domingo, marzo 16, 2008

Hanlin V3(2): algunas impresiones ajenas



Hice una pequeña cata de investigación etnográfica (es lo mío, after all). Un resumen de resultados:

  • Interesante, nuevo, “no sabía que existía algo así”. Pero el interés no pasa de ahí para algunos a los que se lo enseñé.
  • El lector constante o incluso compulsivo: el precio empieza a ser interesante. Transportable, y te permite tener siempre algo que leer.
  • Ese mismo precio sigue siendo “una burrada” para el que no está profundamente interesado en la lectura.
  • Aquellos con más inclinaciones técnicas saltaron con frecuencia a un tema fundamental: “¿Qué formatos lee?”.
  • Muchos lo identificaron como un dispositivo interesante, pero sólo una minoría hablaron abiertamente de la posibilidad de comprarlo en un futuro cercano. Otro perfil significativo fue el de aquellos dispuestos a cambiar de opinión cuando estos dispositivos cambien de precio, mencionándose el entorno de los 200 €.
  • Una equivalencia interesante que se reiteró: “¿A cuántos libros de papel es equivalente en precio?” (piénsese que ahora estamos hablando de 12 a 18 si son primeras ediciones, o algo más de 20 si se trata de ediciones de bolsillo)
  • Bastantes de los que ya conocían el Iliad, prácticamente lo primero que hicieron fue pulsar con el dedo buscando que la pantalla fuera táctil. La ausencia de esa posibilidad les pareció una pérdida.
  • Para aquellos que tomaban contacto por primera vez con un libro electrónico, pasada la sorpresa (“éste es el famoso libro electrónico”), una de las preguntas más importantes era “¿Y esto cansa la vista menos que una pantalla normal?”). Cuando lo comprobaban por ellos mismos, pocos se quedaban impasibles.
  • Por contra, algunos subrayaban negativamente la diferencia y pérdida “respecto al tacto del libro de siempre”.
Ha resultado interesante "sacar el v3 a pasear". Entre otras cosas, se confirma una vez más que los lectores de ebooks están todavía muy al principio de su curva de adopción: pese al salto de visibilidad que ha supuesto la mención del Kindle en los medios masivos, básicamente era un desconocido para la mayoría de los que lo vieron. Lo más interesante no era que fuera desconocido - también lo son los UMPC y MID, si dejamos aparte al ASUS EEE - sino que no se visibilizara de forma inmediata su utilidad. De momento conecto esta reacción a la distancia que los lectores de ebooks plantean respecto a otros dispositivos electrónicos asentados, aceptados, maduros: Laptops, PDA, smartphones. Es obvio que se utilizan para leer, lo que no es tanto, al menos al principio para no pocos, es para qué se puede necesitar un dispositivo para leer si no permite hacer otra cosa.

Es posible que, de hecho, el problema se amplíe debido a la proximidad terminológica con el dispositivo más antiguo de todas las Tecnologías de la Información que se usa hoy en día: el libro.

Libro Electrónico.

Esto puede explicar, por ejemplo, las reiteradas referencias que he registrado respecto a que "no tiene el mismo tacto que el libro de toda la vida", cuando hasta hace 1 año no había elementos con los que comparar. La unión de lo más viejo con lo más nuevo puede frenar la respuesta si lo nuevo no se transmite de forma suficientemente clara e inequívoca.

De hecho, puede existir una interesante conexión con la pequeña decepción que se llevaban algunos cuando tocaban con el dedo en la pantalla y no pasaba nada.

Los libros están hechos para ser leídos, pero son manipulados, tocados y anotados cuando los utilizamos.

Finalmente, el precio, el baremo con el que todo se mide en nuestro sistema: 300 es mucho, 300 es interesante. 600 es completamente excesivo, 200 sería inequívocamente atractivo para muchos. Piénsese, por ejemplo, que ciertos bolsillos no pestañean a la hora de adquirir un móvil de 600 euros o más, o un portátil de 2000 euros. En ambos casos, pueden pesar tanto las funcionalidades como el hecho de ser dispositivos de prestigio - muestran los posibles del propietario cuando lo abren en una reunión. Un dispositivo popularmente no identificado no puede cubrir esta opción, y si está muy centrado en la lectura...

En cualquier caso, el precio y su símbolo van a tener dos recorridos básicos en toda curva de aprendizaje que progrese satisfactoriamente: entrar en economía de escala, y bajar precios, y ser cada vez más identificados, y por lo tanto resultar más aceptable el desembolso-inversión.

Los early adopters estamos parcialmente fuera de esta lógica: valoramos el producto en sí, por lo que nos ofrece, por lo que imaginamos que podremos hacer con él, antes de verlo en la calle en manos de otros. Por lo tanto, el precio significa otra cosa para nosotros.

Pero los fabricantes no viven de nuestras valoraciones, sino de las que rigen las decisiones de perfiles mucho más numerosos.

Y por cierto: gracias, Carlos y Rafael, por posar para Tinta-e. Para que no queden dudas, hago constar que vuestras reacciones al V3 fueron de las más positivas.

2 comentarios:

  1. muy bueno el articulo, la verdad esta tecnologia de la tinta electronica es genial, yo ya me muero por comprarme uno...lastima que aca en México no es tan fácil conseguirlos pero me va a tocar pedirlo por internet, que más, esto es una compra obligada para todas aquellos personas asiduas a la lectura...lo unico que si me preocupa es la compatibilidad de formatos, de alli en fuera es genial
    un saludo y buen articulo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:47 p. m.

    Han sacado una oferta por 279€ con cincodías.com http://www.cincodias.com/promociones/reader/index.html

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...