el software: animarlos y darles facilidades para que escriban más libros.

    de conferencias vive un número de personas realmente limitado,

    ¿Y que?

    Como si no lo fuera el número de personas que viven de la literatura.

    pero entre el número de conferencias que doy al año y su cuantía media no podría pagarme las facturas

    ¿Sacas más dinero con tus libros?

    no entiendo esa persistencia en negar el beneficio económico del trabajo a autor o editor,

    No se niega, lo que se dice es que si el beneficio económico disminuye o desaparece no hay que hacer nada, y que se tienen que buscar la vida como todo hijo de vecino.

    Quiero decir, el programador produce algo tan intangible como un escritor, pero nadie pretende FORZARLE a que desarrolle por amor al arte.

    Y nadie pretende forzar al escritor a escribir por amor al arte. Si no quiere escribir que no escriba.

    Si hubiera una amenaza real de que los fondos de las editoriales (sobre los que mantienen derechos) llegaran a los circuitos P2P

    ¿Y no te parece una amenaza real que ya haya millones de libros en las redes p2p?

    Yo encuentro la mayoría de las cosas que busco. Y cuanto más conocido es el libro más probable es encontrarlo.

    Y sigues usando mal el término de la suma cero. Suma cero es cuando lo que ganan unos es lo mismo que lo que pierden los otros.

    El gratis total será extremo pero a mi me parece imparable.

    ResponderEliminar
  13. Sólo voy a comentar una de tus frases, Alfredo:

    "No se niega, lo que se dice es que si el beneficio económico disminuye o desaparece no hay que hacer nada, y que se tienen que buscar la vida como todo hijo de vecino."

    Es evidente que no consideras a la escritura (sea de ficción o no) como un trabajo. Ante eso no hay más que decir, claro.

    ResponderEliminar
  14. ah, alfredo, y sigues leyéndome mal: llevo un tiempo diciendo que la cultura NO debería ser un juego de suma cero.

    ResponderEliminar
  15. Claro que la escritura es un trabajo, pero la escritura de una obra no solicitada es un trabajo no solicitado.

    Y si no consigues ganar dinero por un trabajo que nadie te ha encargado pues te fastidias.

    Y cuando dices que la cultura no debe de ser un juego de suma cero estás usando mal el término.

    ResponderEliminar
  16. Si te bajas una copia de un libro de alguien, a todos los efectos lo estás solicitando. Si te lo lees fuera de los términos que había planteado su autor, adivina lo que estás haciendo.

    Y Alfredo, de verdad, no estás entendiendo lo de suma cero.

    ResponderEliminar
  17. Estoy de acuerdo con J.L.Ch.: en efecto, la "cultura" no es un juego de suma cero. Tal vez el término "cultura" sea un poco nebuloso tal como se utiliza habitualmente. Pero da lo mismo: para nuestros propósitos, podemos hablar de materiales audiovisuales y escritos, con o sin derechos de autor. Entonces, obviamente, los beneficios de los creadores no se anulan -o no deberían anularse- con las pérdidas de los usuarios, ni viceversa. De hecho, no sé mucho de matemáticas, pero tengo entendido que la inmensa mayoría de las actividades humanas son juegos de suma no-cero, porque se trata de situaciones complejas y con muchas variables, y por tanto nunca se puede decir que unos lo ganen todo y otros lo pierdan todo.

    La propuesta de Novoa de que los escritores vivan exclusivamente de sus sueldos como camareros, albañiles, profesores, etc. y de que no cobren nada por sus obras, me parece bastante simplificadora. Es engañoso decir que un escritor reliza un trabajo no solicitado: de hecho, una gran parte de los productos de consumo que se venden hoy en día no han sido solicitados en un principio, dándose el caso de que la propia oferta crea la demanda (a través de la publicidad, sobre todo); éste es un mecanismo básico de funcionamiento de los mercados, y no veo justo que se excluya de él a los escritores o artistas. Lo cual no significa, obviamente, aceptar las tesis extremas (juego de suma cero) de la SGAE, según las cuales deberían cobrarnos un canon hasta por comprar papel higiénico, ya que en él podríamos escribir textos de libros con copyright.

    Hay un caso en que se ve muy clara la necesidad de que el escritor cobre por sus obras: los libros de texto y los manuales científicos y universitarios. Claro que en este caso se trata de obras solicitadas por las autoridades e instituciones educativas, por los estudiantes y por los profesionales. Pero, ¿y los libros de ensayo y divulgación científica y humanística, que no son propiamente libros de texto ni manuales académicos, y que a priori no han sido solicitados por las autoridades educativas, pero que a menudo son tanto o más fundamentales para la formación académica y científica como los manuales canónicos? Los libros de ensayo y divulgación entran ya en el territorio de la creación literaria, pero no puede decirse en absoluto que sean superfluos, sino todo lo contrario. ¿Hay que entender que sus autores, a menudo científicos e investigadores que resumen y popularizan sus investigaciones de forma que sean accesibles al gran público, no deberían recibir ninguna retribución por este trabajo de difusión del conocimiento?

    ResponderEliminar
  18. Si te bajas una copia de un libro de alguien, a todos los efectos lo estás solicitando.

    Sí, pero al que tiene la copia que estás descargando. Igual que cuando te bajas un capítulo de una serie de televisión o cuando le pides al vecino que te preste un taladro o unas escaleras.

    Si te lo lees fuera de los términos que había planteado su autor, adivina lo que estás haciendo.

    Ni idea. La SGAE diría robar, pero está claro que eso es una tontería.

    pero tengo entendido que la inmensa mayoría de las actividades humanas son juegos de suma no-cero

    Exacto, es prácticamente imposible que la creación de contenidos culturales sea un juego de suma cero.

    La propuesta de Novoa de que los escritores vivan exclusivamente de sus sueldos como camareros, albañiles, profesores, etc. y de que no cobren nada por sus obras, me parece bastante simplificadora.

    Yo nunca he propuesto eso. Que cobren todo lo que quieran y puedan. Lo que digo es que si no consiguen vivir exclusivamente de la escritura no pasa nada y no hay por que cambiar las leyes para restringir libertades fundamentales. Además la gran mayoría de los escritores no viven exclusivamente de la escritura.

    una gran parte de los productos de consumo que se venden hoy en día no han sido solicitados en un principio

    Y si la gente no está dispuesta a pagar por ellos los productores se fastidian y ya está.

    Si la gente empieza compartir sus herramientas a nadie se le ocurre sacar una ley que prohiba compartir taladros, escaleras y destornilladores para evitarle las pérdidas a Leroy Merlin. Ahora mismo los puñeteros de mis vecinos tienen casi todas mis herramientas sin haber pagado por ellas :-)

    no deberían recibir ninguna retribución por este trabajo de difusión del conocimiento?

    En estos casos si se ve que no son capaces de conseguir una retribución, la retribución es necesaria para el mantenimiento de la producción, y los trabajos son de interés social entonces si se podría considerar el intervenir por ejemplo encargándolos igual que los libros de texto que mencionabas.

    En cambio si las obras se distribuyen por distintas vías incluida el p2p y no hay escasez obras de divulgación pues tampoco hay porque hacer nada.

    ResponderEliminar
  19. En España están pagándole al autor un euro por cada libro de 20 euros que se vende. Como vía de ingresos para los autores el sistema actual es cualquier cosa menos eficiente (un 5%).

    Por el contrario, en Lulu.com puedes publicar tu libro en forma de pdf (y también para impresión bajo demanda), y por un elibro de 1,25 euros recibirás un euro (el 80% del precio).

    El día en que Lulu.com, Bubok y similares permitan publicar en formatos Mobipocket y ePub, arrasan. El lector elige, libro impreso o elibro, y a un precio imbatible en este último caso.

    ResponderEliminar
  20. Krigan, tienes blog?

    Y por cierto, lo del 5%... es en un caso muy bueno. Muchos no cobran ni eso, cuando no tienen que pagar, como he venido comentando acerca de la figura del "simpático sinvergüenza" que me ofrecía publicar mi tesis más barato que nadie.

    El problema de algunas empresas de impresión a la carta es que no discriminan, y es lógico: las ganancias vienen de un catálogo lo más amplio posible. Sin embargo, esa falta de discriminación dificulta la visibilidad de obras que podrían venderse más. Eso, por no hablar de complejos de superioridad, "cómo me van a poner en la misma lista que a unos pelagatos".

    Además, el autor puede no requerir los servicios de edición (corrección ortogramatical, estilística, etc.), de manera que, si no es profesional de la redacción, la calidad objetiva no será en muchos casos la misma que la de las obras que pasan por un proceso de edición ortodoxo

    Finalmente, ¿80%? ¿Estás seguro? A mi me quiere sonar que, en términos medios, el % no es tan bueno.

    ResponderEliminar
  21. Pues lo de discriminar es bien fácil.

    No para la publicación, claro, pero sí para las listas.

    Las listas se pueden ordenar y filtrar como quieras.

    Además, el autor puede no requerir los servicios de edición

    Lo dices como si la posibilidad de elección fuese algo negativo.

    A mí lo de 1,25 por libro manteniendo los ingresos del autor me parece un camino correcto. Por supuesto la primera mitad de la novela o algo así debería de poder descargarse gratis, y por ejemplo al llegar a ese punto el cacharro te puede preguntar si quieres seguir leyendo y hacer el pago y la descarga inmediatamente sin molestias.

    Para competir con el p2p hay que hacer que la gente pague el eurillo y pico con gusto aun sabiendo que si se ponen un rato con la mula conseguirán bajarse el libro igual.

    Lo más complicado es decidir si DRM sí o DRM no, porque las dos opciones tienen ventajas e inconvenientes.

    Con precios muy bajos la resistencia al DRM puede ser menor sobre todo con las novelas, porque las lees y luego las borras y te da igual. Pero yo nunca pagaría un pastón por un libro con DRM.

    Los coleccionistas compulsivos seguirán usando el emule, pero no hacen daño a nadie porque nunca se iban a comprar cientos de miles de libros.

    ResponderEliminar
  22. De analista programador. ¿Por?

    ResponderEliminar
  23. Porque en tus post a este respecto no te he visto cerca de ponerte en el lugar del autor. Tú vives de algo tan intangible como el texto, pero entiendo que no te plantearías --corrígeme si me equivoco-- cobrar opcionalmente, o lo que le diera al cliente por pagar.

    También, que en un sistema capitalista como el nuestro el dinero no es sólo cantidad objetiva sino también símbolo: la peña no duda en pagar barbaridades por llevar la Y invertida como logo en su coche, pero considera que es tirar el dinero pagar un céntimo más de lo necesario en un entierro.

    Ojo, no me pongo en el otro extremo del péndulo: lo suyo sería facilitar de manera creativa el acceso a la cultura, pero también que la tarea dura de crear tuviera su recompensa en la tierra, con el pan en la mesa y eso.

    ResponderEliminar
  24. Yo trabajo casi siempre por encargo y después me olvido, y el cliente puede hacer lo que le de la gana con mi obra. Los derechos del software normalmente se los queda quien lo encarga y nadie más.

    Y sí que me podría plantear que el cliente me pagase lo que le diese la gana. Eso es muy normal en el mundo del software libre.

    Y trabajar por amor al arte y compartir los resultados con todo el mundo es también de lo más normal en el mundo de la informática.

    A los informáticos también nos piratean los programas y los ponen en el emule y aun no he visto a ninguno que pida un canon. Y aun encima si quiero grabar mi obra en un soporte le tengo que pagar a Ramoncín.

    Cuando todavía no se pirateaba ni la música ni las películas ni los libros ya se pirateaba el software a mansalva y nadie decía nada.

    La gente mira la relación coste beneficio. Si llevar la Y invertida te puede ayudar a tirarte a un pibón habrá a quien le compense.

    Yo creo que cada palo tiene que aguantar su vela, y el entretenimiento es una actividad como otra cualquiera. Por que tiene que proteger el estado a los que inventan cuentos y no a cualquier otro.

    Si dejo de poder vivir del software me buscaré la vida en cualquier otro sitio sin ponerme a patalear y seguiré creando software en mis ratos libres.

    ResponderEliminar
  25. Felicidades: envidio tu modo de vida coherente, de verdad.

    Salvo que entiendo que pactáis entre el cliente y tú un pago por tu trabajo, y que el cliente lo cumple.

    Otra cosa: piratear software SÍ es delito, según nuestro código civil. Otra cosa es que se aplique. Lo de que nadie decia nada... es sencillamente falso. Salvo por el hecho de que la piratería fue una ayuda bestial para el éxito de ciertas compañías, pero otras sí que trataron de hacerse oir.

    En cualquier caso, tú defines tu relación con tu trabajo. Cuando dices lo de "1 euro como mucho, porque de todas formas el ebook va a acabar en la mula", estás contribuyendo (en la teoría) a definir la relación de OTRA PERSONA con SU TRABAJO. Esa persona dice: si quieres leer mi obra, tienes que pagar X. Y lo que dices una y otra vez es que esas X no te convencen si superan el límite que defines por tu cuenta.

    Me vas a perdonar, pero no creo que aceptaras tan alegremente dejar de vivir de lo que entiendo que es algo más que trabajo para ti (¿me equivoco?), porque tus clientes decidieran pagar a 1 céntimo la hora de tu trabajo unilateralmente, que entregaras y pagaran eso porque es en lo que lo valoran. No sé si lo aceptarías, pero dudo mucho que lo hicieras de buena gana.

    Y a mí no me hables ni de Canon (que subvierte el principio de presunción de inocencia, un principio legal de orden superior al que define cada uno de los Cánones) o de subvenciones, que no són más que fábricas de paniaguados alejadas de criterios de mérito.

    De lo único que hablo una y otra vez es de que todos ganemos, que el autor se pueda ganar la vida decentemente (lo mismo que el editor) y que el lector tenga a su disposición la cultura de una forma muchísimo más accesible (sobre todo en lo económico).

    Si tu forma de ver el tema es mayoritaria (y me temo que como poco minoritaria no es), el ebook en español va a tardar en despegar lo suyo. Eso, y/o se darán más argumentos a los malignos sgaeáticos para seguir presionando al gobierno, que cambien la ley y nos fastidiemos todos.

    ResponderEliminar
  26. SÍ es delito, según nuestro código civil. Otra cosa es que se aplique.

    Será según el código penal, y eso es una vergüenza.

    Las leyes que se hacen para no aplicarlas son perversas.

    Lo de que nadie decia nada...

    Me refiero a los programadores (que casi sin excepción pirateamos todos). Los que hacen ruido son los de la BSA que representa solo a grandes multinacionales extranjeras y tienen en contra al resto.

    estás contribuyendo (en la teoría) a definir la relación de OTRA PERSONA con SU TRABAJO. Esa persona dice: si quieres leer mi obra, tienes que pagar X. Y lo que dices una y otra vez es que esas X no te convencen si superan el límite que defines por tu cuenta.

    Hombre, eso por supuesto. Igual que cuando compras cualquier cosa.

    Si un agricultor me quiere vender un pimiento y me dice que tengo que pagar X, si esas X no me convencen porque superan un límite que defino como me da la gana pues no se lo compro y punto. Eso es elemental.

    porque tus clientes decidieran pagar a 1 céntimo la hora de tu trabajo unilateralmente, que entregaras y pagaran eso porque es en lo que lo valoran.

    Si pudiesen hacerlo lo harían porque ellos valoran mi hora de trabajo en 0,0 céntimos. Eso fue lo primero me enseñó mi jefe cuando empecé a trabajar.

    Si pasase eso me buscaría otro modelo de negocio que funcionase, igual que elegí este por la razón de que funciona.

    De lo único que hablo una y otra vez es de que todos ganemos, que el autor se pueda ganar la vida decentemente (lo mismo que el editor) y que el lector tenga a su disposición la cultura de una forma muchísimo más accesible (sobre todo en lo económico).

    A mi eso me parece muy bien.

    Y yo de lo que hablo una y otra vez es de que eso lo tienen que conseguir autores y editores ellos solitos, y si no lo consiguen se joden y punto.

    ResponderEliminar
  27. Si acaban por dejar de producir, no son los únicos que se joden

    No sé, tanta, TANTA insistencia en conseguir gratis o de saldo los libros me parece incoherente con alguien que supuestamente ama los libros. Esa última frase "eso lo tienen que conseguir autores y editores ellos solitos, y si no lo consiguen se joden y punto", cuando lo que insistes una y otra vez es que, si te apetece, les pagarás lo que a un músico tocando en la calle, es muy reveladora.

    Lo que más miedo me da es que intuyo que eres mucho mejor representante de la mentalidad española que yo.

    ResponderEliminar
  28. Además con lo que Krigan y yo decimos seguro que los autores ganan mucho pero que mucho más, porque ahora pagar 20€ por un libro que no sabes si te va a gustar te tira muchas veces para atrás (o buscas a un amigo que lo tenga para pedírselo prestado), pero pagar un eurillo y pico por leer la segunda mitad de un libro que te está gustando es algo a lo que te puedes animar mucho más fácilmente.

    Si el autor cobra lo mismo por copia pero vende muchas más copias no veo yo donde está el drama.

    ResponderEliminar
  29. No sé, tanta, TANTA insistencia en conseguir gratis o de saldo los libros me parece incoherente con alguien que supuestamente ama los libros.

    Pues yo no lo veo incoherente. Cuanto más baratos más puedo comprar sin que se resienta mi economía.

    Yo es que no me creo para nada que vaya a dejar de haber libros, eso son cuentos para asustar como han hecho tantas veces con la música y el cine.

    Ha habido años que me he dejado más de 500€ en libros, y para mí eso es dinero.

    ResponderEliminar
  30. Sí, tengo blog y has tenido varios enlaces al mismo todo el rato delante de tus ojos. Sólo tenías que pulsar sobre mi nick en la cabecera de cualquiera de los mensajes que he escrito ;-)

    Te pongo aquí la dirección para más comodidad:

    http://krigan.wordpress.com

    Es fácil diseñar una web donde destaquen las obras que más éxito tienen, se ha hecho miles de veces (los más votados, los más vendidos, el que compró este también compró estos, etc). Los complejos mejor dejárselos en casa si quieres vender algo, lo que sea.

    Homero no creo que tuviese ningún editor.

    Sí, es el 80%.

    Sobre el DRM: es siempre un error, disminuye el valor de lo que vendes y no detiene a nadie que desee poner la obra en el p2p. Si vendes con DRM lo único que consigues es perjudicarte a ti mismo y perjudicar a los que te compran. Las discográficas ya han dejado de vender con DRM.

    ResponderEliminar
  31. Krigan, a mí tampoco me gusta el DRM, pero hay una diferencia con la música.

    Las canciones suelen escucharse bastantes veces, por lo que a la gente le gusta conservarlas, pero las novelas normalmente se leen una sola vez y luego pierden casi todo su valor para el que las compró, igual que las películas.

    Mucha gente baja películas y series de las redes p2p, las ve y las borra.

    Si pasa eso con los libros a la gente le puede importar poco el DRM, pero para eso tendrían que tener un precio como el que hablabas, y que si quieres volver a leer un libro dentro de 10 años no te importe volver a pagar.

    Lo que pasa es que si te gusta mucho un libro no lo vas a querer con DRM y los libros técnicos y de referencia tampoco.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...