domingo, noviembre 29, 2015

Recuperar el T68

Me acaban de recetar unas gafas nuevas. He perdido 2 dioptrías de vista cansada en 4 años. Sí, ya sé que tenía que haber venido llorado de casa.

Lo cierto es que no me puedo quejar. Si le echo tantas horas al ordenador es porque estoy con dos proyectos muy demandantes e ilusionantes. Bueno, y también por leer mis feed RSS. Controlar mi foro, y lo que se dice en otros dos de mis frikeces. En fin, que ora et labora y mary has a little lamb.

Así las cosas, os conté el otro día cómo he resucitado la pantalla pixel qi. Como tal pantalla, me permite usar todo el software que empleo normalmente, con tal de disponer de una buena iluminación o, mejor, de luz del sol directa. Lo malo es que es muy poco móvil, porque tengo que montar un tiberio importante para guardarlo y sacarlo. De la misma manera, tampoco me vale para un apuro, porque acaba dando pereza montar el montaje para cinco minutos.

También os conté que el límite del T68 era, por una parte, el refresco. Eso se soluciona razonablemente con el modo A2, que lo pone en blanco y negro y se puede leer y escribir sin mayor problema. El problema que no pude resolver hasta ahora, y que no tiene apaño hasta donde sé, es la implementación de Android por parte de los alegres chicos de Onyx, que he venido en denominar CaspAndroid. P.e., cada cierto tiempo alguna app deja de funcionar... menos Jota, porque su autor japonés la hizo a prueba de bomba. La original, ojo.


Tantos pasos tenía que dar para publicar los contenidos que generaba con el T68, que me frenaba por pura pereza... hasta que he visto mi cable OTG y se me ha hecho la luz. Un cable USB OTG es un adaptador que permite, p.e., conectar un smartphone con Android (no con iOS, jar, jar) a un pendrive, un teclado, etc. En este caso, la diferencia es de la noche al día.


Escribo con el T68 sin distracciones, lo que es un bonus estupendo. Su pantalla es extraordinariamente amable con mis ojos, y merece la pena para escribir del tirón textos mínimamente largos.

Cuando acabo, lo conecto al móvil. En unos segundos, el móvil lo reconoce como una unidad de almacenamiento y puedo acceder al archivo de texto. Una vez lo tengo, puedo emplearlo en la app que necesite.

En este caso, no en blogger. Blogger tiene una app asombrosamente cutre para Android. Abro blogger desde el navegador, pego el texto y aquí tenéis la entrada.

Esto cambia las cosas mucho más de lo que parece. Por una parte, fomenta la escritura sin distracciones. Por otra, evita las tonterías del CaspAndroid de T68 y puedo emplear el texto creado con el T68 sin restricciones.


Me resulta mucho más útil y cómodo que antes. Me da la impresión de que lo voy a emplear a menudo porque se ha vuelto de repente doblemente funcional. De hecho, a los que tengáis un T68, os aconsejo que hagáis la prueba para comprobar si el T68 o equivalente (M96) se vuelve o no más útil para vosotros.


P.S. El llavero que véis a la izquierda es de la Fundación Infante de Orleans. No está ahí por casualidad: hay que apoyar, siempre  que sea posible, a la asociación más importante de aviación histórica en España. Si os interesa el tema, lo podéis ver en www.fio.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...