miércoles, marzo 21, 2012

Nate Hoffelder no es optimista respecto a las pantallas liquavista

Empiezo a temerme lo peor. Empiezo a temerme que las pantallas no retroiluminadas, y peor aún las máquinas de escribir digitales o e-writers, sufren la maldición de Tutanjamón o, para el caso, algún mal de ojo más moderno pero igual de eficaz. Vistas las cosas, y ojalá me demuestren que me equivoque, se vende a los consumidores mucho antes una retina display que se apaga si le da mucho tiempo el sol, que una pantalla perfectamente legible y usable de forma activa en un parque, la montaña o la playa.

No se puede decir que Nate Hoffelder sea un descreído respecto a las pantallas no retroiluminadas. Muy al contrario, cubre las pantallas de tinta-e, las mirasol y las liquavista con tanta perseverancia como yo, o casi. Pero acaba de mostrarnos que no es precisamente optimista respecto al tercero o cuarto en discordia, liquavista.

Ya he hecho un buen número de menciones a esta tecnología, menos desarrollada, incluyendo una demo que hace 2 años era asombrosa y aún hoy impresiona.
¿Cuál es el problema, según Nate? Bueno, lo cierto es que inicialmente no es tal, a menos que nos consuma la impaciencia: no van a entrar en producción en masa hasta 2013, lo que nos pone en verano que viene para los primeros productos... siendo muy optimistas. Y estaríamos hablando de la primera versión, que aún con sus ventajas no puede ser un producto tan maduro como las pantallas electroforéticas o de tinta-e tras 8 años y cuatro generaciones.

El problema es el contexto en el que van a lanzar estas pantallas (si es que lo hacen). Los ereaders han llegado a un precio inferior a los 100$, algo realmente difícil de alcanzar para unas pantallas al principio de su curva de adopción y a las que les quedaría mucho trecho para alcanzar la economía de escala. Peor aún, insistentes rumores ponen al futuro tableto de Google, al tablet nexus o como se llame, entre 150 y 200$ con una pantalla LCD de 7". Y un precio apreciablemente superior a la barrera simbólica (que no realista) del iPad, esos 500$ que paga sólo una parte de sus usuarios, provocaría que un tableto de gran formato lo tuviera realmente difícil para superar un nicho muy marginal.

Nate, con todo, creo que comete un error: dice que el ahorro de batería va a ser menos importante cada vez, con los tabletos actuales alcanzando una autonomía de una jornada completa de trabajo. Y digo que es un error porque los nuevos procesadores cuádruples y las nuevas GPU y pantallas de alta densidad (por evitar ese término marketiniano tan ridículo como retina display) van a meterle mucha más tralla a las baterías, con lo que va a ser más y más difícil mantener la autonomía actual y el peso actual de los dispositivos. En ese nuevo escenario, cualquier ahorro de batería es más que necesario.

Pero yo sigo en mis trece. Imaginaos un anuncio que sacaran a un sufrido usuario de tableto que no sólo se las ve y se las desea para poder leer en la piscina, sino que a los pocos minutos se le sobrecalienta el invento. Al lado, un mozo o una moza en dolce fare niente, leyendo perfectamente tanto tiempo como corre el conejito de duracell. Y no sigo con la mezcla de imágenes que esto acaba mal (al menos si lees esto con un dispositivo que use iOS, que ya sabéis que Apple quiere proteger a las usuarias en particular y a los usuarios en general del contacto con el mefítico y nefando porno de cualquier tendencia). Ya me imagino a su motor de síntesis de voz leyendo este párrafo y empezando a meter pitidos censurantes cual ultracuerpo señalando con el dedo mi atrevimiento.

Si en vez de tener una CPU cuádruple, óctuple o hexadecimaliana, un display cuántico y una GPU capaz de mover esa pantalla tenemos una más que capaz (y muy barata) CPU de 2010, un display en los alrededores de XGA o poco más y una pantalla no retroiluminada, tendríamos un señor tablet que se podría usar bajo el sol y que no se sobrecalentaría. Si parte del ahorro lo invertimos en una carcasa resistente al agua y la suciedad y en un gorilla king kong display capaz de zamparse golpes razonables, tendríamos un tableto al que poder conectar un teclado por USB o bluetooth y que podríamos usar para crear en cualquier parte.

No creo ser el único que pagaría con mucho gusto por algo así

2 comentarios:

  1. Guillermo1:43 p. m.

    Quizá esto puede ser interesante: .

    ResponderEliminar
  2. gracias por el aviso. Posteo sobre ello tan pronto me sea posible

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...