sábado, febrero 27, 2016

¿Qué tendría que llevar un dispositivo de escritura perfecto para ti?

Eso es lo que me preguntaba Victor en los comentarios de mi último post. La pregunta salió a partir de mis comentarios negativos sobre el freewriter, que se podrían resumir en una sola pregunta: ¿Hay algo que pueda competir en importancia con mejorar la experiencia de escritura y sus resultados?

El punto de partida debería ser el siguiente: muchos siguen (¿seguís?) empleado para escribir un tipo de editor que sigue la metáfora básica de una máquina de escribir con esteroides: WYSIWYG. Word, writer, esas cosas raras que hacen en Apple, incluso wordpad o el google docs imitan visualmente a una máquina de escribir, y las operaciones son las de una máquina de escribir mágica: escribir, borrar, mover, dar formato de carácter o de párrafo, etc.

Conforme un usuario ha nacido a partir de los 80, es menos probable que haya visto una máquina de escribir física en funcionamiento cuanto más joven sea, y no digamos que la haya usado en serio. Yo nací en 1971, y las usé realmente poco, porque a partir de los 16 palos ya estaba usando wordstar.

¿Tiene sentido que una persona nacida a partir de 1990 emplee una máquina de escribir que jamás ha conocido en la realidad?

Otra alternativa es la "escritura sin distracciones". Con mucha cabeza, algunos autores han renunciado a cualquier cosa que no sea escribir (siendo cosa=formatear, maquetar y en general joder la marrana). Para eso vale el notepad, o su versión ++, cualquier editor de texto en cualquier plataforma y, por supuesto, el überpoderoso VIM (o EMACS si tienes más de 10 dedos en las manos o más de 30 articulaciones). La ventaja es evidente, pero también lo es la limitación: ¿seguro que con máquinas con zillones de transistores, lo mejor que podemos aspirar es a un notepad?

Luego tenemos el modelo outliner, que descubrí gracias a scrivener. Si no lo conocéis, prefiero que indaguéis por vosotros mismos. Hace poco que un tipo la mar de amable ha lanzado una alternativa libre, manuskript, con un gran potencial. Lyx ofrece también un outliner, que no manejaba en todo su potencial debido a que no entendía el concepto en su totalidad, y encima se basa en la escritura sin distracciones. Es mi herramienta por defecto, pero no es perfecta (e.g., si necesitas otra cosa que no sea latex/pdf como formato de salida).

Y aquí acabo... por ahora. Creo que es un buen resumen para tomarlo como punto de partida.

Pero no quiero continuar sin vuestras ideas. Si seguís leyendo tinta-e, y si habéis leído el post hasta aquí, es porque la mejora de la experiencia de escritura es un tema que os interesa. Querría plantearos una pregunta inicial, a responder en los comentarios:

¿Qué creéis que hace falta para mejorar la experiencia de escritura respecto a lo que tenemos actualmente?

Y ojo, no incluye la parte sistema (con qué programas hay que convivir, o hasta dónde se podría simplificar el entorno de trabajo para ayudar a la concentración en la escritura) ni la parte hardware (qué novedades ofrecerían una ayuda real para la escritura). Sólo querría discutir acerca del software de escritura como punto de partida para llegar al Sión del aporreo de teclado.

No os cortéis, porfa. Tengo las ideas más o menos claras, pero seguro que se os ocurren cosas que no he tenido en cuenta. Y si leéis el post en RSS, por favor entrad al post para mantener la discusión unificada.

¡Gracias de antebrazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...