jueves, enero 06, 2011

Me jode que vendan un señor tableto con hollywood OS

En algunas ocasiones os he mencionado el Hollywood OS: una recreación dirigida por marketingueros de la experiencia real con un ordenador para que quede más impactante y cool en una película y, sobre todo, lo que se muestra en pantalla se lea a la primera en los escasos segundos en los que el realizador tiene a bien mostrarnos un trepidante mensaje gracias a un ordenador.

Si recordáis, en Matrix Reloaded salía una consola de Unix mientras Trinity asaltaba la central eléctrica. Fue un soplo de aire fresco: no hacía falta falsear una experiencia de ordenador para que la cosa quedara no bien, sino mejor, en pantalla.

Lo que ya me ofende a título personal es que los marketingueros del demonio, esos profesionales de la mentira (como los Anderson de Un planeta llamado traición) han logrado que los directivos encorbatados de algunas empresas de tecnología presenten y traten de vender sus productos con Hollywood OS, falseando la experiencia en vez de mostrando el cacharro real en situaciones reales. Así la cagó hasta el corvejón Microsoft con su origami, mostrando un dispositivo hollywoosizado que no tenía nada que ver con la realidad y despertando unas expectativas imposibles de cumplir, y así el año pasado la cagó HP con su slate, presentando una máquina supercoolizada en vez de la máquina real.

Y no aprenden. Carajo.

Echro me mandó ayer un tuit con la noticia: en el CES han lanzado un video del Pocketbook con Mirasol. Ya sabéis que no es mi solución sin retroiluminar preferida, pero más vale pantalla en mano que pixelqi o liquavista volando. El video en sí merece la pena, aunque no noto una gran diferencia respecto a lo que vimos el año pasado.
Pero vaya, va a funcionar. Eso sí, tanta fábrica y plano bonito no me anima a pensar en un pocketbook en primavera o siquiera verano.

Lo malo es lo que viene antes, un video absurdo y culpable de un lector convenientemente transformado y embellecido por los marketingueros. Lo realmente casposo del caso es que a duras penas se puede distinguir que se trata de una pantalla mirasol, de tan pluscuamperfecta que la quieren presentar. De hecho, para los que no estén avisados de qué palo va mirasol, cualquiera diría: "un tableto más. Enhorabuena".
Después que el hombre con una mano muy grande visite a los responsables de este desaguisado para darles una colleja sonora, ya podían desandar lo andado y mostrar a una moza de buen ver, o mejor a un individuo del montón, manejando el pocketbook con mirasol real en un entorno real. Dejando aparte que no mentirían, se trataría de una gestión de las expectativas inmejorable: esto es lo que hay, ¿a que mola?


Mi conclusión: habría que quitar de enmedio a quien no aporta valor a un producto tecnológico y dejarlo en manos de quienes lo hacen y quienes lo compran. Claro que el pobre gregoire ha intentado eso con su smartbook y se ha comido las moscas a cucharadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...