miércoles, junio 25, 2008

Cómo leer ebooks en el baño (y en la playa)


Un lector (humano) de ebooks nos muestra de manera ingeniosa la ventaja que tienen los lectores de ebooks en peligrosa proximidad con el agua respecto a los libros. Es antiintuitivo: de forma inmediata se diría que un dispositivo electrónico no preparado de fábrica corre más peligro cerca del agua que un p-book.

Si te da por tomar en serio la idea, una bolsa de plástico con cierre de presión puede hacer el mismo avío y ser mucho más cómoda de poner y quitar, además de más segura. Una simple bolsa de esas de meter carne o cualquier cosa con una cremallera de presión.

¿Qué sentido tendría tomarse esta idea en serio?

Bueno, pues estar un poco más tranquilo cerca de la orilla del mar o de un río. Incluso usarlo en dias de lluvia... o dejarlo en la mesa donde comes y bebes sin estar cerca de infartar. No es tan tonto como parece, ¿eh?



Vía teleread

3 comentarios:

  1. La idea es buena aunque la ejecución me parece cuando menos poco práctica, se ve fatal. Hay soluciones comerciales para el LBook v3 que permiten ver perfectamente la pantalla y sí me parecen una buena opción para llevar de viaje estas vacaciones. Algún golpe le quita y sobre todo la mantiene aislada del medio, comida y bebida incluída. Dejarla en la playa sobre la arena no será ningún trauma. Bolsas parecidas existen en los comercios con distintos tamaños y con cierre hermético por lo que habrá que proveerse de un juego para su uso cotidiano. Ya me está pareciendo imprescindible.

    ResponderEliminar
  2. @eiliad: efectivamente, una bolsa hermética como las que venden en los supermercados o en la unión bolsera hace perfectamente el apaño y es más segura. A mí particularmente me preocupa más la piscina que la playa, pero ambas presentan un problema semejante

    @frank: no sé por qué deja de funcionar a veces un enlace a imagen. A ver si ahora...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...