miércoles, junio 20, 2012

Interfaz "visual", o la importancia de la biblioteca de drivers en x86


A continuación reproduzco una entrada que acabo de postear en wintablet.info.

"La culpa es de la impresora" dicen los switchers cuando su flamante equipo no imprime como imprimía antes su aburrido ordenador con windows. Lo cierto es que ahora no imprime, y que antes si podía. Y quien habla de impresoras, habla de la totalidad de periféricos pensados para PC: todos son compatibles con windows, porque los fabricantes tenían la costumbre de querer venderlos. Tras la pausa voy a comentaros un ejemplo maravilloso de esto.

Mi amigo dubitador me ha pasado una noticia que me ha emocionado: The eye tribe, controlar tablets y teléfonos con los ojos ya es posible. Y ordenadores, vaya, porque sólo hace falta una webcam sin filtro de infrarrojos, dos leds de infrarrojos y el software que ha desarrollado la compañía.

Quiero creer, vaya. Quiero creer que no hay trampa ni cartón, y que es literalmente como podemos ver en este video.

Para el usuario de a pie es un gran salto: conforme se popularice, será un medio más con el que interactuar con el ordenador, junto al tacto, la voz, y esos clásicos que mantienen su utilidad: teclado y ratón. Quizás junto a kinect destierre al ratón, aunque aún está por ver.

Por mi parte, lo que me ha llamado la atención ha sido sus repercusiones para las personas con discapacidad física, y especialmente para aquellas con discapacidad severa que no tienen capacidad de mover los miembros y/o que tienen una alta espasticidad. Para estas personas, el ordenador es su ventana al mundo, la máquina maravillosa que les permite llegar a donde sus cuerpos no les permiten, y acceder a conocimientos que antes estaban fuera de su alcance, o casi. Por otra parte, el manejo del ordenador está limitado por las posibilidades motoras de las personas, y en el caso de la espasticidad severa tienen que emplear pulsadores y una adaptación de teclado y ratón por barrido en pantalla.

Entiendo que a la tecnología senseye le queda mucho espacio para crecer, pero si un usuario puede manejar una interfaz con la mirada sosteniendo a pulso un tablet, un usuario con el monitor estable y la cabeza bien posicionada podría lograr otro tanto. O aunque fuera con errores, sería un avance respecto al teclado de barrido.

La verdad, me dolería que fuera vaporware, pero no lo creo. La exposición online no es muy tolerante con la mentira flagrante, con tanto gato escaldado huyendo de aguas.

Mientras se concreta en productos reales, esto me lleva al título de este post. En el vídeo podéis ver cómo se maneja un tablet con windows 8, presumiblemente un tablet x86. Windows en x86 es la arquitectura inicial más lógica, porque todas las webcam para ordenador personal son compatibles con el. La biblioteca de drivers de windows, guste o no, es la más amplia y completa que hay. Éste era el año, tras el I/O de 2011, en el que Android iba a acceder a un mayor número de periféricos. Pero acceder a ese inmenso ecosistema no es cosa de meses, como hemos podido comprobar.

Mientras tanto, dicho ecosistema de periféricos ya está disponible para Windows. Disponible para que los desarrolladores creen nuevos productos para los nuevos equipos, o para que adapten el enorme número de aplicaciones de nicho al nuevo entorno metro.

Los PC son aburridos. Los PC son camiones. El Post-PC y el BYOD es lo trendy, lo fashion. Como decían en tiempos en Saigón (hoy Ho-Chi-Minh city), "PC númelo celo, Post PC númelo diez".

Pero ¿Sabéis una cosa? Esos flamantes post PC no son compatibles con la enorme cantidad de periféricos ya existentes, que no valen para lanzar pájaros enfadados pero sí son imprescindibles para una enorme cantidad de funciones profesionales.

jueves, junio 14, 2012

Un buen ejemplo de ewriter

Toni Barrera me acaba de pasar un buen ejemplo en XDA developers de montaje de ewriter con un nook touch. El nook touch es, hoy por hoy, el ereader hackeable que mejor se puede convertir en máquina de escribir digital, como vimos aquí, y antes aquí y aquí. Tanto es así, que espero montar uno este verano.

La autora es Renate NST, una de las hackers más activas en la conversión del NST en ewriter. Ella lo usa para la música, pero el montaje es obviamente útil para usos más exteriores.

Como podéis ver, el teclado se conecta mediante un cable USB OTG microUSB macho / USB hembra. En alguna parte tiene que haber un HUB, y el kérnel ha sido modificado para que el touch coja carga del hub y no trate de ofrecer él la pequeña potencia que necesita un teclado USB para funcionar.

Mi idea es pillar un cable OTG, un HUB con batería y usar un teclado USB y el touch. Meterlo todo en una funda sencilla (un estuche de cremallera) y usarlo al aire libre este verano si todo va bien. Claro que no va a ser fácil, porque hasta la conexión de un HUB con batería no es trivial.

Por otra parte, tiene su punto. La industria no quiere creer en los ewriter, estando ahogados por el tsunami tableto, con lo que le toca a los particulares actuar en concierto en Internet.

lunes, junio 11, 2012

Mi pesimismo sobre el lápiz en los nuevos tablet

A continuación re-posteo un artículo que he publicado en wintablet.info con el mismo nombre

Mi amigo dubitador me ha pasado una entrada de engadget: ¿Tablet o portátil? Mejor un híbrido. La versión española de engadget celebra la oleada de innovación que va a acompañar el lanzamiento de windows 8, pero de lo visto en computex me han quedado motivos para la preocupación.

pantalla separable, el nuevo form-factor

De computex ha salido un claro triunfador: el form factor transformer, ese diseño que popularizó ASUS en Android pero al que el sistema operativo del robot verde se le quedaba corto. Y digo que se le quedaba corto porque Google tiene un problema con el uso de sus sistemas operativos en productividad: los chromebooks son caros y limitados (en vez de haber liberado ChromeOS como sistema operativo secundario para máquinas con Windows, que seguro que habría obtenido más éxito), y Android arrasa en móviles, pero en cuanto vas a pantallas mayores se te queda aún más corto que iOS (que ya es decir) para trabajar de verdad.

De verdad, digo. No lo que hacen sus señorías en sus escaños, iPad en mano.

Windows 8 le da un nuevo sentido al formato Transformer. Ya no es sólo disponer de un tablet y un portátil en el mismo equipo, que ya es decir. Es, además, proteger la pantalla del tablet sin necesidad de fundas churriguerescas. Vamos, como han hecho toda la vida los portátiles como el que estoy usando para escribir este post, con el teclado protegiendo la pantalla.

También es disparar la autonomía de los equipos. Dado que la CPU y la placa base están detrás de la pantalla, casi todo el peso del teclado es una batería adicional. Ese peso da estabilidad al equipo cuando se conecta el teclado... y dispara la autonomía hasta cubrir cualquier jornada laboral.

Tanto es así, que ha quedado claro que muchos de los fabricantes principales (de momento, Samsung, Acer y Lenovo, además de ASUS) van a fabricar transformers. Imagino que su precio va a ser superior al de los ultrabooks de este invierno, pero es un precio que vale la pena, aunque sólo sea por la autonomía que van a ofrecer estos equipos.

El problema que se me plantea es que da la impresión de que el lápiz queda atrás. El tablet, ese ordenador (capado o no, depende de que sistema operativo use), ya se ha labrado un hueco en las mentes y los corazones de usuarios y lusuarios. Es una solución que ha encontrado problemas que, por más que no sean claros ni explícitos, de alguna manera motivan lo suficiente como para desear su adquisición.

Y este deseo compensa la limitación de su uso real. Pongamos que nos llevamos nuestro flamante transformer-x86 a la sala de reuniones. ¿Cómo tomamos nota? ¿Seguimos haciendo el ridículo, usando un teclado virtual y escribiendo a la velocidad del caracol, o conectamos el teclado y escribimos al ritmo adecuado, mientras la reunión se va desarrollando al ritmo de la percusión liliputiense de los teclados?

No niego toda utilidad al transformer con el teclado separado. Si no pesa demasiado, puede ser muy cómodo para leer, sobre todo con las peaso de pantallas Super-IPS que le casca ASUS. Pero me parece limitado.

Volvamos a la reunión. Imaginemos que sacamos de una esquina de tablet un lápiz, y que empezamos a tomar notas en Onenote o Evernote. Yo llevo haciéndolo años, y sigo encontrando que estoy más en la reunión o sesión con un lápiz que con un teclado. Como comenté hace tiempo, es un problema neuromotor: el lápiz te exige la mitad del cerebro (tu mano izquierda o tu mano derecha), con un circuito de uso que lleva grabado desde que tenías 7 años. El teclado te exige las dos manos y todos los dedos, con un circuito mucho más exigente y que lleva menos tiempo grabado.

Con el lápiz, además, puedes pintarte esquemas o mindmaps de lo que se esté diciendo. Y con el software adecuado, se sincroniza el audio de la reunión con el texto (en eso Onenote no tiene rival, sobre todo porque HTC dejó su software a medio hacer).

En mi caso no tengo más remedio. Tanto en las reuniones con el cliente, como en las sesiones con los informantes (entrevistas, grupos, shadowing, etc), tengo que poner mis cinco sentidos, y es mucho más importante que recuerde el máximo de lo que se me dice que las notas que pueda tomar. Si me pusiera a teclear, las entrevistas se irían a la mierda, porque sería imposible que prestara la atención mínima que necesito.

¿Cuál es el problema? Dinero. Muy sencillo. Costos. Los fabricantes van a tener que apurar por el coste extra que supone un transformer comparado con un portátil normal, ultrabook o no ultrabook. O bien sacan los transformer con lápiz como modelos premium, superando los 1000 euros, o bien renuncian al lápiz y el dispositivo pierde utilidad.

Por más que el formato transformer me atraiga, cuando haga un nuevo desembolso será para ganar autonomía y usar el lápiz. De momento, parece que sólo Samsung, y quizás lenovo, están apostando por el lápiz. Pero parece que la mayoría de los transformers van a prescindir de él, y me pregunto si eso, a la larga, es inteligente.

Porque un transformer no lo va a mover ni Android ni, por supuesto, iOS. Va a tener un Windows por debajo, con la tinta-e perfectamente madura tras 8 años y al menos 3 generaciones de desarrollo. Ha llovido mucho desde windows XP tablet edition.

Un transformer podría sacar muchísimo partido de la tinta-e y del lápiz. Diría que es cosa de microsoft, que debería apostar vía subvención para resucitar la tinta-e como factor diferenciador, de los fabricantes que deberían apostar por dicha diferenciación adicional (no sea que las expectativas de los transformer-x86 no se cumplan del todo), de los competidores de Wacom, ofreciendo sistemas de lápiz más baratos que la matriz Wacom, o que Wacom despierte de una vez y baje los precios hasta que dejen de doler.

domingo, junio 10, 2012

¡Al fin! ¡Un ereader novedoso!

Pues sí, amigos. Después de semestres de sequía innovadora, con los fabricantes acojonados y/o mesmerizados por el tsunami tableto, va a llegar en breve un ereader totalmente nuevo: Wexler Flex One.

Sí, amigos. El primer ereader basado en la fabulosa tecnología de pantalla de LG con sustrato plástico y que se puede doblar. Tres meses después del anuncio de The Verge, lo que resulta toda una raya en el agua respecto al triste panorama habitual en nuestro sector de la tinta electrónica, donde los que más atención obtienen de los medios especializados (como pixel qi) van rellenando los semestres con sucesivas y cansinas variaciones respecto al "esta vez sí que vamos a sacar un producto rompedor".

Para empezar, la capacidad de doblarlo. Eso nos habla a todos de la posibilidad de llevar en la mochila, bolsa, bolso o incluso bolsillo grande el dispositivo sin protección, y sin miedo a que casque con gran dolor para el bolsillo (o con mucho menos miedo). Para continuar, precisamente por no necesitar funda nos baja el peso a menos que el de muchos móviles, 110 gramos.

La verdad es que el autor del post es bastante llorón. Que si no llega a los meses de autonomía del último kindle, que si no implementa Adobe Digital Editions ni ningún otro DRM... personalmente, encuentro que no emplear Android es un acierto. Se puede generar una interfaz mínima directamente encima de un kernel y gestor de ventanas ultraligero de Linux, sin necesidad de cargar con el muerto de Dalvik. ¿Que es muy limitado y vale sólo para leer?

Vale. "Sólo".

Efectivamente, el comprador de este dispositivo se va a comprar una pantalla para leer. No un medio para comprar ebooks. Que cada uno saque sus conclusiones.

Yo me siento como un colchonero (seguidor del atlético de Madrid) y no como el merengue (seguidor del Real Madrid) descreído que soy, si me pienso respecto a los ereaders. Lo de ser del madrí me viene de lejos y me resulta inevitable, por más que abomine de forma creciente del fútbol. Pero respecto a los ereaders, he venido al mundo a sufrir cual colchonero de pro.

El Flex One es tan, tan, tan ligero que la batería no da para sostener un USB host. No hay forma de conectarle un teclado. Imaginaos un teclado ultrarresistente (fácil de hacer) y algo como el flex one, con batería y circuitería que soporten USB host. Podríamos escribir en cualquier parte, sin miedo a que se rompiese. Sería la herramienta de escritura definitiva.

Ayyyyyy...

sábado, junio 09, 2012

Un apunte sobre el futuro de los tablet PC

A continuación reproduzco un post que acabo de publicar en wintablet.info, por su relación con la tinta-e original.

Uno de los primeros Tablet PC x86 que van a llevar Windows 8 (Tablet PC: PC con la posibilidad de usar lápiz, como los podemos usar desde 2003) me ha supuesto una sorpresa... desagradable. Eso, y cierta sensación de incredulidad.

La sorpresa debería ser positiva: el Asus Tablet 810 combina el form-factor del exitoso transformer (CPU en la pantalla, que se desprende como un tablet o que se conecta mecánicamente con un teclado que contiene una estupenda batería extra) con la siguiente generación de Intel Atom (Medfield). La pantalla es super-IPS (fenomenal, aunque me fastidia que nadie haga una apuesta diferente por el uso en exteriores), 2Gb de RAM (justico para Windows, pero vale), y una digitalizadora dual wacom, para uso con los dedos y con lápiz.

Fenomenal. Quizás mi próxima herramienta de campo. El lápiz se agradece MUCHO en reuniones, comparado tanto con el teclado virtual (prueba a tomar acta de una reunión con el teclado en pantall) como con el teclado físico y su claketiclaketiclac constante en una reunión.

ues bien, lo que NO entiendo es como en la demo el trazo tenía un retraso asombroso, de casi un segundo, respecto al movimiento del lápiz. Mi toshiba portegé tablet PC de 2004 iba más rápido, y mi thinkpad x61 de 2007 muchísimo más rápido y fluido, hasta el punto de poder calificar al trazo como de "tiempo real".

No sé si se debe a que es un prototipo o a qué. Pero si sacan al mercado algo con un retraso tan salvaje, no creo que las ventas acompañen.

Y más que el fracaso de un producto, lo que me preocupa es que esta oleada de innovación con windows 8 deje atrás, o al menos no preste la suficiente atención, al lápiz. ASUS nunca ha apostado fuerte por el lápiz, pero nos queda lenovo, toshiba y samsung, como poco.

Si queréis ver el momento del delayed pen, id al minuto 1:15 y asombraos.

miércoles, junio 06, 2012

Pantallas táctiles dinámicas, una idea magnífica condenada al fracaso (ojalá que no)

Manuel García me ha pasado un enlace interesante de un blog que no suelo leer por su excesivo maquerismo: alt1040. El post en cuestión muestra una nueva propuesta, lograr que las pantallas táctiles cambien de forma tridimensional.



Para invidentes sería el copón, claro. Ni el smartphone más accesible se acerca a lo que permitiría una tecnología así. Para la mayoría de los usuarios, aportaría el punto interesante del touch typing, del tecleo al tacto que usamos cuando dejamos de mirar al teclado para escribir.

Además de los teclados, imagino que podría aportar algunas utilidades adicionales en aplicaciones de ocio. Desde un nuevo tipo de porno, hasta pasando por laberintos, juegos de plataformas y mapas, etc. No me imagino otros usos, lo cual no es extraño teniendo en cuenta la longitud de mi feliz jornada laboral de hoy.

Da igual. El teclado sobable en pantalla me parece una propuesta interesante. Pero no tiene opciones de prosperar, a menos que mi bola de cristal falle aún más que de costumbre.

Y me explico: los tabletos demuestran lo conservadora que ha sido tanto la industria como buena parte del público. Tecnológicamente, los tabletos no incorporan ninguna innovación que haya sido revolucionaria hace menos de 8 años. El multitouch, concretamente, lo inventaron unos tronaos allá por 2001 para un teclado multitáctil que iba a permitir gestos de todo tipo, y que Apple compró todas sus patentes. Y como eso, todo, desde el form-factor hasta los accesorios que admiten, pasando por el modelo de uso, la gestión del software, y un etc. tan largo como queráis.

El Tablet PC, por ejemplo, supuso años antes que los tabletos una innovación muy superior, en tanto que integraba un lápiz plenamente funcional y con niveles de presión a un software que embebía y usaba su input no sólo como imagen bitmap, sino como vector, bitmap vectorizada, letra vectorizada, etc. Además de los errores cometidos por unos y otros, su innovación se apartaba tanto de lo conocido que dificultaba su adopción.

No me meto en la implementación de esta nueva tecnología. Imaginemos que es sólida y fluida, que no falla y no se retrasa. Da igual. No está, y el mainstream no la espera. Todo lo que se salga de los caminos trillados tiene muchas papeletas de no concretarse, llámese pantalla táctil dinámica, pantalla no retroiluminada o máquina de escribir digital.

viernes, junio 01, 2012

Por qué ha fracasado LaTeX en el iPad

Un tipo que escribe cosas con gracia, y que centra su oferta en productos relacionados con LaTeX, nos explica por qué no puede haber LaTeX para iPad. En resumen, la culpa la tiene LaTeX, con un código que se ha vuelto inmanejable después de veintitantos años (no cuarenta, amigo condutol, que hay que saber restar)

¿En serio?

El problema comienza con un bellísimo hombre de paja positivo
Any LaTeX user with an iPad has had the same thought: I want to use my favourite document creation system on my favourite device. Despite everything I am about to say about the LaTeX codebase, there is nothing like it for composing beautiful documents, and the iPad is the most beautiful platform out there, so it is natural to try and combine the two. 
Vayamos por partes: en 2010 el iPad era el ordenador apropiado para tu madre. Luego fue el dispositivo apropiado para Obama, Rita Barberá, Zapatero o Esperanza Aguirre. Y acabó con la última llamarada desbocada del campo de distorsión de la realidad de Steve Jobs (imagino que ya reencarnado, dado que es budista y no tenía pinta de nirvanado): el iPad es el abanderado de la era Post-Pecé, esa época histórica en la que sólo los camioneros manejamos PC y los gráciles eloi flotan diariamente con sus tabletos.

Un hombre de paja positivo: se construye una falsa inevitabilidad. O se juntan extremos inmiscibles. Por ejemplo, disfruto comiendo comida china razonablemente auténtica (donde comen ellos) y disfruto de los conciertos a los que voy al auditorio, pero no se me ocurriría pedir al acomodador que me ha llevado al asiento Shia Long Bao (o como se diga) y cerdo a los cinco sabores. El acomodador, o el cocinero chino, no tienen la culpa de que quiera juntar las churras con las merinas de forma impropia. Cada cosa tiene su momento, espacio y oportunidad. Si insisto en colapsar el espacio tiempo y mover obscenamente el bigote mientras me zampo rico tras rico platillo en un asiento de los bancos del coro, no debería sorprenderme que los músicos me lancen miradas asesinas, que los de seguridad me echen y me fotografíen para que no vuelva a entrar o, directamente, que nadie me traiga mi ración de cerdo a los cinco sabores.

Sin embargo, este señor culpabiliza a LaTeX por no poder cumplir con las exigencias de la AppStore. Por no poder funcionar en el iPad. Ni se le pasa por la cabeza que podría compilar el documento LaTeX en un servidor remoto y hacer un editor de LaTeX multitouch y con bellas animaciones sobre los \textit{}. Para el autor, la culpa no la puede tener su adorado dispositivo, al que le exige lo que no le puede dar.

No es una novedad, ni mucho menos. Las poderosas conexiones emocionales con el iPad provocan severas desconexiones del principio de causalidad y aún del sentido común. Tanto mesmeriza el aparato, dobles lecturas aparte, que una y otra vez se olvidan de que no se pensó para trabajar. Se pensó para el ocio o, como mucho, tareas muy ligeras. Las tareas intensas, aburridas, siguen relegadas a esos despreciables PC con teclado.

Este caso es especialmente llamativo porque termina culpabilizando a uno de los modelos más exitosos de Bazar de todos los tiempos. La biblioteca de LaTeX / BibTeX es una torre de babel maravillosa, con veintitantos años de regalos de genios desinteresados que han permitido que con LaTeX se puedan hacer operaciones auténticamente insospechadas, sin romper compatibilidad, logrando que todo funcione y que se sigan pudiendo hacer libros hermosos. Y gracias a Lamport, que podamos hacerlos los mortales comunes y no sólo los que están a la altura de lo que demandaba Knuth.

Afirmar que la biblioteca LaTeX es un problema porque no puede ser aceptada en la AppStore - al exigir que todo entre en un único ejecutable - no es sólo papanatismo. Es también ceguera voluntaria sobre a dónde nos quieren encaminar. Por poner otro ejemplo, VLC no puede ser portado a la AppStore porque la AppStore no es compatible con los términos de la licencia GPL (pese a que, cómicamente, algunos mesmerizados afirmaran que VLC era incompatible con la licencia de Apple para la publicación de aplicaciones).

El problema no es sólo que se pretenda utilizar un dispositivo centrado en usos personales y de ocio para operaciones profesionales. El problema es que no se presta atención a los motivos por los cuales el software libre ha logrado los resultados que ha logrado, al papel imprescindible de las licencias libres, el modelo de bazar y la comunidad detrás de los productos.

Y finalmente: LaTeX funciona. Maravillosamente. Hay materiales de aprendizaje sobrados como para que usarlo de forma básica sea sencillo, y contamos con productos como LyX para facilitarnos aún más la tarea. Con LaTeX creo algunos de mis informes finales, por la pulcritud y precisión del aspecto, y por su suma coherencia, o algunas de mis presentaciones, cuando el orden y la limpieza que aporta Beamer va a marcar la diferencia. Por más que lo, no acabo de entender qué podría aportar nada que no sea un PC para editar y compilar un archivo TEX. No logro entender la ventaja que puede aportar un tableto para utilizar LaTeX, sin un teclado y sin la potencia de CPU que hace falta para que la compilación de un libro o texto largo no se eternice.

Esta bonita historia tiene moraleja: para un martillo, todo son clavos. Y un mesmerizado corre un claro peligro de perder, o de no llegar a conocer, lo que las herramientas "aburridas" de PC le pueden llegar a aportar, como es el caso de LaTeX
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...