martes, mayo 14, 2013

Amazon demuestra que Liquavista tiene futuro... comprándolo

Ayer Nate Hofelder soltó el bombazo ayer: amazon compró a Samsung Liquavista, tanto la compañía como las patentes. Hace dos meses que cubrí el tema, y ahora se ha demostrado como cierto. Bien por Nate el Grande

Que yo sepa, ya había al menos previsión de montar una línea de fabricación de pantallas electrowetting, y no sé si de hecho estaba creada. Esto realmente es el meollo de la cuestión, porque nos pone en dos escenarios temporales: 1) 12-18 meses si hay fábrica. 2) 24-36 meses si no la  hay. Personalmente, dudo que veamos un kindle con pantalla liquavista hasta el primer trimestre de 2015, pero ojalá me equivoque.

Llevo cubriendo a Liquavista desde 2009. La de vueltas que ha dado todo el sector desde hace 4 años, con empresas moribundas y de nefasta gestión de expectativas (pixel qi), caídas catastróficas (Mirasol) y un tapado, Liquavista. Un tapado porque era el que menos expectativas había generado en medios online, porque su estrategia había sido calmada, de simple recuerdo de su existencia.

Esta estrategia se ha revelado como acertada. En 2009 nadie podría apostar por el vuelco que los tablets supondrían para el mercado. Bueno, casi nadie, y yo menos: inicialmente me pareció un producto para lusers y así lo dije. Pero si el secreto contado de los tablets es su precio (el iPad vale poco más de la mitad que el iPhone libre), el no contado es que valen lo que valen porque las pantallas se fabrican en cantidades asombrosas y permiten economías de escala sin precedentes.

Una pantalla IPS no se lee bajo el sol si no es transflectiva o tiene tantos NITs como la sonoluminiscencia provocada por las burbujas de supercavitación de las garras  de una langosta mantis. Vale. No se lee bien bajo el sol. Pero eso no le preocupa a la mayoría de los usuarios (que no lo quieren usar en los parques, ellos se lo pierden), como tampoco el cansancio visual. Lo que la mayoría quiere es gastar el menor dinero posible, y el secreto para eso es fabricar cientos de millones de pantallas, que permitan tablets de desempeño decente por menos de 200 euros.

Samsung no busca clientes de nicho. Su último intento (que yo sepa) fue un smartphone con picoproyector incorporado, pero salió tarde y con una versión de Android y especificaciones anticuadas. Samsung está peleando duramente por la dominación mundial, por llegar al máximo de bolsillos y mochilas posibles. Y la evolución del mercado de tablets llevó a una conclusión inevitable: ninguna pantalla que no sea LCD puede abaratarse tanto, y por lo tanto no se pueden ofrecer super-tablets con pantalla que sea legible al sol por menos de 400 euros, del doble de los tablets de 7" e incluso de 10".

Y ojo, que hay nichos sabrosos. El de los estudiantes, investigadores y todos los que lean y escriban mucho. A ellos se dirige sony con una nueva propuesta que, como no podía ser menos, es bastante idios(on)yncrática y no es muy probable que triunfe (aunque ojalá me equivoque). Pero samsung sólo parece apostar por mercados generalistas.

Amazon, por su parte, nunca ha querido vender Kindles rentables. Son el medio para que les compres libros y para echar a la competencia, y les ha salido de cine. En distintas ocasiones han perforado el suelo de precios de los ereaders, para espanto de su competencia. Por otra parte, uno de los factores de venta del kindle (lectura al aire libre, alta autonomía) no se repite con los fire, que son tabletos a los que les cuesta mucho competir en un mercado tan demencialmente competitivo como ése.

Aquí es donde puede llegar el bombazo: si el próximo kindle es ereader y fire, es multimedia y perfecto para libros, y el precio es sólo ligeramente premium, ofrecerían algo que nadie más ofrece. Podrían seguir con su objetivo monopolista (o al menos, de actor principal)

Y el resto de fabricantes de ereaders recibiría el golpe de gracia. O casi. Si ya es muy complicado competir con un paperwhite a 130 dólares, competir con un liquakindle a 200 sería imposible, creo.

Y francamente, que se fastidien. Han tenido años para ofrecer algo más de lo que ofrece el Kindle. Dispositivos conectados a teclado, ewriters, otras funcionalidades que dieran más sentido a los aparatos y a coste extremadamente reducido. No han hecho los deberes, y el tiempo se les agota.

O no. Tienen un año o así para sacar un ewriter. Un ereader al que se le pueda conectar un teclado. Sin bromas, creo que es una vía de supervivencia para la competencia a Amazon, y no se me ocurre otra

2 comentarios:

  1. Si sacan un Kindle "paperfire" económico, esto puede ser un verdadero bombazo. Y, señoremos un poco, ojalá lo saquen, y pronto.

    ResponderEliminar
  2. Marcos Perez5:12 p. m.

    Llevo meses mirando un modelo de tableta que se pueda leer bien al sol.... ¡y sin éxito!
    Por cierto, ¿qué producto de Sony has mencionado?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...