lunes, marzo 05, 2012

Ventas de ereaders en descenso?

Así lo afirma digitimes, citando a su propia división/brigada/ejército de investigación: los envíos mundiales de ereaders han pasado de 9 a 2 millones en un año, comparando el primer trimestre de 2011 y 2012.

Lo cito como dato a confirmar, porque ya sabéis que Digitimes es imprevisible: lo mismo acierta con una bien gorda, que se la inventa y la trata de meter doblá. También afirman que el Kindle Fire está fagocitando la venta de kindles e-ink, lo que me resisto a creer aunque no fuera más que debido a que el fire se sigue sin vender fuera de USA

Hay un hecho cierto: los que usamos ereaders somos relativamente minoritarios, en tanto que lectores intensivos, comparados con los usuarios con la capacidad de concentración menguada (o por estrenar), que picotean incesantes de flor en flor. Entiéndase por flor textos de menos de 300 palabras

Por otra parte, que seamos minoritarios no significa que seamos anecdóticos: no parece que estén disminuyendo las ventas totales de libros, sumando pbook y ebook. Eso, por no seguir con el crecimiento exponencial de la venta de ebooks, incluso aunque muy pocos hayan hecho los deberes para facilitar la experiencia de compra y los precios. En cuanto los ebooks han resultado sencillos de adquirir y a precios no-insultantes, las ventas en España van como van. Ahora, después de 4 años de "que viene el lobo".

Sigo pensando que un ereader tiene ventajas decisivas para la lectura, sobre todo para la vista pero también para la concentración. Precisamente, sus limitaciones son nuestras mejores aliadas, dado que limitan las opciones y las tentaciones mientras sostengamos el ereader en la mano.

Ahora bien, es cierto que hay un público que sigue desatendido a nivel mundial: el público académico y el de los profesionales que dependen de la lectura intensiva de textos de dimensiones considerables. Por los mismos motivos expuestos arriba, un ereader sería un instrumento muy importante para estudiantes, investigadores y todos los que tienen que echarle horas con los textos. Sin embargo, los PDF siguen siendo muy importantes (aunque sea una obscenidad en el caso de las revistas académicas), con lo que se necesita leer en DinA4 y, además, se necesita subrayar, anotar y extraer citas y notas.

2012. La cosa va de pena. Las editoriales no se molestan en saltar al ebook. Amazon no da señales de seguir con el ereader de gran formato, su Kindle DX. La escasa competencia que apuesta por un ereader de gran formato saca productos con software inacabado y/o insuficiente. Algunos académicos asumen que un tablet puede solucionarles el problema, sin pararse a pensar que, para trabajar con textos de larga duración, no les aporta nada realmente decisivo comparado con lo que ya tienen con sus ordenadores. Y que en 2012 se piense en imprimir los artículos no es que roce la obscenidad: es que la traspasa cual calzoncillo deteriorado, que ha dejado de cumplir su función de proteger los pantalones.

Es lamentable. Es cabreante. Es cabreante que la industria esté como esté, pero no lo es menos que la inmensa mayoría de las revistas académicas no haya ido más allá del PDF y no ofrezca sus inmortales y decisivos textos en .epub y .mobi, para que los lectores los podamos leer en el dispositivo apropiado. Sobre todo, cuando hay software maduro que elimina la práctica totalidad del esfuerzo de conversión, y peor aún cuando hablamos de revistas de fuente abierta, liberadas del yugo de la editorial bottleneckística o de la editorial pública-decimonónica.

Ya vale, cojones.

Mientras esperamos a que alguna empresa agarre el toro por los cuernos, las revistas podrían dar el salto de una vez a .epub y .mobi. O cuando menos, abandonar el uso de marcos en la web de la revista, como First Monday por ejemplo, y facilitar que el sufrido lector convierta por sí solo la revista usando Calibre.

Ya vale, insisto. Ya vale. Que estamos en 2012

5 comentarios:

  1. Pablo Medraño González6:38 p. m.

    Pues sí que es vergonzoso la verdad. Pero aún lo es más que muchas veces incluso es difícil encontrar un triste PDF cuando estamos hablando de artículos académicos... Harto me tienen de fotocopiar revistas científicas en la biblioteca de la Universidad...
    Por otro lado estoy de acuerdo en que el eReader aporta más cosas, pero tampoco diría que un tablet no aporta nada decisivo frente al PC (ya que la portabilidad no es algo para despreciar). Yo personalmente no soy muy quisquilloso con las pantallas retroiluminadas y puedo leer en el tablet ajustando la configuración (modo nocturno, luminosidad y esas cosas...)
    Aunque está claro que lo ideal sería que la tecnología avanzase hasta el punto de poder activar y desactivar la retroiluminación, pero esto de momento es sólo soñar despiertos.

    ResponderEliminar
  2. Sugeriria a Pablo y a todo aquel abocado a fotocopiar cosas de acá y allá y hacen uso frecuente del ordenador, que prueben a recurrir a una camara fotografica, incluso la del movil, a ver que tal, pues no siempre está a mano una fotocopiadora y en cualquier caso ganaran en autonomia y agilidad. 
    Aviso de que fotografiar un texto va a requerir aprender como hacerlo, ya que no es un mero enfocar y disparar. Hay que currarse un "protocolo" y repertorio de trucos dependientes de las manias de tu aparato. Lo ideal seria disponer de una aplicacion para el movil que controle la duracion e intensidad del flash. Una vez adquirida la maestria a tal respecto, si se da el caso que de hay que imprimir algun documento suelto siempre se puede recurrir a la impresora.

    Google Docs para Android como aplicación nativa con captura de texto desde la cámara
    http://www.xatakamovil.com/aplicaciones/google-docs-para-android-como-aplicacion-nativa-con-captura-de-texto-desde-la-camara 
    Cómo convertir muchas imágenes a PDF
    http://acceso-directo.com/como-convertir-muchas-imagenes-a-pdf/ 
    Con CamScanner tu Android es un escáner de bolsillo.
    http://www.androidsis.com/con-camscanner-tu-android-es-un-escaner-de-bolsillo/ 

    ResponderEliminar
  3. Aún si los números no sean exactos, a mi no me resulta difícil de creer, tanto B&N como Amazon tienen tablets muy baratas (las experiencias no son las mejores) que a los ojos de un consumidor que quiere todo por lo menos posibles son más atractivas que un lector dedicado, digo, hay locos que leen libros completos en iPad y para allá va el mercado, no es lo mejor o lo más ergonomico, pero la gente ya decreto que leer en una pantalla de 7" o menos aúin con la luz arruinandote los ojos es aceptable, habrá que esperar que mejoren esa tecnología.

    ResponderEliminar
  4. Pablete3:27 p. m.

    Bueno, yo creo que aquí hay que tener en cuenta varias cosas. Por un lado, en la nota de Digitimes dice que los envíos totales de lectores electrónicos a los vendedores (oséase, los shipments) crecieron un 107% interanual en 2011, con un total de casi 23 millones. Es decir, el año pasado se vendieron más lectores que nunca, con diferencia, y la mayor culpa de ello la tiene evidentemente Amazon. El lanzamiento de los nuevos modelos justo antes de la campaña viernes negro/navidad ha sido un éxito absotuto de ventas, con el resultado de que el mercado se ha "secado" en buena medida (es decir, casi todos los que querían comprar un lector lo han hecho en el último trimestre del año pasado). Es normal que ahora bajen los envíos, ya que la demanda no es infinita y parece haberse saciado en gran parte, de momento.

    Luego está el efecto Kindle Fire y el switching de muchos compradores potenciales de libros electrónicos hacia las tabletas retroiluminadas. Efecto sustitución, dice Digitimes. A Amazon poco le importa, mientras sigan comprando productos suyos. Es más, posiblemente lo prefiera porque supongo que sacará más margen positivo (o menos margen negativo) en la venta del K Fire que en cualquiera de los demás Kindle, y además puede esperar obtener retornos posteriores mucho mejores por el consumo de productos multimedia en su tienda, que los lectores de tinta-e no pueden hacer.

    Y con respecto a las quejas de Juan Luis, totalmente de acuerdo. No costaría casi nada sacar las publicaciones electrónicas en formato epub y mobi a la vez que en pdf, y muchísimos usuarios se lo agradeceríamos. Yo creo que esto último es un problema "cultural", y que en cuanto algunas revistas o editoriales con pretigio empiecen a hacerlo el resto les seguirán para no quedarse atrás (muchas veces más por una cuestión de imagen que porque le vean interés real al asunto). Es cuestión de tiempo, pero también es normal que la paciencia se agote, porque pasan los años y esto sigue avanzando a paso de caracol.

    ResponderEliminar
  5. Javiergarcia759:20 p. m.

     Desafortunadamente las personas cada vez más tienen (o tendemos) a la distracción a fijarnos en el momento y a no profundizar, por esto estar unos minutos delante de una pantalla retro-iluminada que además es más barata a pesar que te canse la vista se está popularizando. Además en España contamos con el grave problema de los grupos de interés de las editoriales que no están por la labor de que los arboles caídos disminuyan a favor del aumento de ebooks. Por último, el acceso a un ereader de verdad (con tinta electrónica) es más difícil en España por el coste, el mismo ereader en España cuesta el doble que en EEUU, la excusa del transporte no vale, por que casi toda la electrónica puede venir directamente de China.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...