domingo, marzo 06, 2016

Review del Onyx M96 Universe(1), por Pablo Vázquez

Pablo Vázquez me ofreció hacer una review del Onyx M96 Universe, un equipo que me pareció muy interesante y, de hecho, una de las pocas apuestas valientes en nuestro mundo menguante de la tinta-e. Os dejo con él.



Onyx Book M96 Universe - Capítulo 1

Antes que nada, mi agradecimiento más sincero a Juan Luis Chulilla, por haber creado este magnífico blog sobre el mundo de la tinta electrónica, que sigo fielmente desde hace bastantes años, y también por permitirme compartir con todos vosotros una revisión completa de mi lector electrónico. Después de tanto tiempo leyéndolo, es un placer y un honor contribuir a ampliar los contenidos de este blog de referencia sobre el tema electroforético en el mundo de habla hispana. Y como es natural, me comprometo a intentar responder a todas las dudas que planteéis en vuestros comentarios.

En segundo lugar, quiero pedir disculpas públicamente porque hace ya varios meses que ofrecí a Juan Luis el envío de estas notas, y hasta hace muy poco no he podido ponerme en serio con ello. Llevo desde finales del año pasado hasta arriba de trabajo, y además he tenido varios viajes y líos familiares, así que la cosa ha estado bastante complicada. A partir de ahora intentaré completar esta revisión en un tiempo prudencial, si hay interés en su lectura.

Inicio la revisión del lector Onyx Boox M96 Universe con un resumen de las conclusiones finales, que como es lógico deberían aparecer más detalladas en la última entrega. El segundo post estará dedicado a la descripción del dispositivo desde el punto de vista físico (hardware). Más adelante preveo al menos otras dos entregas, una destinada al análisis completo del firmware y otra con detalles de la experiencia de uso de las aplicaciones que yo suelo utilizar.

Por tanto, voy a adelantar desde ahora un resumen de los puntos más significativos del análisis, pensando en aquellas personas que tengan poco tiempo para leerlo entero, o un interés moderado en el asunto, y prefieran saltarse todo el rollo que irá llegando, por entregas, más adelante (si las autoridades y el tiempo lo permiten).

Aclaro, antes de nada, que el modelo que yo tengo es el M96 Universe 'polaco', comprado a través de la página onyx-boox.com, que gestiona la empresa polaca Arta Tech. Hay otro modelo, el M96 Universe Plus 'alemán', que aún puede conseguirse a través de la web ereader-store.de. Sobre esto hablaré con más detalle en el apartado de hardware (segunda entrega).

En términos generales, y sobre todo en lo relativo al hardware, el M96 resulta ser un lector electrónico de buena calidad. El tamaño de la pantalla (9,7 pulgadas) hace que leer con él resulte una experiencia placentera, aunque evidentemente esta experiencia sería muchísimo mejor con una pantalla de mayor calidad y resolución, y con un software un poquito más decente para manejarlo.

En el lado positivo destacaría sobre todo cuatro cosas:

1) Permite navegar la web como lo haríamos con cualquier dispositivo Android básico, excluyendo como es natural todo lo relacionado con vídeos y contenidos en Flash. En este aspecto resulta mucho más eficiente y cómodo de usar que el desastroso navegador del Kindle de hace 4 años y el Kindle Touch, que son los modelos de Amazon que conozco de primera mano. El M96 es muy adecuado para leer directamente el texto de páginas web (blogs, prensa, wikis varias, etc.) y para localizar, descargar y leer de una tacada documentos en formatos compatibles –pdf, epub, etc.–, sin interrupciones ni engorrosas transmisiones entre dispositivos o conversiones de archivos.

2) También permite, con ciertas limitaciones, usar el correo electrónico y otro tipo de aplicaciones interesantes para la productividad: calendario, listas de tareas y gestión de proyectos, calculadora, listas de contactos, etc.

3) En términos generales, el hardware es de buena calidad y bastante ergonómico, en lo relativo a la posición y tacto de los controles físicos. Incluso el sonido sorprende gratamente, tanto con auriculares como a través del altavoz integrado. También parece interesante el software de Onyx para pasar de texto a voz, Ivona TTS, aunque hasta ahora solo he conseguido que lea con un fuerte acento inglés. En este sentido, podría ser un aparato aconsejable para persones con problemas de visión, aunque probablemente otros dispositivos de Onyx con el mismo software permitan hacer lo mismo por un precio muy inferior.

4) Y por último otro detalle que será muy importante para algunos: permite escribir decentemente con un teclado externo vía bluetooth. La experiencia de escritura no es perfecta, pero hasta ahora es la mejor 'máquina de escribir' electrónica que he podido utilizar.

En el lado negativo hay que destacar otros seis aspectos fundamentales:

1) El lápiz y su escasa usabilidad, sobre todo en lo que se refiere a las tareas de subrayado y anotado.

2) El acceso limitado a las aplicaciones que se pueden descargar de Google Play. Es decir, solo se pueden instalar algunas, muchas otras no.

3) Los problemas de usabilidad que genera un firmware francamente mal resuelto en muchos aspectos, que limita de forma absurda las potencialidades del dispositivo. A lo que hay que añadir la falta de un botón 'home' físico, que a veces se echa mucho de menos.

4) La pantalla es Pearl, lo cual no es tan malo, pero tampoco tan bueno. Sobre todo, a veces se echa de menos un poco más de resolución y mejor trazado de caracteres con algunas tipografías.

5) El indicador de la batería es desastroso, no refleja la situación real de la misma y a veces se apaga o se queda colgado sin previo aviso. Y las prestaciones de la batería son muy mejorables, sobre todo cuando tenemos la tarjeta wifi encendida.

6) A todo lo anterior habría que añadir cierta torpeza y lentitud de respuesta general, seguramente debida a la escasa memoria RAM (500 Mb), y algún defectillo más que irá saliendo según vayamos 'destripando' el aparato.

En resumen, coincido casi al 100% con los títulos de las dos críticas del dispositivo que aparecen como 'más útiles' en Amazon.com: «Highly annoying, but still love it» y «software needs to be better tuned». Reconozco que a veces este chisme es un poquito exasperante, y apena bastante pensar que con un poquito más de acierto por parte del fabricante podría haber sido un dispositivo realmente rompedor. Sin embargo, también reconozco que con el tiempo y el uso le he ido cogiendo mucho cariño y ahora se me hace raro y cansino leer en otro dispositivo, a no ser que se trate de papel 'de verdad', fabricado a partir de pasta de celulosa. Ahora bien, también entiendo que haya usuarios que se desesperen con M96, porque no todo el mundo tiene los mismos niveles de paciencia ni de tolerancia a la frustración. Y hay que tener en cuenta que no es un chisme barato, con un precio de entrada por encima de 300 euros, sin contar complementos.

Por resumir un poco, a mí me gusta usar este lector, aunque tiene muchas cosas que no me convencen, y otras que me cabrean bastante. No se lo recomendaría sin más a una persona a la que no conociera: hace falta ser un lector entusiasta de la tinta electrónica para que te compensen los defectos del aparato. En mi caso particular, y a día de hoy, considero que la inversión me ha valido la pena, pero entendería perfectamente que otras personas decidan dedicar ese presupuesto –o bastante menos– a la compra de una tableta con pantalla TFT, en color y con mucho mejores prestaciones generales. Aunque, evidentemente, en ese caso no contaría con la presencia de la tinta electrónica, que para mí supone una condición imprescindible para poder leer a gusto.

Hasta aquí las conclusiones, hasta la próxima entrega.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...