miércoles, noviembre 16, 2011

B de books, escuchando a los usuarios

Leo en la viga en mi ojo que Ediciones B ha lanzado B de Books. Cito a Javi de Ríos no sólo porque le sigo desde hace tiempo y tenemos puntos de vista parecidos respecto al ebook, sino también por no citar a El País. Lo siento, gente de mi ex-periódico: 1) no enlazáis con fuentes externas así os maten 2) el artículo es lamentable. A estas alturas, aprovechar una iniciativa como B de Books para volver a advertirnos del peligro de la piratería ha pasado de lo lamentable a lo pueril, y el médico me ha advertido acerca de la sobreexposición a la naftalina, porque mis fosas nasales están demasiado maltratadas por la contaminación.

El peligro no es la piratería, por más que algunas sociedades de autor (mal)gasten el dinero que recaudan con impunidad en inventarse risibles estudios sobre los daños que les causa la piratería. Mi colega y compañero de wintablet, RFOG, nos señala sin pelos en la lengua que el problema tiene otras causas:
  • Que es más sencillo encontrar y acceder a un libro pirata que completar el proceso de compra en algunas tiendas legales, como Libranda
  • Que los ebooks siguen costando lo mismo, si no más, que un libro de papel. Y por ello el consumidor, la persona que quiereCOMPRAR libros, se siente estafado.
Respecto al último punto, me da exactamente lo mismo las razones que se arguyen para defender este precio, y que enmascaran la verdadera: el miedo (razonable) a que las ventas de ebooks terminen afectando a las ventas de pbooks y con ello (falso) a las cuentas de resultados.

Sea como fuere, B de Books ha optado por un camino que los early adopters llevábamos demandando mucho tiempo: bajar los precios y eliminar el DRM. Han bajado la barrera de los 10 euros en la colección inicial que han lanzado, buscando el mismo efecto que Amazon logró en su día al basar en ello su publicidad. Y respecto al DRM... ya sabéis que remo contracorriente. No tengo tan claro que una mayoría de usuarios vayan a pagar por los ebooks si lo pueden evitar copiándose el archivo del primo o del vecino, por más que el lector de libros lleve toda su vida acostumbrado a comprar libros. Y respecto a prestar libros, no hay forma de prestarlos, literalmente hablando, sin DRM. Un libro sin DRM se copia, no se presta, y sólo se cuenta con la buena fe para borrarlo y no copiarlo a su vez.

Pero tiene todo el sentido si lo que se busca es apostar por la compra vs. la copia no autorizada. No hay ninguna paradoja aquí: se apuesta por una relación de confianza, de creer en el lector, en ofrecer una opción sencilla y económica que pueda competir con ventaja moral sobre la copia. La alternativa actual, desde luego, es risible: Adobe Digital Editions es la guinda de un pastel extremadamente laxante que los responsables se empeñaban en llamar plataforma de venta de ebooks. Y digo esto porque, como sabéis, el proceso de compra no es ni mucho menos sencillo, y de hecho no está al alcance de personas con un nivel básico de inclusión digital, personas que pueden ser lectores compulsivos pero, precisamente por ello, de letras

Les deseo toda la suerte del mundo, y más que eso. Deseo que me demuestren que me equivoco, y que la venta de ebooks sin DRM es viable, que el español lector no actúa "de una manera española", que diría Machado, y paga religiosamente. O cívicamente, como prefiráis. Pero vaya, deseo que me lo demuestren porque no me lo acabo de creer.

La alternativa aterrizará antes de verano. Amazon se supone que va a llegar con su plataforma de ebooks a España, e indudablemente habrá un antes y un después. Nos guste o no, el DRM bien implementado asegura las ventas y su proceso, sobre todo cuando el precio acompaña. Ayer, por ejemplo, me pegó un repente y me compré cuatro ebooks:
  • AT LENINGRAD'S GATES: The Combat Memoirs of a Soldier with Army Group North : $7.69
  • Memoirs of a Holocaust Survivor: Icek Kuperberg : $3.44
  • Melting Point: $5.74
  • Snakes in Suits: When Psychopaths Go to Work: $13.79
Lo reconozco: fue un impulso. Di un par de saltos dentro de su sistema de recomendaciones, y cayeron los dos siguientes al primero por su precio. Y como llevaba tiempo pensando en el de las serpientes, me dije que no hay dos sin tres, o tres sin cuatro.

Estaba sentado en el suelo, con el tableto en la mano. Estaba leyendo otros contenidos web que me llevaron al primer libro. Abrí Kindle para android, dos clics y cayó el primero. Y en cascada todos los demás.

Señores, si es muy sencillo. No hay ninguna magia en Amazon. La receta es muy sencilla y fácilmente imitable, sobre todo si se libran tanto de los miedos como de los cantamañanas que están haciendo respetables sumas de dinero a costa de sus miedos. El futuro debería ser sin DRM, y los lectores deberíamos ser todos honestos. Pero el DRM no es EL problema si se implementa sencillo y transparente y si le acompañan precios bajos.

16 comentarios:

  1. Un DRM que me convierta en poseedor -ad eternum y en cualquier plataforma- del libro. La eternidad dura bien poco, casi tan poco como las palataformas.

    ResponderEliminar
  2. Daniel Hurtado4:13 p. m.

    La verdad que cada que evoluciona el ebook en la sociedad, a los españoles nos es más difícil entenderlos. Ayer hablaban las peores cosas de los DRM y hoy, que los han sacado o pretenden hacerlo, se quejan de que no son en realidad problema. ¿En qué quedamos? Amazon usa DRM, propio, pero lo usa, no necesariamente sus libros cuestan menos de 10 euros (pueden costar el triple de acuerdo a cada país) y no es mejor que un editor porque te paga sobre el neto y encima tu tienes que hacer todo el trabajo. No estoy tomando partido por nadie solo trato de ser objetivo. Algo que sí no me cabe en el cerebro es cómo los españoles insisten en que Libranda es una tienda. NO ES UNA TIENDA, JAMÁS LO FUE. Yo que vivo en Perú oólo visitar la página. Es cierto que comprar en amazon es mucho más fácil porquellevan años en el negocio electrónico y usan su propio lector para comprar, cosa que tendrían que hacer en España, pero eso es cuestión de tiempo. Amazon tiene mucha oferta editorial pero te preguntaste q

    ResponderEliminar
  3. El drm tiene sentido en un modelo de negocio cultural como el que tenemos, en que el consumidor asume todo el riesgo comprando un producto que no conoce (el contenido de un libro o de una película, y similares) y que no tiene posibilidad de devolver (como sí tiene de los productos no culturales, que además no compra a ciegas).

    No lo tiene en un modelo alternativo en el que el vendedor del producto cultural es quien asume el riesgo de ofrecer sin coste un producto por el cual su consumidor sea capaz de recompensar al autor con la cantidad que estime pertinente para compensarle el esfuerzo realizado, agradecerle el beneficio recibido y estimular la producción futura de material similar.

    No sé si vamos hacia ese segundo modelo, ni sé si es viable, pero creo que es más razonable que el actual, y que haría producir más a los mejores y menos a los peores.

    ResponderEliminar
  4. Iolanda8:52 p. m.

    no sé, he querido comprar un libro y ni siquiera he podido llegar al click de "compra" , además para visualizar el libro hay que descargar un PDF...no es suficiente que el precio sea bajo y no lleve drm, hay que tener ganas de vender.

    ResponderEliminar
  5. Daniel Hurtado10:34 p. m.

    Pero eso que pides se llama tecnología y asombra que en tu país no puedan hacer un simple ejercicio de "usabilidad". Paypal ofrece por ejemplo un sistema sencillo: oprimes "comprar", entras a tu cuenta y luego otro click para aceptar la compra. Entras entonces a tu "Mis ebooks" o algo asi dentro de la página web y ahi está esperándote el libro. Lo de descargar un PDF tampoco te lamentes tanto: es normal que uno tenga en su PC un lector de PDFs.

    ResponderEliminar
  6. Daniel Hurtado10:42 p. m.

    Perdón, Eduard, pero lo que estás tratando de decir es que los escritores deben volver a la época de los mecenazgos, salir cual juglares a recitar sus creaciones esperando la buena o mala voluntad de los oyentes? El DVD no mató al cine y seguro que se pensó en ese momento que la única forma que tenían los empresarios era bajar los precios. Hoy, lejos de eso, los cines son más caros, aunque te ofrecen mucha mejor tecnología y comodidad, por ejemplo. No es un problema el precio: es cierto que tendría que costar menos que un impreso, pero eso porque estamos asumiendo que se trata de un libro que ya fue editado y que solo falta convertirlo con calibre. ¿Pero, y cuando aparezcan, como ya lo vienen haciendo ediciones netamente digitales? Habrán de todos modos menos costes, pero autores ávidos por lo tanto de esperar más del pastel. Al final es cuestión de repartírselo, todo cae por decantación natural. Ejemplo, en Perú no hay IVA para los libros y eso no los hace necesariamente más baratos que en el resto del mundo: simplemente los participantes cogen mas pastel porque el estado cede su parte.

    ResponderEliminar
  7. Paradojas de la vida estoy en una situación en la que desprecio el DRM pero sin embargo soy cliente de Amazon (que normalmente despacha los libros con DRM) ¿Donde está el truco? En que Amazon no me fustiga con procesos de compra engorrosos, es simplemente comprar, sincronizar kindle y leer.

    Aun así no olvido que de fondo con el DRM insinuan que soy un ladron en potencia y eso sigue cabreandome, pero mira, es lo que hay

    ResponderEliminar
  8. Desde luego, si hay un drm bien implementado es el de Amazon. 

    Cuando mi Kindle se cayó al suelo y se rompió, podría haber perdido la posibilidad de leer los libros comprados en Amazon. Pero no fue así: con la aplicación Kindle para Android puedo seguir haciéndolo, y también desde cualquier navegador moderno con el Kindle Cloud. Cierto que no puedo leerlos con mi lector preferido, Mantano Reader, y que dependo de la buena voluntad de Amazon para seguir pudiendo hacerlo en aquellos. Aun así, no te sientes completamente estafado.

    Pero fijémonos que un drm tan bien implementado solo está al alcance de los grandes distribuidores con una infraestructura de negocio gigantesca. Si seguimos por ahí, despidámonos de los pequeños productores independientes.

    Y pregunto yo: ¿es viable un drm temporal, que actuara durante un espacio de tiempo variable, preferentemente corto, digamos seis meses o un año? ¿Podría ser una solución?

    ResponderEliminar
  9. Hombre, se puede leer muchas veces el primer capítulo. Pero un libro no lo conoces hasta que no te lo has leido. Pero tu segundo modelo tiene un fallo crítico: basarse en la buena fe del lector. Hay ejemplos abundantes de que no ha funcionado y que, si pueden elegir, demasiados lectores no pagan. Si el autor analiza el riesgo de invertir años en una obra para dejar a disposición de los lectores "recompensarle" o no, los que quieran ganarse la vida con ello no serían razonables si aceptaran tanto riesgo.

    Llevo toda mi vida comprando libros a ciegas, con su tasa de fracasos compensada por los tremendos éxitos de libros que compré por un título. Si ese modelo pudiera ser mejorado de tal manera que casi todo se lo llevara el autor, y que el autor pudiera bajar los precios y ganar más, sería un avance estupendo

    ResponderEliminar
  10. Eduard, diría que Amazon te puede reponer el ereader... hasta gratis salvo gastos de envío. Para otra vez, y espero que no suene mal, te aconsejo un protector de silicona, barato y que va a salvar tu dispositivo.

    que la implementación del DRM de amazon sea buena no significa que no se puedan hacer las cosas de otra manera. Habría posibilidades de que el esquema (que no es sino un método de encriptación) fuera libre e independiente del vendedor, de manera que pudiera ser empleado con independencia de lo que le pase al vendedor

    ResponderEliminar
  11. Pues supongo que sí que quiero decir algo como eso. Que por razones tecnológicas el modelo antiguo no es sostenible; que urge encontrar un nuevo modelo, no tanto de mecenazgo (aunque también) como de compensación voluntaria y a posteriori; que es un modelo que no hay que imponer, sino dejar evolucionar; y que lo que sí que hay que hacer es despenalizar absolutamente el intercambio de copias hecho sin fines de lucro.

    Que con el nuevo modelo se produciría, por lo menos a corto y medio plazo, una contracción importante del sector de producción cultural me parece bastante evidente; que se eliminaría buena parte de lo superfluo, también; que lo bueno no dejaría de producirse, una esperanza nada descabellada.

    ResponderEliminar
  12. Ana González10:44 p. m.

    Exactamente. El problema es que dependes de la buena voluntad de Amazon para que tus libros los puedas seguir leyendo en cualquier plataforma.
    Cuando yo empecé a comprar e-books todavía no había salido el formato epub y Amazon no había comprado Mobipocket, con lo cual los libros me los vendían en formato .mobi. Un tiempo después Amazon lo compró, y los libros para los que no tenemos kindle empezaron a venderse en formato epub, con un drm incompatible con el de Mobipocket (que no es el mismo DRM que Amazon). La mayoría de mis libros los compraba en Fictionwise... que fue comprada por Barnes&Noble y cuando las principales editoriales americanas se plantaron ante las librerías (y Amazon) para imponer sus condiciones de venta, B&N aprovechó para cargarse Fictionwise y no implementaron el cambio exigido por las editoriales, con lo cual los libros comprados en Fictionwise de esas editoriales no los puedo recuperar (y en breve también los de otras editoriales, que Fictionwise la están dejando morir lentamente) Si no me hubiera molestado en quitar el DRM a mis libros para poder leerlos en la plataforma y formato que me de la gana estaría frita.

    ResponderEliminar
  13. EPUB se pone a la altura de mobipocket con la versión 3. El esquema DRM es otra cosa: ni es completamente universal (hay sabores) y sobre todo es un coñazo singular usarlo, quedando fuera del alcance de no pocos usuarios.

    Pero claro, tienes razón en el aviso para navegantes. Eso sí, si Amazon repitiera como le ha pasado a mobipocket y en un giro de acontecimientos imprevisto nos dejara tirados, su DRM no es infalible. A mí no me importa ahora porque el propio Kindle es multiplataforma, pero el futuro no está escrito.

    En breve recuperaré mi idea de un DRM abierto.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, primero gracias por el vínculo, Juan Luis. Y segundo, bueno, ya sabes que yo de entrada estoy en contra del DRM, pero claro, tengo que matizar: SOBRE TODO estoy en contra del DRM de Adobe porque convierte el proceso de compra en un infierno. Repito, estoy en contra del DRM, pero si como en Amazon me lo compensan con un buen servicio, con una compra fácil me lo repienso. Fíjate que hay gente que lo de Amazon no lo considera ni DRM, cuando sí lo es, de algún modo si aquí hubieran empezado con un módelo así en lugar de con este despropósito, quizás, sólo quizás, no hubiera habido debate sobre el DRM.

    ResponderEliminar
  15. Julieta Lionetti1:06 a. m.

    Hola, Juan Luis. Con Daniel Hurtado repito: "Libranda no es una tienda, no es una tienda, no es una tienda". Libranda fue una distribuidora que comenzó cuando aún no había tiendas de ecommerce del libro y eso generó confusión, alimentada por una mala comunicación que tuvo en Jesús Badenes a su mayor exponente. Pero ya no hay excusas para no entenderlo.

    Lo del DRM creo que tiene más que ver con una estrategia comercial que con una estrategia anti-piratería, pero eso da más para un post que para un comentario. Ya veremos. Me uno a los enhorabuenas para B de Books.

    ResponderEliminar
  16. Roberto Lista Alonso7:05 p. m.

    http://www.ficcionbooks.com/
    Españoles, venden directamente, sin DRM y en formatos PDF, ePub y Mobi.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...