lunes, junio 01, 2009

Fracaso del Tablet PC: ha sido el software

James Kendrick ha posteado hace unos días una de sus aportaciones más interesantes de los últimos tiempos: When is a tablet PC not a tablet PC.

Me parece un ejemplo lo suficientemente bueno como para traducirlo:
Esta mañana empleé 5 horas en la consulta del médico con pruebas de rutina, y me dio la oportunidad de observar cómo se llevaban a cabo. Mi médico tiene mucho contacto con la tecnología, y usa un tablet Fujitsu Lifebook en su consulta. Observé como recorría la consulta con el lifebook en la mano, y era frecuente poder observarle de pie, con el lifebook al lado, tecleando lo que fuera. El problema reside en que el fujitsu es un gran tablet pc... pero mi médico lo usaba como portátil estándar todo el rato.

Hablé con él acerca del tema, dado que conoce mi blog. De hecho, me indicó que mis posts acerca de mi ataque al corazón están entre los 10 primeros resultados de googlear su nombre. Le pregunté por qué no usa el fujitsu en modo tablet, y le entró la tristeza. Le gusta el tablet pc y disfruta usándolo con lápiz, lo cual tiene mucho sentido pensando en cómo trabaja de pie. El problema que ha tenido es el software que usa en su consulta: aunque está escrito para tablet, no es fácil que el usuario pueda modificarlo. El software usa plantillas para todos sus módulos, y esas plantillas no encajan con su forma de ejercer la medicina usando un tablet pc

Esto le molesta de verdad, dado que escogió un producto (no recuerdo cual) para usarlo con el tablet pc. Me comentó que, al principio, gastó un montó de tiempo tratando de usar las plantillas con el tablet, y finalmente tuvo que rendirse ante la evidencia de que no era práctica. Le molesta todo el tiempo tener que usar el convertible como un portátil estándar debido a esas plantillas. Me dijo que quizás algún día se gaste una buena suma en contratar a un desarrollador para que modifique todo el sistema pero que, si lo hace, se arriesga a tener que buscar soporte por su cuenta para esta modificación.

Me parece que esta situación se repite más de lo que imaginaba, y ayuda a explicar por qué el tablet pc no se está usando incluso en nichos verticales en los que, en teoría, encaja muy bien.

El software, damas y caballeros: las herramientas que hacen de un ordenador algo útil, y que permiten medir su utilidad. Lo más significativo de todo es que Microsoft invirtió una fortuna en el desarrollo de las tecnologías básicas de tablet PC, que muchos fabricantes apostaron fuerte por estos productos... pero ese pequeño detalle, el software concreto que le sacara rendimiento a las capacidades extras que tan caras salen, no se ha terminado de materializar.

El tablet pc puede que esté para quedarse, pero como minoría nada significativa. Comparado con lo que podía haber supuesto para mis sectores (educación e i+d), no es sino una pálida sombra de lo que podía haber sido. En las aulas, por ejemplo, habría sido algo mucho más apropiado que un portátil normal: la escritura a mano es mucho más intrusiva que el teclado tanto para el alumno como para el docente, y la pantalla no es una barrera entre el alumno y el profesor. Es más, yo diría que el tablet no invita tanto como el portátil a "salir de clase": a irse a tal o cual página, a yonquis.com, a forocoches.com o a cualquier otro sumidero de tiempo personal.

En i+d, tres cuartos de lo mismo: si no eres un desarrollador, te tienes que limitar a lo que hay. Y lo que hay está bien, pero no acaba de encajar en muchos nichos en los que tenía el potencial de marcar la diferencia. Como sabéis los que me seguís desde hace tiempo, yo uso tablet en investigación, en momentos puntuales para entrevistas o grupos de discusión. Y me aporta una ventaja decisiva: sincronizar el audio de la sesión con las notas. Eso lo hago con las herramientas estándar, pero estoy convencido de que tendría muchas más posibilides con el software o las funcionalidades adecuadas.

La lección del tablet es esencial para los ebooks: después de inversiones decisivas en desarrollar el aparato, el software y sus funcionalidades son los que marcan la diferencia. Y eso es algo que parece que sólo Amazon (y en menor medida Sony) ha entendido

11 comentarios:

  1. Me voy a centrar en este punto tuyo:

    "En las aulas, por ejemplo, habría sido algo mucho más apropiado que un portátil normal: la escritura a mano es mucho más intrusiva que el teclado tanto para el alumno como para el docente, y la pantalla no es una barrera entre el alumno y el profesor."

    En las pruebas hechas en la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura se han descartado los tablets precisamente por ser incomodos para escritura a mano. Escribir encima de uns pantalla de cristal no es cómodo para recoger apuntes a diario ni enseñar a escribir a niños de primaria. Por mucho que Microsoft lo intente en Aragón.

    El lápiz se resbala si coges mucha velocidad y las sensaciones no gustaron nada. Si le sumas el incremento de precio y como mencionas la ausencia de software, ya lo tienes todo para que no triunfe.

    ResponderEliminar
  2. Ojo, permíteme albergar una duda razonable: la junta son pro linux a saco, y en linux no hay software para tinta-e de tablet. Sí, hay drivers para las wacom, pero no hay nada parecido al software del xp tablet edition o de vista.

    Yo me atrevería a decir que los problemas en Aragón no dependen del hardware, sino de la infraestructura. O sea, este tipo de dispositivos dan de sí en el entorno adecuado, y eso no es fácil de implantar.

    Yo llevo con tablet desde 2004. Puedo decir que es perfectamente cómodo para tomar apuntes o notas de entrevistas. El lápiz no se me resbala, y de las sensaciones no puedo hablar, porque no las comparto. De hecho, me parece que en las aulas es muy preferible a los portátiles normales, por una razón: para escribir a máquina, máxime si no sabes, tienes que consumir mucha más atención que escribiendo a mano, puesto que tienes que coordinar las dos manos y sin mirar. No lo digo yo, es un criterio bastante generalizado. Para tomar apuntes, por lo tanto, me parece aberrante (por no hablar de lo que implica la pantalla levantada, buena barrera para que el alumno ceda más a la tentación de salir de clase e irse a algún sitio de internet)

    Eso sí, todavía me parece más aberrante que a los niños pequeños se les enseñe a escribir con nada que no sea lápiz y papel

    ResponderEliminar
  3. Noticia Jose Luis:

    El infatigable sr. Latasa ha convencido a Diario de Navarra para que el iLiad sea algo asi como el Kindle3 europeo.

    http://www.lectoreselectronicos.com/index.php?name=News&file=article&sid=83

    ResponderEliminar
  4. Las cosas como son, Ignacio se lo está currando con una fe a prueba de bomba. Para contenidos de periódico, el tamaño del Iliad me parece el mínimo imprescindible. Sólo faltaría que IREX se curraran de una vez las partes que les quedan de software para sus modelos para que le dieran ciento y ralla al kindle.

    Pero vamos, nada como tener a n editoriales agarradas de... para tener un buen catálogo de ebooks. Afortunadamente, ésa no puede ser la situación aquí

    ResponderEliminar
  5. Uy! Dije Jose Luis :-((
    Hmmm, en parte, cosas de la velocidad y los efectos de la sobremesa.
    Excuse-me

    ResponderEliminar
  6. Yo no tengo nada claro que el culpable del fracaso haya sido el software.

    Los mayores problemas que veo son:

    Poca autonomía. Las baterías no duran una jornada de trabajo.

    Los aparatos son pesados y voluminosos.

    El precio.

    La fragilidad.

    Y después que casi siempre son aparatos complementarios para gente que tiene que trabajar de pie durante bastante tiempo, pero no sustituyen a un portatil o a un ordenador de escritorio, por lo que tienen bastante de artículo de lujo para la mayoría de la gente.

    Si se solucionasen todos estos problemas los tablet PC podrían tener más usos como por ejemplo el de lectores de libros electrónicos o de agendas de mesa o incluso como folios electrónicos para no usar la impresora. Para esto tendrían que tener el precio al que estemos acostumbrados a pagar por un capricho.

    Por cierto, que solo falta una semanita para que salga el Kindle DX.

    ResponderEliminar
  7. La autonomía es la de un portátil de gama alta (4-5 horas), el peso idem (1,5kg.). No olvidemos que son portátiles con bisagra diferente, con digitalizadora wacom y una capa de software específica.

    No tienen nada que ver con los desarrollos actuales, porque fueron concebidos antes y para otros propósitos

    ResponderEliminar
  8. Para mi escribir a máquina requiere mucha menos atención que escribir a mano. Puedo escribir a máquina sin mirar al teclado ni al monitor sin problema, pero nunca se me dio bien hacer lo mismo a mano.

    Además la escritura a máquina es muchísimo más rápida y cansa menos las manos.

    El problema del teclado son los gráficos y las fórmulas matemáticas.

    Pero a mi lo que me parece aberrante es ir a clase a tomar apuntes.

    Yo creo que los niños deberían de aprender a escribir a mano y a máquina al mismo tiempo y muy pronto dejar la escritura a mano solamente para las notas de la nevera.

    No es justo comparar la atención que le requiere escribir a mano y a máquina a una persona que sabe escribir a mano y no a máquina. Es bastante obvio.

    Yo creo que un adulto que escribe a máquina usando dos dedos es como un adulto que tiene que usar un canuto para dibujar una O. No puede ser que un niño acabe la primaria sin escribir perfectamente a máquina.

    ResponderEliminar
  9. 4 o 5 horas con la batería nuevecita, pero a los 6 meses la cosa ya baja bastante.

    Y para muchas cosas 4 o 5 horas no llega.

    ResponderEliminar
  10. La coordinación de una mano escribiendo o de dos tecleando no es algo que lo diga yo, es un tema muy asentado en pedagogía y en comunicación. Se necesita más concentración - aunque parezca lo contrario - en el tecleado que en la escritura a mano. Piensa que el lápiz exige actividad a un hemisferio del cerebro y el teclado a las dos. Luego interviene la diversidad de "muscle memory" - bidimensional en el caso del teclado, de trazo en el caso del lápiz.

    Ir a clase a tomar apuntes es una aberración. Escuchar una clase sin tomar notas es otra, porque las notas adecuadas refuerzan la memoria a corto plazo y el resultado es muy importante para la preparación de la asignatura.

    Eso, por no hablar de la barrera que supone una pantalla levantada, enorme error que todavía no se ha terminado de asumir.

    ResponderEliminar
  11. Si estás tomando alguna que otra nota o subrayando tampoco tiene mayor importancia que sea a mano o con teclado/ratón.

    Yo no tengo tan claro que el teclado obstruya más que el lápiz.

    Habría que ver que dominio del teclado y de lápiz tenía cada uno y también hay que tener en cuenta que el teclado te deja mucho más tiempo libre porque como mucho se necesita la mitad de tiempo que para escribir a mano, y es bastante fácil triplicar o cuadruplicar la velocidad de una mano.

    Además mayor concentración tampoco tiene por que ser malo porque lo que aprendes al tomar notas viene de la concentración.

    Yo no creo que la pantalla levantada sea una barrera si la mesa tiene una altura apropiada, y menos con los miniportátiles.

    También hay que tener en cuenta que para escribir a mano hay que agacharse bastante y mirar muy hacia abajo. Agacharse es una forma de esconderse.

    Con una pantalla vertical el movimiento de cabeza, cuerpo y ojos para pasar del profesor/pizarra a la pantalla es mucho menor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...