miércoles, diciembre 17, 2008

La UOC implanta lectores de ebooks

La UOC lleva años rompiendo moldes y barreras aparentemente inamovibles. Cuando otros (y no digo nombres) se plantean incursionar en herramientas web educativas y de investigación, ellos llevan ya mucho trecho recorrido.

El lector de ebooks tiene a uno de sus nichos naturales en la educación, y más aún en la educación a distancia. Todos los estudiantes tienen que hincarle el diente a grandes cantidades de documentación académica. O bien tienen que cargar con ella cada día (los estudiantes a distancia aprovechan si pueden los desplazamientos laborales para ganar tiempo), o bien bregar con ella en sus lugares de estudio; eso, por no hablar del coste medioambiental que suponen, veamos... n asignaturas x n cientos de fotocopias x n alumnos. La otra solución, el empleo de documentación digital en pantallas retroiluminadas de ordenadores portátiles o de sobremesa, no es una opción por el terrible cansancio visual que supone leer documentos extensos y complejos en estas pantallas.

Un lector de libros electrónicos es el equilibrio perfecto entre ambas posibilidades. Especialmente para el estudiante a distancia, que pueda acarrear su documentación a cualquier parte.

Hace unos días la UOC publicó un acuerdo por el cual va a implementar, en alianza con Orange, una solución de lectores de ebooks basada en el Iliad. No dejan claro cómo van a unir los iliad al campus virtual, porque afirman que

La alianza tecnológica
con Orange permitirá a los alumnos de la UOC descargarse material docente del Campus Virtual
–la intranet de esta universidad– usando la conexión 3G que incorpora. El objetivo
final es que los lectores electrónicos acaben siendo una extensión del Campus Virtual y que ambas
plataformas estén sincronizadas para servir como apoyo a los alumnos a lo largo de su formación
universitaria.


Ningún modelo de iliad tiene la posibilidad nativa de conectarse por GPRS/3G/HSDPA. O wifi, o ethernet usando el cradle. Estaría bien disponer de más información, aunque yo apuesto porque orange también haya incorporado una solución paralela basada en algún netbook que se conecte mediante un modem 3G (en la imagen, el que entiendo más atractivo de toda esta horda de portatiles pequeños y baratos, el Samsung NC10, con su  autonomía de 5 horas).

En cualquier caso, en la UOC planean sacar partido a la digitalizadora WACOM y el lápiz que incorpora el iliad, no sólo para que el alumno tome notas, sino para que las compartan y para que respondan a los ejercicios con el lápiz y el docente pueda corregirlo (usando el software de soporte (companion), supongo, porque corregir n ejercicios con el iliad se me antoja un tanto lento.

Cuando estoy en alguna universidad, no deja de llamarme la atención cómo la inmensa mayoría de los alumnos sigue cargando con carpetones como los que usé yo, y usan como material en clase lápiz y papel. No es que esté mal en sí - a los estudiantes del siglo XX y anteriores les sirvió) pero habiendo alternativas, siempre me sorprende la falta de caducidad del bic y el cuaderno como material de aula.

Ojo, personalmente no estoy a favor de la coexistencia entre portátiles y docente. La pantalla del portátil es una barrera entre el docente y su clase y el alumno, quien en los momentos valle de su atención puede sentirse poderosamente tentado a entrar en una de sus páginas favoritas y adiós clase. Además, hay estudios acerca de la atención que requieren los teclados (y más los qwerty) para su uso, en directa competencia con el desarrollo de la clase. De hecho, una de las ventajas más importantes del lápiz/bolígrafo es que, precisamente, requiere de menos "capacidad de proceso" y atención por parte de la persona y, por lo tanto, es más viable mantener la atención a lo que dice el docente mientras se toman notas.

Por eso un iliad / DR1000 o un tablet (incluyendo el Gygabyte M912, un híbrido entre tablet pc y netbook especialmente atractivo para los estudiantes por su precio y configuración) tendrían ciertas ventajas respecto al bic y al papel y no obstaculizarían el transcurrir de la clase como hacen los portátiles clamshell. El Iliad o el DR1000 serían mucho más eficientes para la lectura, y un tablet sería mucho más polifacético para otras tareas (como entrar en un campus virtual, p.e.).

En cualquier caso, la UOC está poniendo a prueba la iniciativa con un primer grupo de alumnos. Lo están haciendo en paralelo a la evaluación a la que someten a los "ordenadores ultraportátiles" (sic), con lo que no sería de extrañar que ambas iniciativas convergieran, sobre todo si se logra hacer a un coste razonable.

Las universidades que se preocupen de lo que viene con Bolonia y lo que ya tienen con la competencia harían bien en vigilar esta iniciativa, porque marca una diferencia muy sensible respecto al panorama precedente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...