jueves, febrero 11, 2016

La tinta-e se mueve en 2016 (1) Onyx Boox N96 y N96ML

Mira que Onyx ha sacado productos a medio acabar. Mira que hay más de una vez que con su implementación de Android te entran ganas de poner el cacharro en modo vuelo, como dice mi compi el @elrfog. Nadie puede negar que sus productos son mejorables.

¿Pero sabéis qué?

Que lo siguen intentando. Que, acojonantemente, no han tirado la toalla y este año lanzan modelos nuevos. En esta entrega y la siguiente, os voy a hablar de sus dos novedades que me han parecido más interesantes: el N96, con y sin palito, y el Onyx Max, con la fantabulosa pantalla mobius.

La parte software es suya. Imagino que lo podrían hacer mejor, pero también asumo que tienen los medios que tienen. Además, android no ayuda precisamente: ni siquiera el abandono de la máquina virtual anterior (Dalvik) por la nueva (ART), ha conseguido que el sistema sea comparable en ligereza a una máquina en la que corra software nativo, no virtualizado. En fin, las delicias que no para de proporcionarnos Android.

Y tampoco es que me pueda quejar demasiado. Android ha traído smartphones y tablets que proporcionan a más de mil millones de seres humanos capacidades antes impensables. Vale. Pero eso no quita para que, en un e-reader, contribuya a que el cacharro se arrastre.

Sin embargo, lo que más contribuye a que el invento no vaya muy fluido es el desarrollo de la tecnología de pantalla y, sobre todo, de las controladoras. De acuerdo que respecto a 2007 el refresco de pantalla no tiene nada que ver, pero cuando ves un editor de texto en una pantalla EPD, siguen siendo evidente sus limitaciones.

Precisamente, como se trata de Onyx, pude comprobar que en la esquina superior derecha de ambos equipos sigue el icono del modo A2. Los propietarios de un modelo Onyx relativamente reciente lo podréis reconocer: se trata del activador de un modo de pantalla monocromo (en lugar de los 16 tonos de gris normales) que permite que la pantalla vaya realmente rápido a cambio de perder el antialiasing. Para escribir merece mucho la pena.

Ambos modelos montan una pantalla de 9.7", similar en tamaño a la del iPad, y todavía no se conoce la generación de pantalla. Yo apostaría por Pearl, porque no conozco una pantalla carta de ese tamaño, ni mobius. La resolución es de 1200x825, raruna y escasa.



Con todo esto dicho, pasemos al N96. Realmente son dos modelos, el Boox N96 y el Boox N96ML. Son, como dice Nate Hoffelder, evoluciones del viejo modelo de 2013. Y como dice también, una evolución a mucho mejor.

Ambos equipos van a montar Android 4.0. Eso implica, desgraciadamente, Dalvik. Sin embargo, es Dalvik con 512mb de RAM o con 1Gb según modelo, lo que ya es otra cosa. Android puede funcionar muy bien con 1Gb si no haces el cafre con demasiados programas a la vez, y aceptable con 512, sobre todo si usas poco a la vez.

Además, incluye conexión Wifi, Bluetooth (que por narices es compatible con un teclado externo, porque los modelos anteriores ya lo eran), slot microSD y entrada y salida de audio. Lo de la entrada y salida es hasta anticuado para los estándares de jack único de nuestros días, pero a mí me vale.

450 gramos (bien!), paso de deciros el grosor (cada vez me parece una gilipollez más gorda). La batería de 3000 mAh le va a dar una autonomía razonable, incluso no el teclado



La diferencia entre los dos modelos es que el ML va a montar un lápiz activo

Hay que esperar a que se liberen las especificaciones y a ver reviews en vivo y en directo. Me tentaría, si no fuera porque va a salir también el Onyx Boox Max... que es otra historia que contaré en breve


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...