miércoles, enero 11, 2012

La máquina de escribir digital de AlphaSmart, por Ricardo Villalba (I)

Hace unas semanas un lector de tinta-e empezó a hablarme de que habíamos coincidido en el concepto de máquina de escribir digital, con la salvedad de que él lo había llevado a la práctica. Se llama Ricardo Villalba, y ha tenido la amabilidad de generar un texto que va a ir apareciendo en tinta-e en tandas. La review que hace de su AlphaSmart Dana es muy completa, y yo me he quedado con la copla de la falta de distracciones por encima de todo. Sin más, os dejo con su review
___________________


Mi nombre es Ricardo Villalba, trabajo en el área de Humanidades y soy lector regular de tinta-e. Me gustaría compartir mis experiencias con un dispositivo que si bien ya data de varios años es poco conocido: se llama dana y es producido por la empresa AlphaSmart.

Básicamente se trata de un teclado con una pantalla no retroiluminada (como la de las calculadoras) que corre el sistema operativo Palm. El teclado es bastante cómodo. La conexión con el pc es de lo más sencilla. Utiliza tarjetas de expansión. Dispone de wifi y se pueden hacer cosas básicas con el navegador.

En cuanto al tamaño, el dana es relativamente grande. Similar a una notebook y más o menos con el mismo peso. Las dimensiones, aproximadamente, son de 31cm x 22 cm. La pantalla tiene un leve ángulo de inclinación respecto al teclado de modo a facilitar la visión. La pantalla mide aproximadamente 5.5 cm x 19 cm.

Naturalmente, el punto principal con este aparato es la pantalla. O mejor dicho, si he adquirido un aparato como este no lo he hecho sino porque su pantalla no posee retroiluminación y, en teoría al menos, permitiría trabajar tan cómodo como si de papel se tratase. Ahora bien, la pantalla tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles. En relación a los últimos hay que decir que trabajar con poca luz es casi un suplicio con la pantalla: debe uno estar buscando como cuasi ciego los símbolos en la misma. Básicamente se trata de que la pantalla debe estar en un ángulo correcto respecto a la fuente de iluminación y sólo desde el mismo puede ser aquella puede ser plenamente legible. Además, como la pantalla es bastante larga, horizontalmente hablando, muchas veces la luz es suficiente para una zona pero no lo es para otra. En ambientes donde la iluminación no es la óptima, la pantalla del dana parece evadir la luz y lanzar al usuario a una experiencia tenebrosa en el sentido más propio del término. El color de la pantalla es de un tono verdoso que, junto con las letras en negro no favorecen un óptimo contraste. A pesar de todo esto, cuando uno ha encontrado un lugar relativamente cómodo (en un entorno con luz artificial), entiéndase, en un ángulo donde la luz llega correctamente y permite la plena legibilidad de la pantalla, la experiencia es superior a la de estar frente al lcd de la pc. Pero no se trata sólo de que la pantalla del dana tenga problemas con la iluminación artificial sino, además, que emite reflejos. Inicialmente, cuando vi por internet las pantalla del dana pensé que estaba frente a una pantalla similar a la de mi viejo (pero aún no jubilado) blackberry 6230, aparato que compré justamente como una especie de alternativa barata a la tinta electrónica. Pero cuando comparé ambas pantallas me di cuenta que la del blackberry, es completamente opaca, como la de un kindle mientras que la pantalla del dana es brillante, supongo, como la de algunos modelos de ereader de sony. El otro gran problema, pues, respecto a la pantalla del dana es que la misma sí presenta unos reflejos pavorosos. Es un cristal prácticamente idéntico al de cualquier tablet convencional. Esto quiere decir que el ángulo en el cual se ha de trabajar debe ser más cuidadosamente seleccionado aún cuando se está al aire libre.

Ahora bien, ¿cuál es el verdadero punto fuerte de la pantalla del dana? La respuesta es muy sencilla: al aire libre, la pantalla del dana es óptima. Es cuando uno está, por ejemplo, en un parque, o en cualquier sitio donde la luz natural llegue generosamente, donde la pantalla del dana se presenta con un aspecto que invita al trabajo y garantiza la ausencia de incomodidad para los ojos. Para quienes han sufrido lágrimas en los ojos por el brillo de su pda, notebook, pc, etc. la escritura y edición digital de un texto en el dana al aire libre se presenta como una ocasión para volver a soltar unas lagrimillas, pero de alegría. Las mismas lagrimillas que muchos han sentido al leer un libro en pdf en la pantalla del kindle y no en la del pc. De manera que la pantalla del dana tiene sus puntos débiles y sus puntos fuertes. Y si se agrega que el dispositivo puede adquirirse, usado, en amazon o ebay por menos de 100 dólares (concretamente, yo lo adquirí por 52), el balance final es positivo sobre todo porque no hay, a la fecha, una alternativa similar.

Otro punto positivo del aparato es su teclado. Es claro que si el teclado no fuese mínimamente decente la experiencia con el dana se vería afectada y se tendría un aparato que no cansa la vista y permite trabajar al aire libre pero que es una tortura para los dedos. Afortunadamente, no es el caso. El teclado del dana es bastante cómodo. Puede ser superado por muchos otros teclados, pero en general creo que ha de ser calificado como excelente.

El teclado del dana permite utilizar acentos y ñ pero ello no significa que sea cómodo hacerlo (y cuando digo esto pienso sobre todo en la ñ la cuestión con los acentos creo que más bien es cosa de hábito, si bien se presiona una tecla más que en el sistema tradicional). Para acentuar una letra se presiona primero la tecla de la letra en cuestión y luego se presiona la tecla fn + la tecla ¨. Para la letra ñ se presiona primero la tecla n y luego se presionan tecla fn + tecla shift + tecla `.

El software del aparato es un punto que puede prestarse a distintos niveles de discusión. El dana corre palm os 4.1. Quizás este sea uno de sus puntos más flacos o quizás no lo sea tanto. El que corra un os como el mencionado creo que favorece en muchos sentidos la cantidad de cosas y soluciones que puede ofrecer el dana. Pero también cabe la pensar que sería todo mejor si el os fuese abierto. Cuando empecé a rebuscarme como cargar ciertos textos para leerlos y anotarlos en el dana pensé en mi querido Mobipocket y tras unos clicks pude instalar el programa y funcionaba sin ningún problema (cosa que no se puede en un kindle). La historia con el Mobipocket ilustra lo que quiero decir: el dana puede ser mucho más versátil de lo que parece por tener la estructura que tiene. Tal vez, si ocurre, cuando palm os se vuelva abierto alguien crea el programa definitivo para utilizar el dana en la edición de textos. La historia con el Mobipocket también ilustra la otra faceta: las limitaciones del os. En efecto, el Mobipocket no puede verse a pantalla completa sino sólo dentro de las dimensiones de un pda con pantalla de 2 pulgadas (el lector de libros palm reader, por el contrario, si puede aprovechar la pantalla completa). En general, las limitaciones del software a las que me refiero se concentran en lo siguiente: no hay programas adecuados o plenamente satisfactorios, según las necesidades actuales, para editar los textos. Particularmente tengo el Documents to go. Creo que es un buena alternativa pero no la veo tan estable como me gustaría y siempre estoy con la mirada en alerta frente a cualquiera de sus comportamientos no sea que de pronto eche a perder todo lo escrito (aunque en este punto quizás sea algo prejuicioso y tal vez todo el problema esté en el os de palm y no el programa porque ha habido gente que me habló maravillas del Documents to go en su versión para el iPhone). El os también es deficiente en lo que a las gestiones internas se refiere; claro está, es palm, con todos los problemas que ello supone; sólo por nombrar dos: íconos pequeños a los que el stylus debe aproximarse con maestría y barras de desplazamiento absurdamente pequeñas y pensadas, aparentemente, para que el usuario rehúse a hacer scroll. El programa nativo del dana pensado para editar los documentos, el alphaword, en general es amigable de utilizar a la hora de redactar algo pero en lo que se refiere a transferencia de archivos y a interoperatividad con otros formatos (por ejemplo, abrir y editar un doc) se queda poco menos que mudo. Particularmente, no he logrado siquiera sincronizar los documentos creados con el programa a través del palm desktop el cual se supone que es la aplicación oficial del dana para la comunicación entre pc y el dispositivo. Realmente hay mucho que decir del os pero no seré yo quien agote el tema. En principio, podría ser optimizado para el dana. Pero quien sabe si alguien estará dispuesto a hacerlo.

2 comentarios:

  1. Pablete6:35 p. m.

    Bueno, desde luego es una gran sorpresa, nunca hubiera sospechado que alguien fabricaría un aparato así. Enhorabuena y gracias por el review, a la espera del resto de las entregas.

    A juzgar por las fotos no parece el sistema más cómodo del mundo para trabajar, pero sin duda es viable. El Palm OS me trae recuerdos de hace unos cuantos años, cuando escribí varios textos bastante largos en una Tungsten E con un teclado plegable (comunicados por infrarrojos, qué tiempos ...). También, cómo no, con el Documents to Go, que venía preinstalado en la PDA. La gente me miraba como a un bicho raro, pero el caso es que podía trabajar en movilidad y de una forma bastante cómoda, aprovechando pausas y ratos perdidos en desplazamientos y viajes. Este Dana permitirá escribir de forma más cómoda, por el mayor tamaño del teclado y la pantalla, pero teniendo que cargar con más peso (por cierto, el peso no lo has especificado) y con más volumen a transportar.

    Hoy en día creo que no gastaría 50 euros en hacerme con uno de éstos. De todas formas, esta review me hace pensar que existe desde hace tiempo tecnología de sobra para resolver este problema, y a día de hoy seguimos sin poder contar con un sistema que realmente haga más agradable la tarea de escribir, sobre todo al exterior. Me pregunto si realmente seremos tan pocos los que hemos tenido alguna vez esta aspiración, dado que contamos tan poco para los fabricantes. O tal vez puede que a nadie se le haya ocurrido todavía sumar dos y dos y dar con una solución viable a este problema.

    ResponderEliminar
  2. Ricardo6:43 p. m.

     Bueno, realmente uno de los puntos más débiles con el dana es el sistema operativo. Es como como cualquier palm antiguo excepto, naturalmente, por la cuestión del teclado. En cuanto a lo de parecer bicho raro, pues... ahora andando por ahí con el dana pasa lo mismo que antes pasaba con el palm y el teclado plegable... pues uno sigue siendo bicho raro :) Con la salvedad que antes con el palm uno podría sentirse más en la vanguardia y ahora con tanta notebook y tablet el dana parece una pieza de museo.

    El peso no lo he incluido porque no tengo cómo hacerlo de una manera precisa. La ficha del producto en amazon menciona 1.08862169 kilogramos.

    En cuanto a gastarse 50 euros por el producto hoy pues yo pienso que sí vale la pena básicamente porque no conozco otro producto igual que satisfaga la posibilidad de usar un teclado externo con una pantalla no retroiluminada. Evidentemente, ello está en relación directa a qué tanto uno necesite escribir y editar textos sin cansar la vista.

    Para mi también es increible y casi cosa de misterio porque no se ha presentado aún un aparato similar al dana o un equivalente (un dispositivo con pantalla no retroiluminada al cual se le pueda conectar un teclado externo) pero que supere sus puntos débiles.

    Cordialmente

    Ricardo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...