lunes, febrero 06, 2006

¿Por fin lectores con e-ink en 2006?

1. Antecedentes
La tecnología de la tinta electrónica es todo menos nueva. Como podéis ver en la entrada de la wikipedia, llevan trabajando en el tema desde los 70. Esta entrada no es de las más potentes de la wikipedia y conviene complementarla con el link anterior de howstuffworks y con la documentación básica de eink corp. Esta empresa, junto con Phillips, llevan amenazando desde (que yo recuerde) 2000 con que cada año "es el año de la e-ink". Sin embargo, este puede ser de verdad, de verdad de la buena, el año del despegue de la e-ink, una tecnología que, a mi modo de ver, tiene un potencial la mar de sabroso de revolucionar a lo largo y ancho del mundo.
Para los que no lo conozcáis, el principio de la e-ink es una reinvención del principio básico de representación gráfica de información digital desde una nueva óptica.

Tenemos una matriz de puntos que se activan por carga eléctrica. Es el mismo principio abstracto que LCD o TFT, por poner dos ejemplos. El salto substancial que ofrece e-ink reside en que se trata de una doble película de plástico que encierra millones de microcápsulas rellenas de dos pigmentos y que se orientan por carga eléctrica.
¿Los inconvenientes? El refresco de "pantalla" es de momento lento, medio segundo para los dispositivos de última generación.
¿Las ventajas?
  • Una vez que se configura la matriz de microcápsulas, no necesita corriente para mantenerse en ese estado. El gasto de energía, por lo tanto, es extremadamente pequeño.
  • No necesita retroiluminación para que sean visualizados sus contenidos
  • (a+b) = experiencia de visualización y lectura de contenidos digitales semejante a la del papel impreso por una impresora laser antigua (150dpi)
Como podéis ver en este interesante artículo de fondo,
Los estudios sobre lectura online demuestran que es un 30% más lenta que la lectura en papel, y la experiencia más común se resume en que es más agotadora... principalmente debido a la pobre resolución, el bajo contraste y, en el caso de los CRT, el parpadeo. [...] No hay duda de que un display que resolviera estas tres cuestiones tendría un alto valor de mercado.

2. librie
El librié de Sony fue el primer producto comercial que utilizaba esta tecnología para un dispositivo de lectura. Sony, como en tantos de sus productos, innovó, y mucho, y a su manera: ofreció algo que nadie más ofrecía, y trató por n-sima vez de enganchar al consumidor con sus formatos propietarios, cerrados y no.
En este caso se trataba del fastuoso formato BBeB, completamente incompatible con otros dispositivos que no sean el propio librie. Personalmente, creo que el tema de sony con los formatos es un rollo religioso y hasta talibán porque, si no, que me expliquen cómo persisten metiéndose torta tras torta: videos beta, memory stick, etc.
En cualquier caso, sólo tardíamente salió el firmware del bicho con el SO en inglés, y encontrar un conversor desde formatos extendidos de texto al despreciable BBeB era un tema titánico hasta hace poco. Aquí podéis encontrar información para convertir al formato satánico PDFs, txt. etc. En cualquier caso, entiendo que pensaron en dos perfiles de clientes: a) geek, capaz de enredar y buscar en Internet hasta dar con el chiste del librie y hacer lo que le viniera en gana b) gilipollas, dispuesto no sólo a comprar el vistoso aparatito sino también los libros a los precios y conveniencias de sony.
Obviamente, casi nadie en occidente conoce el librié. Otra torta a engrosar la larga lista de sony.


3. Reader
No todo está perdido. Aparentemente, sony ha aprendido la lección y amenaza con sacar para todo el mundo (no sólo japón) el librié 2, ahora llamado simplemente reader (features, especificaciones). Si bien sigue ofreciendo su mierda de formato BBeB (entiendo que para montar una e-librería como la Apple iMusic Store), también permite leer PDF, (entiendo que txt, aunque no es seguro), JPG... de hecho, más allá de la tradicional imbecilidad con los formatos, el problema del librié fue de concepto: atarse, por sus dimensiones físicas, al concepto libro. En efecto, el reader es un dispositivo para leer con una comodidad sin precedentes. Por lo tanto, en él se podrán leer libros... y feeds RSS, y tus documentos, y sitios web offline, y periódicos... Además, se podrá escuchar música, para no cargar con un lector de documentos y un reproductor de audio.

4. Mi experiencia
Comencé mi andadura hacia un dispositivo alternativo/complementario al libro con mi palm m505, que en paz descanse. Su display de cristal líquido no daba para mucho, y subjetivamente puedo decir que tanto pixelazo no era lo más cómodo para leer, al menos no para leer textos largos.
De hecho, el tamaño físico de pantalla y la anchura y altura de caracteres me ha resultado esencial para la bondad de la experiencia lectora. Mi siguiente, y actual dispositivo, ha sido un sony clié TJ37, de más resolución que el anterior. Me he tragado libros enteros (Heinlein, por ejemplo), y otros os dirán que se puede hacer. Sin embargo, añade al caso anterior el problema de que, al ser TFT, la pantalla está retroiluminada y, por lo tanto, el cansancio visual aumenta. Por lo demás, creo que una pantalla QVGA es insuficiente para leer grandes cantidades de texto, porque el scroll continuo supone un desgaste severo de la atención.
Finalmente, la dell Axim x50v de mi mujer. El tamaño físico de la pantalla es más adecuado, la pantalla en sí es de una calidad mayor y, sobre todo, tiene una resolución VGA. Mi mujer dice que lee con bastante comodidad y mi corta experiencia con esa máquina lo corrobora.
Sin embargo, mientras espero que salga mi ansiado dispositivo e- ink, se me ha ocurrido hacer una prueba para comparar. He cogido un libro del proyecto gutenberg (la guerra de los judíos, de Flavio Josefo), he pasado el txt a LyX (hay versiones para Windows y Mac de este brutal procesador de documentos), le he añadido capítulos y he indicado que el documento se va a imprimir a DinB5 (8 minutos), he imprimido un pdf y de ahí a impresora, guillotinado y encuadernado con gusanillo (2,2 euros).

Más cómodo incluso que un libro normal, porque puedo doblarlo por completo y leerlo con una sola mano. La calidad es por completo equivalente a la de imprenta gracias al motor LaTeX. Cuando acabe de leerlo, pretendo hacer bookcrossing con él, pero eso es otra historia que contaré en próximos días. En cualquier caso, más cómodo que la dell, y tengo acceso a la misma cantidad de documentos. No pretendo imprimir todo lo que quiera, porque va tanto en contra de mis principios como en contra de criterios básicos de utilidad.
En principio estaré jugando entre la PDA y mis auto-libros hasta que salgan al mercado los dispositivos de lectura basados en e-ink.
Y sí, he empleado el plural, y completamente a sabiendas. En próximos días hablaré de la creciente y emocionante competencia al reader de sony.
En cualquier caso, no odio el libro como concepto, muy al contrario. El conjunto libro + sillón + calor sigue siendo uno de mis escenarios preferidos para acabar un día.
Trabajo con libros y documentos. Tengo que usar multitud de referencias. Soy un tanto conservacionista y me repele la idea de imprimir, leer y acumular papel o, peor, tirarlo. No me queda más remedio que leer documentos extensos/complejos en pantallas retroiluminadas, estoy completamente acostumbrado pero no por ello deja de cansarme. Espero no ser el único que va a recibir con los brazos abiertos a un dispositivo basado en e-ink.

El fallo conceptual que estoy seguro frena el interés y la atracción por los dispositivos de lectura estriba, precisamente, en denominarles ebooks. Eso genera de inmediato resistencias por resonancia ("Yo no puedo prescindir de los libros", "el tacto de los libros", etc.) que a un amplio perfil de potenciales usuarios les toca la fibra sensible y les aparta de indagar más al respecto.
Por otra parte, un "dispositivo para lectura de documentos sin retroiluminación" es un término arcano o, como poco, gris y poco atractivo. ¿Quién, más que los frikis absurdos, querría comprarse un cacharro así, y por qué? ¡Hace falta un gancho!
La presentación adecuada del concepto es crítica para que supere la barrera friki. Una analogía quizás válida: Si Tablet PC no pretende sustituir al teclado + ratón con el lápiz, un eReader no pretende sustituir al libro porque, de hecho, es un dispositivo para leer con una comodidad semejante a la del papel: libros, documentos propios y ajenos, feeds RSS o blogs enteros, foros... La forma del librie y su hijito el Reader confunde más aún, porque es comparable a la de un libro de bolsillo.
Si os fijáis, los de Sony han sido más listos que yo: no hablan de eBooks en ningún momento. No amenazan con sustituir al libro. Su nombre, reader, es mucho más eficaz y atractivo que "dispositivo para lectura de documentos sin retroiluminación".
Puede que, después de todo, éste sea el año en el que eInk pasó a ser una realidad comercial viable. El año en que empezamos a salvar árboles y a tener una nueva relación con los documentos escritos. Veremos.


1 comentario:

  1. Excelente artículo, muy instructivo. Mi experiencia es con dispositivos PDA, tengo una Zire72 y soy recurrente lector de ebooks, utilizo un programa gratiuto para tal fin: PalmFiction con el que puedes poner el fondo de la pantalla negra y las letras blancas con lo que la fatiga visual disminuye notablemente.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...