jueves, noviembre 29, 2007

Google y las energías renovables

Como sabéis, el lema de Google es "Don't be evil". En las últimas semanas, han ido apareciendo artículos en la prensa generalista sobre las inversiones de paletadas de $ de la compañía de Mountain View en renovables. Un ejemplo.

A nivel particular, me gusta especialmente que pongan el foco a corto plazo en la solar térmica, porque considero que nuestro nivel tecnológico actual nos permitiría en poco tiempo sacar aplicaciones maduras de energía solar térmica en vez de tener que invertir mucho más tiempo y recursos en mejorar la eficiencia de la fotovoltaica.

Volviendo al tema que nos ocupaba. Queda muy bonita la filantropía cuando una empresa produce miles de dólares por segundo. En Espaná, salvo honrosísimas excepciones, la filantropía no es directamente creible. En USA, por su cultura de empresa, sí. Pero filantropía, aún americana, no es un concepto de dar a cambio de nada. En primer lugar, hoy hablaríamos de imagen corporativa o, si nos ponemos cursis y vaporosos, de responsabilidad social corporativa. En segundo lugar, por el modelo norteamericano hablaríamos de jugosas reducciones de impuestos.

Con todo, me quedaban las dudas: ¿por qué, precisamente, las energías alternativas? ¿Por Al Gore? ¿Por Gore Vidal? ¿Por Paul Naschy?

Hombre, el último si se pone, se pone. Sin embargo, hay algo más interesante. No es pública la información de cuántos servidores hay en todos los data centers de Google. Distintas estimaciones sin base hablan de alrededor de medio millón.

Eso es un consumo brutal, a lo que hay que sumar refrigeración y otros costes. De hecho, su último Data Center ha sido construido en el Oregón profundo... al lado de una gran central hidroeléctrica.

Si mejora la imagen corporativa, se cumple con Don't be evil y se ahorran no sólo impuestos sino, a medio plazo, un montón de dinero por consumo de electricidad... queda mucho más claro el motivo de esas inversiones obscenamente caras.

Puestos a elucubrar, si cambia el panorama legislativo con un Kyoto II talibán o así, estas inversiones en renovables pueden haber sido el dinero mejor invertido de Google en su historia. Mejor que comprar writely o youtube.

P.D.: Este blog está centrado en lo que está. Esta reflexión ha irrumpido en él como el corto de la companhia de seguros en El sentido de la vida. Pero la vida sigue... y en unos días empezaré a contar experiencias con el everun que se ha adquirido para mi departamento. Estoy escribiendo esto con zoom en el Firefox, un teclado bluetooth... y el cacharrín a 40 cm de mi cara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...